Visto, oído y comentado en el H.C.Delirante

A Pulti comenzaron a quitarle apoyo. ¿Una prueba? La no aprobación del presupuesto. ¿Se acuerdan de Katz el testimonial? Ahora todos hacen gestión testimonial. El que aparece en todos lados es De Narváez. Tiene plata. De Mar del Plata para el mundo.
De palos en la rueda

Sorprendentes y sugerentes, comenzaron a proliferar diversos pedidos al DE para aprobar el presupuesto. Se votó la sobretasa de salud, cálculos de recursos y mayores contribuyentes. Pero de pronto todo se volvió a fojas cero y se le complicó el parto a Acción Marplatense.

¿La diferencia?: las elecciones

Hubo un quiebre en la actitud de algunos concejales. Fue el adelanto de las elecciones. "La tenemos a Beresiarte en la Comisión de Hacienda", esta concejal responde a Adela Segarra, de rancio paladar kirchnerista. La diputada nacional le bajó el dedo a Pulti. La legisladora bajó línea para que no salga nada que envíe el DE.

Por la retención del poder

Son instancias en las que se juega al límite del reglamento, no se respetan las reglas. En privado y en público, Segarra y Rodríguez (Daniel) han pedido que Pulti haga un confeso acto de constricción kirchnerista. Son los últimos estertores, para que no se les escurra una militarte de poder que ven cómo inexorablemente se agota.

Como se han divido las aguas

En Acción Marplatense la tienen clara. Saben que tanto la UCR, por razones políticas y por una interna de la interna entre 7 concejales, no le votarán nada. Lo mismo ocurre con la Coalición Cívica, con argumentos que vienen del Gobierno de Angel Roig. La liebre saltó ahora por el lado de Viviana Roca, Carlos Filippini y Verónica Beresiarte. "Ahora ya hicimos todos los deberes", "no sé qué más nos van a pedir, pero tiene que ver con las elecciones" dijo resignadamente un vocero oficial.

Katz pide derechos de autor

Cuando el ex intendente Daniel Katz tenía a su disposición la cadena oficial informativa del Multimedios La Capital, se explayaba profusamente en el generoso espacio de los programas radiales y televisivos, como en los centímetros de columna del diario. En uno de ellos se declaró como intendente de gestión testimonial.

Pero le movieron las fichas

Como un pato, a Katz no le quedó macana por hacer. No logró que Fares seduzca al electorado, no cortó ninguna cinta de inauguración y terminó enfrentado con los pingüinos en la aurora del acuerdo. Fracasó en esa sociedad política, pero se justificaba diciendo que era un intendente testimonial.

Ahora le recogieron el guante

La maniobra de Kirchner entró en la historia, como candidatos testimoniales. Así se apela al término cuando se trata de explicar lo inexplicable. Katz en su naufragio de administración, argumentaba que su papel era testimonial. En su imaginación, la herencia sería de Sergio Fares, pero la taba dijo otra cosa. En la fantasía política, la expresión testimonial tiene varias acepciones, la fabulación frente a la gente entre otras.

Más perdidos que una llave

Quienes siguen atentamente las declaraciones de Felipe Solá y Francisco de Narváez, no pueden asombrarse de que vivan horas de discrepancias. Hay que remitirse al momento de quién iba a encabezar la lista. Aunque tanta participación aburre a los seguidores del PJ que no terminan de entender a sus referentes políticos.

Solá se autoexcluyó por austeridad

"A mí me viene bárbaro", dijo Solá "que adelanten las elecciones". "No tengo presupuesto para andar seis meses de campaña", sostuvo el ex gobernador de excelente "feeling" con el presidente del PJ local, Juan Domingo Novero.

River, Boca y el TC

De Narváez no sufre las limitaciones económicas para hacer proselitismo y hasta aparece como una ostentación, instalarse como imagen a través de publicidad no tradicional (PNT) con enfoques de las cámaras de televisión en los clásicos River-Boca y en las competencias de Turismo Carretera.

Una fortuna para la política

Según datos recogidos por esta columna, esas fugaces apariciones estarían cotizando en el orden de los $ 12.000, en las transmisiones de ese nivel. Sobre este aspecto, se deduce que una candidatura puede definirse por una cuestión de disponibilidad económica y decisión, obviamente respetable, de invertirla en lo que plazca.

¿Es sana esta práctica?

Solá se guardó y dejó que De Narváez haga todo el gasto de la campaña, en todos los sentidos. Felipe le pondrá el cuerpo. ¿Pero para la democracia es válido como procedimiento que se definan candidaturas y lugares en las listas de acuerdo a las cuentas bancarias? ¿Cómo compite un humilde militante de base con capacidad, que pinta paredes desde los 18 años?

Comentá la nota