Visto, oído y comentado en el H.C.Delirante

Por la inseguridad hay que ir a reclamarle a Sciolli y Stornelli. Cirone que se ponga el frac. A Don Florencio no le duran los soldados. El último en caer, fue Porrúa. Buenos auspicios tenía el boxeador Lazarte. De Mar del Plata para el mundo.
Más que nunca delirante. Curiosidades: hay acuerdo político para avanzar en una multimillonaria operación inmobiliaria en dólares, que aparece desconocida ante la opinión pública. No se repara en costos políticos, como lo que ocurre con OSSE. Sin embargo con el aumento del boleto, que bajan la Nación y la Provincia, siempre hay tironeos, cuando las cosas son mucho más claras y transparentes.

Generalmente quien puede más, puede menos. La inflación no la han inventado los empresarios. Tampoco la ocultan como lo hace el PEN, con perjuicios notorios. Cómo se puede pretender, que un Gobierno local maneje variables económicas, exclusivas de mercados internacionales. Hay razones que exceden el sentido común, el temor a una medida impopular, comerse una puteada de organizaciones sociales y continuar enfrascado en un enfrentamiento, que lesiona a los usuarios y a la calidad del servicio.

Como Viviani de frac junto a los Reyes. El hombre fuerte y compañero de ruta de Hugo Moyano, el taxista Omar Viviani se hace sentir con sus protestas. Pero obedece a razones políticas, sometidas al kirchnerismo, obviamente. Acá en Mar del Plata, se mandaron una medida de fuerza por las heridas recibidas por un trabajador del volante. A Donato Cirone le haría falta una buena dosis de coherencia. Viviani se vistió de frac, para acompañar a CFK a la cena con los Reyes de España, en su reciente visita a ese país.

La política de seguridad no es del intendente. Daniel Scioli y Carlos Stornelli son los responsables, de cuidar a los bonaerenses, asesinados, asaltados, secuestrados. No se resuelve el tema, yendo a golpear las puertas de un palacio comunal. Scioli estuvo todo el verano en Mar del Plata, y a nadie se le escuchó decir nada ni que le hagan una protesta. El ministro Aníbal Fernández, también tiene algo que decir sobre el tema. Hay que dejar de confundir a la gente.

Se le cae un soldado. A Don FAI, el senador Jesús Porrúa ya no le sirve ni para hacer los mandados. Vendió influencias como si vendiera humo y ahora no puede cumplir, busca desesperadamente fotos con cualquier radical que ande por la zona. Lo hizo con Luis Brandoni y Ricardo Alfonsín.

Ahora juega con la cancha marcada. Ya le largaron a Marcelo Honores a la cancha en el multimedios, y le salen competidores por todos lados. Ser reelecto como senador es casi ya una utopía, para colmo los productores agropecuarios no van a protestar, y se perderá algunas fotos. Los que conocen la entretela radical, dicen que ya fue, como Macri le dijo a Duhalde.

Está como los jujeños con el descenso. Fueron muchos fracasos y demasiadas excusas, siempre con las manos vacías: el predio de la remediación incluida la antena de la radio, el soterramiento del cableado de Multicanal y la desregulación de las grandes superficies comerciales. Ya vendió a la Coalición Cívica y a FAI que maneja al bloque radical ante la Coalición Cívica, pero el promedio no lo ayuda. Como a los jujeños ya no les alcanza ganar como local, tampoco puede arañar un empate.

Es un abonado, pero se compra todos los números. Gustavo “Tato” Serebrinsky, se complica a la hora de mantener una línea política, vive en estado alteraciones y alucinaciones, llegó a diputado nacional, demostrando que no sólo Argentina es un país generoso, sino que la democracia y la política también lo han sido con él.

Por favor respetá los cuadros. “Tato” se hace fotografiar con sendos cuadros de Humberto Illia y Raúl Ricardo Alfonsín, a sus espaldas. No los ha descolgado, de lo que sería su despacho, pero un aliado “carapintada” y un obsecuente de un gobierno plagado de montoneros, con la foto del médico cordobés y del hombre que recuperó la democracia, digamos que tiene muy poco que ver.

Los camioneros siguen la fiesta. Según el diario La Nueva Provincia, le adjudican a Hugo Moyano participación, en la reciente concesión de la recolección de residuos en Bahía Blanca, a cargo de la empresa Covelia. Pero hay que saber leer entre líneas y no tanto.

Siempre la basura presente. En el festival de boxeo, celebrado ayer en la madrugada, en el estadio de Once Unidos, donde Luís Lazarte defendió con éxito su corona, de la categoría mini mosca, hubo evidencias de una gran adhesión de las empresas de toda la rama al boxeo.

Le sobran los auspiciantes. Covelia, Cliba, Transporte Olivos, Ecociudad, Transportes 9 de Julio, banderas del Sindicato de Camioneros, leyendas en el piso del ring y en el pantalón del gladiador marplatense. Algo que dejó en claro, que la concurrencia al estadio de Parque Luro, por el ruido de los bombos, era una invitación del magnánimo Hugo, que sabe cómo exprimir los presupuestos de las municipalidades.

Comentá la nota