Una visita de Moreno irritó a Binner

El secretario presentó en Santa Fe un plan para la producción lechera sin avisarle al gobierno local, que lo criticó duramente
El secretario de Comercio, Guillermo Moreno, volvió a convertirse ayer en la piedra de la discordia, cuando visitó Santa Fe para avanzar en un proyecto para los productores tamberos sin avisar de su presencia a las autoridades provinciales.

La decisión provocó "malestar institucional" en el gobierno de Santa Fe, que comanda el socialista Hermes Binner, y enfureció al ministro de producción provincial, Juan José Bertero, que difundió una carta abierta con críticas a la actitud de Moreno.

"No comprendemos ni compartimos que no se haya invitado al gobierno de la provincia de Santa Fe", escribió el funcionario, que reclamó "hacer un trabajo coordinado" entre la Nación y las provincias en el tema lechero.

Moreno había visitado ayer por la mañana la casa central de la empresa SanCor, ubicada en la ciudad santafecina de Sunchales. En ese lugar se reunió con unos 120 tamberos que abastecen a la empresa para avanzar en el proyecto oficial de construcción de establecimientos de engorde de terneros raza Holando Argentino (overo negro). Se trata de un proyecto anunciado en diciembre por la presidenta Cristina Kirchner, que busca aumentar la utilidad de estos animales y la rentabilidad para los productores lecheros.

En su carta, Bertero recordó esos anuncios y dijo, con algo de ironía, que en esa oportunidad, "la señora Presidenta, al referirse a la construcción de los feed lot (establecimientos de engorde), había pedido la colaboración de los gobiernos provinciales".

Cerca de Binner se preocuparon por aclarar a LA NACION que "Bertero había escrito la carta por su cuenta y ésa es su postura", aunque aceptaron que la vista de Moreno, de la que se enteraron por las radios locales, provocó "molestia institucional".

El gobernador santafecino pertenece a un partido opositor (el socialismo negocia un frente común con la UCR y Elisa Carrió para las próximas elecciones) e intenta sostener un difícil equilibrio con la Casa Rosada. Pero no es la primera vez que Moreno pasa por encima de autoridades provinciales o municipales, sin distinción de colores políticos (ver aparte).

Ayer el entredicho con Moreno arañaba los ribetes de escándalo en Santa Fe. "Fue una reunión privada que excede a Santa Fe porque había productores nuestros de 5 provincias", explicó a LA NACION el vocero de SanCor, Sergio Montiel.

A Bertero no lo convenció el argumento: "No estamos planteando una cuestión territorial, pero decimos que por un lado pedimos coordinar las acciones y después nos enteramos de esta reunión de la que nadie nos había avisado".

Irónico, Moreno le respondió luego a Bertero con una carta publicada por la agencia estatal Télam, en la que le agradecía "su consideración con las políticas del Gobierno".

Una actitud que despertó otras quejas

* Hermes Binner no es el primer gobernador que estalla ante la "libertad de movimiento" del secretario de Comercio, Guillermo Moreno. Hace 10 días, Daniel Scioli y varios intendentes del interior bonaerense se quejaron ante la Casa Rosada al enterarse de que Moreno había enviado, sin avisarles, 3000 toneladas de forraje a un productor de Puán para que las distribuyera entre colegas de la zona afectados por la sequía. A partir de eso, el Gobierno anunció la semana pasada que la ayuda se canalizaría "por la vía institucional", de modo que los gobernadores e intendentes fueran los encargados del reparto. Pero Moreno, al parecer, dio otra muestra de "independencia".

Comentá la nota