Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante

Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante

Abad encarna a los PRO radicales, una nueva versión de los radicales K. Un adelantado que quiere ser intendente y ya observa el síndrome del “pato rengo”. En el comité esperan que vaya con su troupe a debatir el papel de la UCR en CAMBIEMOS. Convoca a la juventud y es funcional a Gustavo Posse, quien juega con Jorge Macri, todo un peligro. En la penumbra un equipo de mitad de tabla para abajo, y ahora descienden cuatro.

Un elenco de género del terror. Para su cometido, Abad elige la franja de la juventud. No es casual, debe renegar de la vieja política. Como dice Jorge Asís “en el PRO no hay lugar para los feos, gordos y viejos”, y cumple al pié de la letra. Pero tiene deslices que lo delatan y son sus compinches, que lo animan en su aventurado derrotero. “Tato” Serebrinsky el autodesignado funcionario de Arroyo que nunca asumió, las correrías con Emiliano Giri (que pedía justicia en la manifestación de apoyo al juez López), Diego Garciarena el todoterreno de Gabriel Mariotto, de jarana con Aldrey en el besamanos de La Capital y por último Manino Iriart, el diputado de Scioli, que pasó de las vaquillonas con cuero a la chocolatada en Once Unidos, y eso que el IOMA hizo caja, pero lo sufrió la obra social de 4.000.000 de bonaerenses. Un equipo de mitad de tabla para abajo. La versión Abad de la UCR.

El ex titular de Turismo, Emiliano Giri, el intendente de la ciudad Carlos Arroyo, y el funcionario que jamás asumió: “Tato” Serebrinsky.

Los Pro radicales y el “pato rengo”. El diputado Maxi Abad ha resultado un buen comentarista, como legislador ha brindado su mejor versión. Su lanzamiento del próximo viernes, es un virtual anuncio que irá por la intendencia en 2019 cuando expire su mandato. Enfermo de las internas radicales, participa con fruición de las operaciones contra el intendente Carlos Arroyo. Con el maquillaje de la institucionalidad llegó al despacho del jefe comunal. El entorno de Maxi descuenta que Arroyo no irá por la reelección, con lo cual adelanta tres años el síndrome del “pato rengo”, como si ya no hubiera problemas.

Como Casildo Herreras, “Yo me borré”. El sayo le cabe a Abad, que se desentendió de los problemas de la ciudad y su gente, para privilegiar únicamente su espacio interno para conservar su espacio en la línea interna. Su desvelo es acumular poder partidario para negociar desde el mismo. Esta es la ciudad donde corrieron a piedrazos al presidente de la Nación, la de mayor desocupación y asolada por las demandas económicas y sociales que no logran ser contenidas. No forman parte de su agenda y aplica la ley del mínimo esfuerzo aunque todo se prenda fuego.

La solidaridad en CAMBIEMOS, ¿existe? El apego al PRO lo ha caracterizado, y se lo ubica en una vertiente de apoyo incondicional a Macri y Vidal. Incapaz de una crítica, Abad rompe con la lógica de la participación de la UCR, como referente en CAMBIEMOS, para un aporte de sostén y equilibrio, que haga sentir las diferencias con la aplicación de políticas en la Nación y la Provincia. El paraguas de Ernesto Sanz, bajo el cual se refugió, ha dejado filtraciones al desnudo y no dar la cara paga bien, hay casos en los cuales “lo mejor es hacerse el boludo” dijera Felipe Solá. Parece que Maxi lo tuvo en cuenta.

Lo esperan en el comité. El jueves por la noche habrá una tenida pseudo gastronómica en el comité de la UCR, al cual deberían asistir las autoridades locales del centenario partido. No son pocos los que recuerdan que el ex concejal protagonizó una típica mejicaneada política, cuando desconoció un acuerdo para que Nicolás Maiorano ocupara un lugar a salir en la lista, hace poco más de un año cuando se cerraron las candidaturas en La Plata. Se equivocaron aquellos que se lo agradecieron, por la aplicación de un plan canje. Maiorano cobró igual, disfrutando de un doble conchabo político. Un vivo afán, que signa de muerte a la política mal entendida, cuando es sinónimo de negocios con los cargos, una práctica demasiado extendida en el radicalismo, encima algunos malos pagadores, ingratos, como dicen el buffet de la Universidad.

Que Salvador sí, que Salvador no. Se supone que con el auspicio de Gustavo Posse (linda piedra para la honda) el lanzamiento de Abad debería ser un contrapeso para el vice gobernador de la Provincia, a quien califican de no ser un vocero de fuste, ante el avance de las decisiones que en soledad adopta María Eugenia, aún aliada con peronistas, massistas y ahora también el GEN. Un ninguneo formidable. Hay malas noticias para los radicales, si piensan que Abad desde el estratégico Comité Provincia, podrán cambiar el destino. Da la talla de un burócrata que ya está entregado, es un PRO radical asumido, peor el remedio que la enfermedad.

También existieron los radicales K. Los hubo, la transversalidad de Néstor les dio cabida, hasta le votaron leyes para favorecer el saqueo más formidable del que se tenga memoria desde la recuperación de la democracia. Ahora son los Radicales M o los PRO radicales, que se alinean en esta potente herramienta electoral que se alumbró desde CAMBIEMOS. El rejuntado de Gustavo Posse aparece para agregar más confusión. Hay quienes descreen que esta interna radical se celebre, pero en un acuerdo siempre habrá vencedores y vencidos.

Impiadosos y fulminantes críticos. “Este es el quilombo que nos dejó Maxi”, dicen en el bloque de concejales, que no terminan de asumir y entender como Arroyo les ganó una elección. Perdieron contra el partido del intendente y Sáenz Saralegui, que ahora ya sin filtros despotrica contra el propio Arroyo. Pasándolo en limpio, dos amigos que se dedicaban a la política (casi como un hobby), derrumbaron a la UCR de Mar del Plata. Y le apuntan a Abad, por el acuerdo que bajó desde Gualeguaychú. Y no se quiere hacer cargo, colocó a su gente, entre ellos al doctor Daniel Núñez, en ignotos destinos, sólo ubicables con un GPS espacial, pero viviendo del Estado, o mejor dicho de las ruinas que dejó Daniel Scioli.

¡¡¡Y sus compañeros de ruta!!! Gustavo Posse nunca trascendió San Isidro. Melchor, su padre, un clásico caudillo radical de características especiales. Ganaba elecciones en la villa La Cava de San Isidro y en el centro de la más cotizada ciudad del Norte del Gran Buenos Aires. Pero Gustavo no ha logrado superar la media, pese a sus varios, reiterados y vanos intentos. Ahora es funcional en este juego impredecible a Jorge Macri donde se prendió Maxi.

Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante

El joven del PRO que vía telefónica recibió privilegiado informe sobre qué hay detrás de las piedras del barrio Belisario Roldán. Fue una lección de cruda realidad política vía celular, a cargo de excluyente protagonista. La comitiva de Elisa Carrió jugó fuerte en respaldo al juez Alfredo López. Razzona juega ahí y apunta a la candidatura del 2019. María Eugenia y Margarita algo más que buenas migas entre vecinas de Morón. Una candidatura de Stolbizer dentro de CAMBIEMOS, aportaría un aventón extra al GEN marplatense.

El que quiera oír que oiga. Un funcionario municipal PRO puro, de capa caída, que no logró consolidarse en el gabinete municipal, pese a las recomendaciones de Rodríguez Larreta, tuvo una experiencia esclarecedora exactamente a las 16 del último jueves. Vía telefónica recibió una descripción puntual del cuadro de situación que vive la política argentina y en especial en nuestra ciudad.

Sin filtro, datos y conclusiones. Por razones obvias, no brindamos la identidad de quienes mantuvieron una conversación de alrededor de 10 minutos, vía teléfono móvil. Pero se puede dar fe que los oídos del hijo de un amigo de Rodríguez Larreta, recibió información de primera y privilegiada, luego de la cual debería reaccionar y reflexionar.

Otra vez el helicóptero. El tema de Belisario Roldán fue excluyente, un presidente de la Nación corrido a piedrazos en una ciudad como Mar del Plata, es nota de tapa, sin excepciones. Pero no le van en zaga las dificultades que obstruyeron las investigaciones, sin que todavía existan responsables detenidos, citados o que hayan prestado declaración ¡Qué esperan que el helicóptero llegue más rápido que el que se llevó a De La Rúa! Fue lo más duro que lanzó el interlocutor que sería excluyente protagonista el viernes a las 18, en Independencia y Moreno. Está como en código, pero es material privilegiado, que queríamos compartir.

La comitiva más numerosa. Elisa Carrió ordenó alinearse con el juez Alfredo López, entre las señales de convivencia en CAMBIEMOS.  Y allí estuvieron el escribano Guillermo Castello, los hermanos Abruzza y Julio Razzona, para expresar su solidaridad y adhesión sin rodeos como organización política, sin eufemismos, de hecho lograron buena prensa porque no se escondieron y hablaron con los periodistas.

Potencial primer candidato. La viene peleando fuerte aumenta su apuesta y su desafío es llegar a la banca de concejal. Si Carrió es candidata a senadora nacional por la provincia, sus chances aumentarán. Julio Razzona que fue un flash en el gabinete de Arroyo carga las pilas y se aproxima a encabezar la lista de concejales de Lilita. Si Carrió va por la Capital Federal, las acciones caerán evidentemente.

¡Ojo con Margarita! El acercamiento de Margarita Stolbizer con María Eugenia Vidal, es público. Tienen más coincidencias que diferencias, casi un perfil personal y político que las identifica como una especie de mimetización política. Si “Marga” logra sortear acuerdos, negociaciones y hasta una eventual PASO en CAMBIEMOS, sus acciones puede subir vigorosamente y ganarse el lugar que merece.

Un respeto generalizado. No es fácil imaginar a Margarita en el espacio de “Massita”. No la ven como aliada del influyente clan Galmarini, con Abal Medina, con Luis Barrionuevo y Graciela Camaño, y otros indeseables que trepan a la aventura del Frente Renovador. El GEN local se potenciaría en ese caso dentro de CAMBIEMOS, es un albur, pero sólo por ahora, no hay que descartarlo. Además María Eugenia, su vecina de Morón, cree que la mamá del base de la selección argentina de básquetbol, suma mucho ya que Stolbizer tiene una imagen negativa muy baja.

Un salto de calidad. María Eugenia ya tiene vuelo propio y su performance en el territorio que Scioli dejó prendido fuego, le da derechos y fortalece su voz de mando. Fue y es un pilar imprescindible, a pesar de que dicen que en la política no los hay, en el PRO actualmente no existiría quien estuviera en condiciones de enmendarle la pena en la provincia donde se ganan las elecciones presidenciales. Vidal hoy arrasa en encuestas de imagen entre los políticos que cuadren. Un candidato con ella al lado, gana con la fusta abajo del brazo.

Coment� la nota