La visita presidencial terminó en discusiones

Voceros kirchneristas indicaron que el martes pasado, cuando la presidenta Cristina Fernández estuvo en Córdoba, “encontró bastante disgustado al gobernador (Juan Schiaretti), pero evitó cruzarse con él”. Sin embargo, las fuentes remarcaron que la jefa del Estado “envió a la ministra (de Defensa) Nilda Garré y ésta sí tuvo un fuerte cambio de palabras con Schiaretti”.
Según los informantes del kirchnerismo, Garré le recordó al mandatario provincial que “él era funcionario de Menem cuando el Área Material Córdoba fue privatizada, de modo que ahora está muy bien el discurso progresista y de defensa de la industria nacional, pero el pasado queda a la vuelta de la esquina y aquí todos saben quién es quién”. En la Casa de las Tejas no hubo comentarios concretos sobre el tema, pero el malhumor con los Kirchner está intacto.

Especulación

Los mismos voceros K especularon con que Schiaretti “por el momento está distante, pero seguro que apuesta a una futura candidatura presidencial de Carlos Reutemann”. De todos modos, estimaron que “hay que seguir todo muy de cerca y ver cómo terminan las elecciones, porque si Néstor (Kirchner) gana en la provincia de Buenos Aires los comicios legislativos, todo el mundo tendrá que rebobinar y volver al pie de la Casa Rosada, en especial los gobernadores, porque no tendrán otra alternativa”. “¿Y si Kirchner pierde?”, preguntó un interlocutor al vocero. “Si pierde, vendrá la hora de barajar y dar de nuevo; por allí, Emilio Pérsico anticipó el futuro”. El piquetero Pérsico intentó instalar la teoría del caos ante una eventual derrota del Frente para la Victoria y dijo que si eso ocurre, Cristina tendría que renunciar y asumiría el vicepresidente, Julio César Cleto Cobos. Con todo, el informante de la Casa Rosada aseguró que, según las últimas encuestas, con la oposición dividida, Kirchner ganaría Buenos Aires por una diferencia de 7 a 10 puntos”.

De punta

Uno de los funcionarios provinciales que más conversa con el gobernador Juan Schiaretti hablaba la semana pasada sobre el armado de las listas del justicialismo cordobés. A diferencia de lo que venía diciendo su jefe respecto de que no quería que la primera dama, Alejandra Vigo, estuviese en las listas, el funcionario sostuvo: “Alejandra es una militante de punta”. Además, dejó otra definición interesante: “Campana es una alternativa”.

Sin PJ anti-K

Eduardo Duhalde sigue con mucha atención la política cordobesa. La semana pasada, algunos de sus operadores mantuvieron reuniones en Córdoba para sondear el escenario. La primera conclusión es que no parece haber margen para armar una lista del peronismo anti-K, aunque admitieron que los sanluiseños Rodríguez Saá podrían intentar una jugada de ese tipo, a partir de la imagen que tienen en el sur y oeste provinciales. “El peronismo de Córdoba no tiene un (Felipe) Solá o un (Carlos) Reutemann”, dijeron, en comentarios poco elogiosos hacia los referentes del PJ anti-K, Teodoro Funes y Julio César Aráoz.

Campaña conjunta

Luis Juez fue invitado al acto de cierre del Congreso del Partido Socialista en Santa Fe, encabezado por el gobernador Hermes Binner. En las conversaciones con los socialistas, que irán aliados del juecismo en Córdoba, se acordó que los principales candidatos del Frente Cívico y el socialismo hagan campaña juntos en las ciudades de la “pampa gringa” de ambas provincias, con un discurso anti-K y pro campo. Algunas voces socialistas aseguran que Laura Sesma tiene chances de ser candidata a diputada nacional en la lista que liderará el ex intendente de Córdoba.

Encuestas

Juez anticipó su primera denuncia de campaña. Dijo que habrá una manipulación de las encuestas, como la que él cree que realizó el Instituto de Estadística de la Universidad Nacional de Córdoba, que lo hacía aparecer tercero en la campaña de la elección de 2007. Según el líder del Frente Cívico, habrá un festival de encuestas que lo muestran primero y que, con el correr de la campaña, lo harán aparecer con una diferencia cada vez más estrecha. Dijo que denunciará la maniobra como un intento de manipulación electoral.

Intento

Para explicar quién es Cecilia Merchán, hace falta espacio. Es diputada nacional por Córdoba, lugar al que llegó a través de su militancia en el movimiento Libres del Sur, que supo ser kirchnerista y juecista; después sólo kirchnerista y ahora, más recientemente, juecista anti-K. Dicen en su entorno que la intención de Merchán es ser candidata a senadora por la lista del Frente Cívico después de Luis Juez. “¿Quiere ir segunda?”, preguntó un desprevenido. “Obvio –le respondieron–; si el Frente Cívico gana, entran los dos a la Cámara. Y aun si no ganara y entrara sólo Juez, si él llega a ser gobernador en 2011, le dejará la banca al segundo candidato”. Claro que si el líder frentista no gana en ésta, se le complicarán sus ambiciones futuras.

¿Qué atienden?

El miércoles pasado, en el recinto de la Unicameral, la banca de la legisladora oficialista Gladys Nieto estuvo más concurrida que nunca. Pero no ocurrió porque la parlamentaria estuviera comprometida en el debate, sino porque tenía encendida su notebook y conectada on line al sitio web del canal de noticias TN, que transmite en vivo. Nieto y sus pares Horaldo Senn, Horacio Vega y Héctor Lobo, entre otros, estuvieron más atentos a la transmisión televisiva de la marcha contra la inseguridad en Plaza de Mayo y del debate en la Cámara de Diputados de la Nación por el adelanto de las elecciones, que a lo que sucedía en el recinto donde los legisladores provinciales estaban “trabajando”.

Candidatura I

En un partido en el que pocos quieren ser candidatos a senador nacional, apareció la semana pasada un anotado para ese puesto en el radicalismo: el ex diputado nacional Antonio María Hernández. Allegados a Hernández creen que podrían armar una fórmula con Oscar Aguad, con Ramón Mestre como presidente del partido. Sin embargo, operadores de Mestre alertaron que la candidatura de Hernández es “impulsada” por Eduardo Angeloz. Cabe aclarar que para senador ya estaba anotado Carlos Becerra, aunque, como él mismo dijo, más que todo para evitar que los pro juecistas dijeran que no había candidato a ese cargo.

Candidatura II

Siguen divididas las opiniones en el radicalismo sobre si la lista de diputados nacionales debe ser encabezada por Oscar Aguad o Mario Negri. Días atrás, cerca de un importante intendente de las sierras –que pertenecía al mestrismo y se alejó de ese sector– se puso las fichas en el actual presidente del partido. “Por lo menos, Mario siempre fue aliancista y se banca plantearlo y discutirlo. Oscar, en cambio, está a media agua, por momentos más cerca de la alianza y por momentos en contra. Hay que ser claros”, dijeron los voceros, además de asegurar que a Negri le dan mejor las encuestas.

Candidatura III

En otros sectores, que años atrás compartieron con Negri el origen alfonsinista, la visión es distinta. Sostienen que si el presidente del Comité Provincia es el que mide mejor en las encuestas, debe asumir la candidatura a senador nacional, porque es la más importante, y tendrá que pelear directamente con Luis Juez, en caso de que no haya alianza. “Que Mario acepte ese desafío y deje que otro dirigente encabece la lista de diputados nacionales, sea Aguad o sea otro”, resumieron. Y no se privaron de criticarlo, al decir que si las conversaciones por la unidad se dilatan, es porque el propio presidente del partido no acelera los tiempos.

Comentá la nota