Viviendas y loteos dominan la oferta electoral

Transporte público, seguridad, asfalto son propuestas comunes de los candidatos. Promueven proyectos para afrontar la problemática de violencia contra la mujer.
NEUQUÉN (AN).- Sin excepciones, los candidatos a ocupar una banca en el Deliberante incluyeron entre sus propuestas una respuesta a la demanda habitacional. Ya sea con construcciones, créditos, esfuerzo propio o subsidios, o con loteos con servicios básicos y escrituraciones, indefectiblemente todos ofrecen una alternativa a la problemática.

En cuanto a responder a los reclamos de los vecinos -la mayoría aduce que elaboró sus propuestas en función de los pedidos de la gente-, aparecen luego de las viviendas las promesas de atender requerimientos sobre el transporte público; seguridad; los servicios como el agua -no ya sólo asegurar que aseguren el suministro sino garantizar eficiencia-; cloacas; gas; contención de los jóvenes; problemáticas de la violencia contra la mujer, entre otros.

Los partidos de izquierda incluyen la apertura de fuentes de trabajo pero no es muy precisa la forma que proponen para satisfacerla. Excepto viabilizarla a través de la municipalización de los servicios públicos.

Pero también aflora en los planteos un intento de generar nuevas formas de participación ciudadana en la resolución de los problemas. Esa oferta, más fuerte en los partidos chicos conlleva -hay que decirlo-, una embestida contra las fuerzas tradicionales, empezando por el MPN.

No obstante, aún cuando contenga un sesgo de ataque al adversario, conforman un llamado a la necesidad de que en definitiva es el compromiso del ciudadano con la cosa pública lo que puede respaldar un proceso de cambio en temas de fondo.

Quizá quien mejor exprese esto último sean la debutante Lista Ciudadana, que se abrió paso a través de la organización que le dio origen, Vhalor, con iniciativas como el marco regulatorio del agua.

Al margen de que se hayan instalado o no en el análisis del electorado los partidos ofrecieron una interesante variedad de propuestas concretas, con distintos grados de fundamentación, que marcaron diferenciaciones.

De la misma manera que hay fuerzas que no aparecen con otra posibilidad que de ser sóla una expresión testimonial.

Sin duda que fueron las dos fuerzas que representan al oficialismo, Juntos por la Ciudad con Darío Martínez a la cabeza y Une con el liderazgo de Mariano Mansilla y el MPN con uno de sus referentes más conocidos -tiene numerosas elecciones en su haber, con cargos nacionales, provinciales, municipales y partidarios-, Luis Jalil, los que hicieron el mayor despliegue de propaganda.

Martínez puso el acento en darle continuidad a la gestión de Martín Farizano -de ahí que pide el voto para avanzar en los proyectos, de obra pública, sociales y culturales- y expuso como bandera las realizaciones, desde el asfalto al entubamiento de canales y nuevos proyectos, desde crear escuelas de oficios para jóvenes.

Mansilla si bien enarboló la vivienda y loteos como caballito de batalla, sumó la defensa del medio ambiente y, particularmente, planteó la proyección de su propuesta para la provincial de 2011.

Jalil apuntó a reivindicar la historia de realizaciones del MPN, desde lo habitacional con una detallada fundamentación, a establecer un mayor contacto cotidiano con los vecinos.

Las candidatas Mercedes Lamarca de Libres del Sur, María Carnaghi del MPN y Julieta Bacci de Juntos por la Ciudad delinearon propuestas para afrontar el flagelo de la violencia contra la mujer.

Leandro López de Recrear apuntó al reordenamiento de las cuentas públicas, con mayor eficiencia fiscal.

Comentá la nota