Más viviendas de material van reemplazando a precarias casillas

Más familias del sector norte conocido como El Porvenir van sustituyendo las precarias casillas de chapas de cartón o madera que habitaban por viviendas dignas ejecutadas en el marco de un ambicioso proyecto de urbanización que ejecutan de manera conjunta Gobierno provincial y municipio capitalino.
En todo ese sector es notorio el progreso de los muchos e integrales trabajos en la nueva urbanización, no sólo para dotar de una solución habitacional a estas familias a través del sistema de autoconstrucción sino también de todos los servicios para un hábitat digno, con lo cual todo el lugar se está consolidando definitivamente como un "barrio con todas las letras", como afirmara una de las mujeres, feliz al ingresar a su nuevo hogar.

Otra faceta interesante de esta iniciativa es la activa participación de vecinos y cooperativas de ladrilleros y carpinteros, los primeros para unirse y edificar sus casas, y los segundos en ser los proveedores de ladrillos y aberturas al Estado, con lo cual se genera un impacto laboral muy importante.

Con el apoyo de técnicos y estudiantes de la Universidad Nacional de Formosa, se realizaron plantaciones de diferentes especies arbóreas en las veredas, acción enmarcada en el plan de forestación que se ha trazado para el sector.

El extendido de la red eléctrica, las veredas comunitarias y la extensión de la red de agua potable (a una cuadra se encuentra el enorme tanque correspondiente al centro de distribución El Porvenir de la nueva planta) forman parte del proyecto.

La tarea en el lugar se inició hace un par de años, con una activa participación vecinal, donde a cada familia se le provee de los materiales e insumos, además del acompañamiento profesional para que puedan construir sus casas, que en realidad se trata de un módulo habitacional con un espacio sanitario.

En total serán más de 300 las familias que pasarán a residir allí.

A cada familia se le adjudicó un lote de 10x30 metros, para luego iniciar todo el proceso de autoconstrucción de los módulos habitacionales, a quienes además se les proveyó de los materiales e insumos para ello. Inclusive, y como apoyo concreto dentro del concepto de economía social, se creó una cooperativa de ladrilleros en el mismo lugar, cuya producción fue adquirida por el mismo Estado para ejecutar las obras, y similar estrategia se adoptó para las aberturas con una carpintería formoseña e inclusive desde el interior con otro emprendimiento asociativo que provee las palmas.

Comentá la nota