Una visita para nada amistosa

Un grupo de personas de la localidad correntina de Mercedes realizó ayer un escrache en la casa de la senadora radical Anahí Dora Sánchez a raíz de su decisión de votar a favor del proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual impulsado por el oficialismo.
Los manifestantes hicieron sonar sus cacerolas y llevaron carteles con las leyendas "vendida" y "traidora". La decisión de la legisladora alineada con el gobernador Arturo Colombi también fue cuestionada por la Asociación de Sociedades Rurales de Corrientes, que manifestó su "sorpresa" frente a su actitud. "Sabemos de la vocación democrática de la senadora y conocemos su compromiso con una Argentina federal y productiva, por ello creemos oportuno manifestarle por la presente que todo el campo correntino observa con mucha atención los pasos a seguir, rogando a Dios la ilumine y la ayude a votar según sus convicciones", dijo la entidad en un comunicado. Los ruralistas remarcaron también que "no se negocia la libertad de prensa ni la independencia de pensar con libertad y votar según las convicciones de cada uno".

Comentá la nota