Visita para un día histórico.

La Presidenta llegó anoche a San Juan. Será la encargada de cortar las cintas del Centro Cívico.
José Luis Gioja apuró el tranco. Apenas llegó a Las Chacritas, pasadas las 23.10, Cristina Fernández y su comitiva ya estaban en la pista. Llegó casi corriendo a recibirla, visiblemente contento. Apuró a los funcionarios y finalmente, tras dos fotógrafos que descendieron primero, apareció la Presidenta, que ensayó un paso lento para bajar las escalinatas. Tanta espera valió la pena: la histórica inauguración del Centro Cívico, con Cristina y todo.

Sólo se escucharon algunos lamentos entre los colaboradores porque Néstor Kirchner no venía con ella. El ex presidente canceló a última hora, dijeron, afectado por una gripe.

En el aeropuerto sólo hubo "buenas noches" y apretones de manos para una comitiva reducida. Diferente a lo que se vio en agosto de 2008, cuando desembarcaron varios miembros del gabinete, esta vez sólo vino el ministro del Interior. Tras cumplir el protocolo, Cristina subió raudamente al helicóptero junto a Gioja, para ir a pasar la noche a Casa de Gobierno. El resto de los funcionarios, partió vía terrestre al hotel sobre calle Laprida, en medio de una caravana con sirenas que contrastaba con las calles calmas y vacías promediando la medianoche.

Es la séptima visita y la segunda en traje de Presidenta de la Nación. Cristina Fernández llega con varios puntos en común con su último desembarco hace casi 9 meses atrás, resumidos en el acento en la obra pública, en lo energético y en la producción.

La agenda reducida a sólo dos epicentros de acción (Pocito y la explanada del Centro Cívico), y con pocas precisiones (al punto que ni Gioja sabía ayer cerca de las 16 si Cristina venía o no a dormir y si venía o no acompañada por su esposo), reveló que esta visita bien pudo ser acordada entre acto y acto en la Rosada y hasta a las apuradas, con el sólo pretexto de tenerla en vivo. Nada más y nada menos que para la inauguración de una obra carísima a los sentimientos de los sanjuaninos y un nuevo emblema que Gioja ya consigna como "el símbolo de la recuperación" como es el corte de cintas del Cívico, revivido tras 30 años de abandono. El resto de la agenda, casi de relleno, pero con un alto impacto.

Así las cosas, se prevé que Cristina arranque temprano en Pocito para inaugurar cerca de las 10,30 el edificio de la carrera de Ingeniería Agronómica de UNSJ-INTA en Calle 11 y Vidart. Cuando el conflicto del campo sigue estando en el tapete, dicen que ella pidió especialmente esa actividad.

Esa es la primera coincidencia con su última visita el 8 de agosto último, cuando también el sector productivo estuvo en la primera línea de la agenda. Esa vez, el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, almorzó con los productores y anunció que volvería para darle forma a un proyecto para economías regionales. Ahora se espera que deje subsidios para la crianza de vacas.

Pocito, otra coincidencia. En 2008 cortó la cinta de una fábrica de motos en el departamento. Ahora se prevé que anuncie la instalación allí de una fábrica de camiones.

El momento estelar está previsto pasadas las 11 en la plaza seca del Centro Cívico. Allí, que es una especie de patio interior donde hay un anfiteatro de cemento rodeado de canteros gigantes con plantas y flores, quieren juntar en su honor unas 3.000 personas, entre simpatizantes y funcionarios. Gioja dijo que invitó a todos los ex gobernadores y a los 19 intendentes. Luego de los discursos se prevé que la Presidenta haga dos descubrimientos de placas bautizando el Auditorio en el subsuelo como "Gobernador Eloy Camus" y el salón principal del primer piso como "Cruce de Los Andes", antes de partir.

La inauguración del Centro Cívico es muy simbólica para los Kirchner. Allí Néstor -que abrió financiamiento para la megaobra como presidente-, prometió el Estadio y el Teatro del Bicentenario para San Juan. Ese día, el 5 de junio de 2007, para Cristina fue pura cara de asombro cuando acompañó en la inauguración de la primera etapa. Fue como primera dama. Al mes y medio volvió, para dar una charla magistral en el Congreso Internacional de Filosofía. Fue como candidata a Presidenta. Esas dos visitas fueron un derrame de apoyo en medio de la campaña, a pocas semanas de la elección de la provincia en agosto y de las nacionales en octubre. Un contexto tan propicio como el de ahora, en la cuenta regresiva hacia las legislativas de junio (ver página 5). Más semejanzas: la empresa Petersen, que acaba de terminar el Cívico, ganó la licitación del Estadio, que se está iniciando en Pocito.

Otra coincidencia es las fichas puestas en lo energético. En su última visita, Cristina visitó Los Caracoles, se quedó muda frente al murallón de 136 metros de alto por 620 de ancho y firmó a los pies del paredón un acta compromiso por Punta Negra. Hoy, si hay tiempo, Gioja quería llevarla en helicóptero a ver el primer dique, esta vez lleno, pero ayer el gobernador se mostró pesimista con la idea: "Lo que pasa es que nos complicó el agregado de la inauguración de lo del INTA. No creo que podamos salir temprano de acá. De todas maneras, la vamos a invitar para que entre el 20 y el 30 de mayo podamos inaugurar Los Caracoles, que es la fecha prevista con las turbinas generando. Nosotros la vamos a invitar y esperamos que venga".

Además, está preparada para que firme la Presidenta -en pleno acto del Cívico-, un acta que cierra el financiamiento de Punta Negra para poder firmar el contrato de obra en junio con la misma sociedad de empresas que hizo Los Caracoles: Techint-Panedile.

¿Y las escuelas por teleconferencia? Se supo que, por lo acotado de la agenda, sólo entregará banderas de ceremonias a la Tupelí de 25 de Mayo y la Villa Paula de Chimbas, dejando la inauguración para después.

Comentá la nota