La vivienda social en vías de extinción

La vivienda social en vías de extinción
A pesar de que en la ciudad de Buenos Aires existe un déficit habitacional del 15 por ciento, el macrismo le restará más de 200 millones de pesos en el Presupuesto 2010 y venderá bienes. La oposición denuncia un intento de "desguace" del organismo.
En una ciudad con casi un 15% de su población en situación de "emergencia habitacional", el gobierno porteño proyecta reducir en un 40% el presupuesto del Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) y, con apenas 308 millones de pesos, consagrarlo como uno de los más bajos en su historia. En lo que va de 2009, el organismo ejecutó menos del 40% de su actual presupuesto de casi 520 millones. Además, planea vender 36 propiedades estatales. Desde la oposición, acusan al gobierno de Mauricio Macri de "desguazar al IVC".

Los datos fueron confirmados por el propio presidente del IVC, Roberto Apelbaum, durante su defensa del presupuesto para el año próximo, en la Legislatura porteña. Al ex directivo del Banco Hipotecario y de IRSA, la mayor constructora de shoppings e inversora en inmuebles, le tocó una misión incómoda: justificar para 2010, la reducción de 211.647.208 pesos del Instituto cuyo objetivo es impulsar "programas específicos de vivienda destinados a familias de recursos insuficientes". En la Capital, según datos de 2006, las personas en situación de calle, las que viven en hoteles, inquilinatos, conventillos y asentamientos, más las de las villas suman casi el 15% de los tres millones de porteños.

De los 12 programas del Instituto, a cinco se les reducirán los recursos y, a cuatro, directamente, se los dará de baja. Desaparecerán los planes destinados a rehabilitar conventillos (tenía un presupuesto de 8 millones de pesos), darles subsidios a las cooperativas de construcción (contaba con 3 millones), adjudicar planes de vivienda para sectores de clase media (tenía 23 millones) y recuperar la traza de la ex AU3, en Villa Urquiza. El grueso del presupuesto para 2010 se irá en sueldos, unos 84 millones de pesos para los 800 empleados del Instituto.

Entre tantas pálidas, Apelbaum habló de "la crisis macroeconómica de la que la ciudad no está exenta" y se agarró de su principal caballito de batalla, las 950 escrituraciones logradas –las llamadas "regularizaciones dominiales"– a lo largo de este año.

Entre los legisladores de la Comisión de la Vivienda, Liliana Parada, de Proyecto Sur, denunció que "están desguazando el IVC". El kirchnerista Juan Cabandié denunció que "los trabajadores del IVC nos alertan acerca de la inactividad del Instituto". Además, los legisladores se quejaron de que el proyecto no detalle "metas físicas" para 2010 y temen que la plata del IVC sea readjudicada por el Ejecutivo ante potenciales subejecuciones (en 2009, hasta ahora es, aproximadamente, de un 38%).

El presidente de la Comisión de la Vivienda, el legislador de la Coalición Cívica Facundo Di Filippo, explicó a este diario que "están vaciando el IVC. A lo largo de este año, apenas entregaron 80 créditos individuales. El Ejecutivo debería replantear qué hacer con esta institución; es ineficiente y no justifica su estructura. De los 308 millones de pesos que proyectan para 2010, 270 provienen de aportes de la Nación".

El directorio del IVC, según supo este diario, también planea vender unas 36 propiedades estatales, algunas ubicadas en provincia de Buenos Aires, cerca de la avenida General Paz. Todas zonas de ideal conectividad. Sin explicitar la iniciativa, Apelbaum afirmó que "si los terrenos están sin utilizar, es una buena forma de obtener fondos para destinarlos a la vivienda".

Dentro del universo PRO, no fue fácil conseguir funcionarios que defiendan en voz alta la gestión de Apelbaum y Eduardo Petrini (hombre de confianza de Macri desde la época de Boca, cuando se dedicaba a la compra y venta de jugadores de fútbol). El legislador Cristian Ritondo, integrante de la Comisión de la Vivienda, ensayó la tibia justificación de que "varias funciones del IVC hoy las desarrolla con mayor eficiencia la Corporación del Sur y la UGIS (Unidad de Gestión e Integración Social)". Es que, desde 2008, el IVC le pasó la facultad de urbanizar algunas villas a la Corporación y de hacer obras de emergencia a la UGIS. Desde entonces, el IVC quedó disminuido y cada vez más pobre.

Jozami: "Quieren expulsar pobres"

El ex dirigente del Frepaso Eduardo Jozami presidió el Instituto de la Vivienda por un año y medio, durante la gobierno porteño de Aníbal Ibarra.

–¿Cómo ve el manejo actual del IVC?

–Se está abandonando su prioridad, que es la construcción de viviendas para la gente con menos recursos de la Capital, más de medio millón de personas.

–Pero el IVC y la Comisión Municipal de la Vivienda siempre tuvieron problemas, aun durante su gestión.

–Nosotros generamos grandes expectativas y pudimos regularizar casas tomadas, villas y dar créditos a la vivienda. Los objetivos se cumplieron parcialmente. Igual, esto es claramente peor.

–¿Por qué?

–Porque se piensa el espacio social en términos represivos y los desalojos se celebran como un triunfo. El macrismo quiere expulsar a los pobres y alentar negocios inmobiliarios. Pero la emergencia habitacional puede poner en riesgo la gobernabilidad.

–¿Qué piensa de Roberto Apelbaum?

–Por sus antecedentes en Irsa, debería ser incompatible en el cargo. La Ciudad está manejada por los dueños de empresas.

Comentá la nota