Se vislumbra una dura negociación con sindicatos docentes

Se vislumbra una dura negociación con sindicatos docentes
La ministra de Educación, María Inés Pilatti Vergara, dijo ayer que los 1.490 pesos de mínimo inicial ofrecido por el gobierno nacional en la paritaria docente es mucho más que lo que en principio la administración federal pensaba proponer a los gremios del sector, y volvió a instar a que en el Chaco los sindicatos “sean racionales” y evalúen medidas sin olvidar el fuerte contexto de crisis que marca al momento actual.
Pilatti dijo destacó además el esfuerzo realizado el año pasado por el Chaco, cuando elevó el inicial docente a 1.425 pesos, 200 pesos por encima del mínimo fijado aquella vez por la nación y monto al que recién ahora la paritaria nacional superará. “Si no fuera por la voluntad política del gobernador en 2008, la situación hoy (de los docentes chaqueños) sería peor”, marcó.

Buscar el consenso

Pilatti, en declaraciones a FM Universidad, dijo “celebrar el hecho de que se hayan podido hacer las paritarias nacionales, como celebro cualquier posibilidad de acuerdo, de intercambio de opiniones y de consenso en todos los ámbitos”.

Luego, sobre la propuesta oficial para llevar el sueldo inicial a 1.490 pesos, dijo que es “bastante más que lo que nos habían informado desde la nación como posibilidad, ya que hablaban de 1.430 pesos de manera gradual, desde marzo a agosto, o más, lo cual 1.490 pesos a partir de marzo equivale a 200 pesos más en relación a lo que era el inicial acordado el año pasado”.

Sobre aquel acuerdo de 2008 dijo que “el inicial nacional nosotros lo superamos, porque en el transcurso del año llegamos a un salario inicial en el Chaco de 1.425 pesos, por lo cual la posibilidad cierta de aumento que tenemos para ofrecer a la docencia chaqueña oscilaría en los 65 pesos para llegar al inicial nacional, que Rosa Petrovich y otros dicen que sería una afrenta”.

La ministra, de todos modos, se abstuvo de mayores definiciones porque se preparaba para iniciar una reunión con el gobernador y otros funcionarios para ir armando la propuesta concretar que el Ejecutivo transmitirá a los sindicatos.

No quemar las naves en dos días

Pilatti reconoció que la negociación contrarreloj que se abre ahora “es más que angustiante, porque nadie desde el gobierno provincial desconoce la necesidad de tratar de consensuar lo más que se pueda. Ahora, el diálogo no tiene por qué limitarse a dos días o tres. Si todos somos conscientes de la situación indeseada de crisis por la que estamos atravesando, totalmente ajena a la voluntad política de un gobierno provincial como el nuestro, creo que deberíamos ser suficientemente racionales todos, como para entender que quizá no podamos definir lo óptimo en tres días, pero nadie dice que en el transcurso de los meses siguientes no podamos llegar a un mejor acuerdo”.

“Creo que bien se podrían iniciar las clases con el incremento salarial ofrecido en las paritarias nacionales, y el compromiso del gobierno de mes a mes ir viendo y analizando cómo evolucionan las finanzas de la provincia y ver de qué manera se puede dar una mejor recomposición de los salarios”, agregó.

Además, recordó que “todas las provincias están en la misma situación que el Chaco, al punto que hubo mucha resistencia por parte de los ministros a esta reunión paritaria, porque no están, en muchos casos, en condiciones de afrontar los aumentos que se acuerdan en paritarias nacionales. Obviamente que hay una asignación nacional que oxigena lo necesario para llegar al mínimo fijado por la paritaria, pero para nosotros esa diferencia no es mucho, porque el año pasado dimos un aumento muy por encima del piso de 1.290 pesos que se acordó a nivel nacional en 2008”.

La ministra reiteró que ahora las disponibilidades financieras no son las mismas del año pasado “pero no por culpa de acciones erráticas de la provincia ni de políticas equivocadas. Todos quienes tenemos acceso a un diario, a un noticiero, sabemos que estamos recibiendo un coletazo de crisis internacional imprevisible”.

“Yo agradezco por eso que el año pasado el gobernador haya tenido la voluntad política de recomponer el salario docente de una manera tan importante el año pasado, porque de lo contrario este año estaríamos en una situación mucho peor”, planteó.

Comentá la nota