De visita en Tandil, el ministro Monzó fue increpado por productores agropecuarios.

El titular de Asuntos Agrarios bonaerense, Emilio Monzó, fue duramente increpado durante una reunión con productores, que le cuestionaron las políticas oficiales para el sector. No es la primera vez que un funcionario la pasa mal en Tandil.
Nuevamente un funcionario oficialista no la pasó nada bien en esta ciudad. Ahora, le tocó el turno al ministro de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires, Emilio Monzó, quien ayer fue duramente increpado por productores agropecuarios.

Además, agrupados en la Mesa de Enlace local, entregaron un petitorio al funcionario para discutir cuestiones de índole fiscal, sectorial, puntos estratégicos provinciales y, por último, comerciales y sociales.

Como no podía ser de otra manera, estos tópicos fueron disparadores para debatir, inevitablemente, la situación del sector agropecuario de cara a la retención a las exportaciones y los perjuicios provocados por la falta de lluvias que tiene en jaque al sudeste de la provincia. Además, se tocaron puntos como la situación de emergencia de la ganadería y de la lechería y las exportaciones.

El petitorio contiene un fuerte mensaje hacia el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, para tratar que el funcionario tome una posición de cara al sector productivo de la provincia.

La reunión por momentos tuvo picos de discusión provocados por distintos puntos de vista y reclamos de los productores al ministro, al que le plantearon la crítica situación del sector para que sea una suerte de intermediario con el gobierno de Daniel Scioli y le comunique el “estado de ánimo y le diga que la gente del interior está muy mal”.

Primeros puntos:discusiones fuertes

El encuentro, encabezado por el funcionario de la cartera bonaerense, tuvo lugar en la sede de la Sociedad Rural de Tandil, sita en avenida Santamarina al 400, del que participaron representantes del quehacer político de la ciudad, concejales y chacareros, entre otros funcionarios y autoridades.

A unos minutos de comenzado el encuentro, que se inició a las 17, el ministro Monzó hizo referencia a la tucura, que ataca los cultivos, para lo que se brindó una “colaboración mediante el Estado”.

Esta situación despertó el descontento de un chacarero de la zona que presenció la reunión, y manifestó que “me da la sensación que el Ministerio se lava un poco las manos diciendo que es una responsabilidad de ustedes, ‘si no previenen, haré lo que pueda’”. “No me lavé las manos: fui al lugar, estuve con los productores, conseguí dinero en tiempo y forma”, contestó el funcionario.

Más adelante, y ya con un cierto aire de tensión en la sala, Agustín Nazar, uno de los productores con mayor participación en la conferencia, expuso que “Daniel (Scioli) puede hacer algo, que aumente el impuesto a las ganancias, que paguen todos, que pague el que tiene un hotel en Bariloche, una fábrica de lo que sea. Pero no, es un ensañamiento con el sector. Y cómo no va a reaccionar así la gente del campo”. “Sos el interlocutor del Gobierno”, se escuchó decir a un productor de la zona.

Monzó defendió su postura argumentando que “trabajo con mucha convicción, pero en la inteligencia que tiene que ver con los tiempos y los momentos de la función pública”.

Unos minutos más tarde, ante la pregunta de por qué tiene ‘menos espalda’ el gobernador de la Provincia de Buenos Aires que el de Córdoba, el funcionario señaló que “porque depende la Provincia puramente del Gobierno nacional. El Gobierno de la Provincia es mucho más dependiente que cualquier otro gobierno”.

Las conclusiones

Una vez finalizado el encuentro, el ministro dialogó con los medios para darle un cierre a la visita, marcada por el descontento que los productores manifestaron en la conferencia, incluso hasta increpar al funcionario con fuertes planteos en busca de soluciones al estado de crisis que presenta el sector.

Al respecto, el ministro de Asuntos Agrarios indicó que “uno va a dialogar y se encuentra con productores en situación de desesperación, en muchos casos, con inquietudes y con el volumen de discusión un poco alto, pero lo que tenemos que celebrar es que se pueda dialogar, conversar y, muchas veces, disentir. Esta es la democracia, éstas son las reglas de juego y es lo que tenemos que respetar, ante todo”.

En lo que respecta al acceso de los productores al beneficio de la prórroga del pago de impuestos, de cara a la medida de emergencia agropecuaria de la presidencia, sostuvo que “ahora tienen que presentar la solicitud particular que tiene que ser aprobada a nivel distrital y provincial”.

Comentá la nota