Visto, oído y comentado en el H.C.Delirante

¿Qué partido está jugando Tettamanti? Mirtha Legrand tapa los baches. La ciudad se parece en algo a Estados Unidos. Al menos díganle a Rizzi y Coria. Cómo cambia el tiempo a las personas: léase Stolbizer. De Mar del Plata para el mundo.
¿Qué partido está jugando Tettamanti? Mirtha Legrand tapa los baches. La ciudad se parece en algo a Estados Unidos. Al menos díganle a Rizzi y Coria. Cómo cambia el tiempo a las personas: léase Stolbize. De Mar del Plata para el mundo.

Tambaleó la economía y venden las bancas. Los gobernadores de Illinois y Nueva York, tienen atribuciones para disponer de las bancas de senadores de Barack Obama e Hillary Clinton. Así lo dispone la ley electoral de Estados Unidos.

Obama y su primera complicación. Esas desgraciadas interpretaciones, de manera inesperada se vuelcan a un modo de corrupción política, intelectual y económica. Una mezcla de todo un poco, parece haber ocurrido tras la elección del nuevo presidente de EE.UU. y la esposa del ex presidente Bill Clinton.

¿Y qué pasa el que escribe se desayunó con grapa? Tenga mano compañero, como dicen en el campo. Qué tiene que ver esto con el Honorable Concejo Delirante. Hay que seguir el relato.

Ya le copiaron el modelo. Ocurre que a Fernando Rizzi y a Cristina Coria, ediles de la UCR, los vendieron, y no saben nada, o por lo menos públicamente, pero bueno así es la política en manos de ciertos personajes.

…y si pintan un avión al vuelo. El senador provincial Jesús Porrúa, le vendió a Lilita Carrió que Rizzi y Coria son concejales que le responden a él. En esta nueva versión de alianza y reconciliaciones, también ha llegado al límite de vender bancas de concejales, aunque cotizan algo menos que la de los senadores del país del Norte.

Ahora Margarita es 90-60-90. Allegados al intendente de Daniel Katz, en época de su mandato como intendente, operaban al borde la histeria. “La Gorda (por Stolbizer) se va a reunir con Daniel, pero por favor no queremos fotos con ella”, “sacala pero adentro de un placard”, decían sin ponerse colorados

Entre el Cenit y el ocaso. Daniel Katz gozaba de un imagen positiva del más del 60 % en ese momento, y Margarita Stolbizer resistía desde la UCR la representación del partido centenario. Pero para la banda de Katz, era una “gorda impresentable” así tal cual. Y hasta poco disimuladamente la alejaban del despacho oficial de la Municipalidad.

Los sapos que hay que tragarse. Entre ellos que la musa inspiradora de Julio César Cleto Cobos (leáse Daniel Katz) vea ahora a Margarita Stolbizer, como a la “Pampita” de la política. En este tren, ya hay muchos que prefieren volver a votar la boleta kirchnerista.

Careteada en el aniversario de la democracia. Hubo de todo un poco, pero el recuerdo del hito de 1983 tuvo algunas flaquezas. Una de ellas fue en un programa político de primera línea. Mandaron una cámara especial al Restaurante Lalín al brindis del 10 de diciembre.

Pero no tenían identikit. Y los conductores desde el piso no conocían a nadie. A duras penas identificaron a Leopoldo Moreau y a Florentina Gómez Miranda con sus 96 años, y con el único que no tuvieron dudas fue con Claudio Orellano a quien reconocieron como el locutor de Crónica TV.

Muy pocos compañeros. Los aniversarios de la recuperación de la democracia se han transformado en un festejo radical. Muy pocos compañeros del PJ se adhieren a los mismos y si no son requeridos por el periodismo, parecen que les sienta mejor pasar desapercibidos ante tal acontecimiento. La democracia se construye con la participación de todos los ciudadanos.

Los almuerzos con Mirtha. Daniel Katz ya había entrado en su perigeo y concurrió a su último almuerzo con Mirtha Legrand. En ese momento, dijo que no lo dejaban dormir, los pozos en la calle que no podía tapar, eran un jeroglífico para una administración que anduvo siempre con las luces bajas.

Ahora la dueña de los mediodía. Se enteró a través de Pulti, que tapar los baches era sólo cuestión de ponerse a trabajar. El razonamiento es muy sencillo, un fideicomiso y fondos afectados para no confundir la superficie lunar con las calles marplatenses.

Un gorro de zorro plateado por acá. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner llegó a Rusia con una importante comitiva de funcionarios, empresarios y políticos, para estrechar vínculos políticos y comerciales.

Monísima la señora con el regalo. No podía ocultar su cara de satisfacción al sentirse tratada como una emperatriz, es ese país que tanto representa en la historia del mundo. Otra vez se desayunaron con grapa.

No también tiene que ver con el H.C. Delirante. Si ya que en el Concejo se preguntaban en qué función había concurrido el secretario de la Producción Horacio Tettamanti, como funcionario, como empresario o como político filo kirchnerista.

Bueno lo obvio no es lo importante. Para Tettamanti la excursión rusa no fue en vano, ya que abrochó importantes contratos para el astillero, formando parte de la comitiva presidencial. El ingeniero naval ha sabido explotar la coyuntura económica internacional, también con los petrodólares con el barril a más de 100 “verdes”, del venezolano Hugo Chávez.

Siempre renegó de Katz y su lapicera. Tettamanti enarboló su fe kirchnerista junto a Carlos Kunkel, cuando el pingüino mayor le cedió Mar del Plata carta blanca para armar las listas “a piacere” junto a Garivoto, Segarra, Serebrinsky, Rodríguez, Fares, etcétera. Y jugó para que Pulti gane la intendencia, en esa pulseada de rencor político en 2007.

No desentonó en el gabinete. Quizás se haya convertido en un adelantado en el gabinete y lo que vendría con el gobierno de Pulti. Ahora el ex presidente en funciones lo tiene mucho más en cuenta y Tettamanti dejó de ser “el del puerto que rompe las bolas” como solía llamarlo despectivamente el ex presidente, cuando no se cerraban los acuerdos electorales.

“¡¡¡Néstor que vice presidente me pusiste!!!”. Para Cristina Cobos es Katz, y ahora han reverdecido las acciones del hombre astillero, que no abandonó su idea de convertirse en intendente, como cuando lanzó su candidatura. El presente tiene otra cotización. Tettamanti siempre renegó de la alianza, que Kirchner impulsó en Mar del Plata, con sectores históricos del PJ por sus fracasos electorales.

Comentá la nota