La visita de un Ministro muestra un peronismo a dos puntas y un Intendente que quedó en el medio

Cuando se confirmó que Baldomero Alvarez venía a la inauguración de la farmacia del Ceco, el Municipio se apuró a anunciar que también había visita al Palacio. Viene por el programa "Envión". Pero la visita central era a la sede de Santellán. La puja con Tabarés, y José Eseverri en el medio.
Aunque nadie lo anunció oficialmente hasta el momento, el hecho más concreto que el ministro de Desarrollo Social, Baldomero "Cacho" Alvarez, viene a respaldar en Olavarría no es el programa "Envión", que apenas está en los papeles. Es la farmacia sindical del Centro de Empleados de Comercio, que está terminada, abierta al público y funcionando.

Ahora bien: ¿por qué el doble anuncio, o el anuncio sobrepuesto, o desviado? Precisamente porque el peronismo de Olavarría está dividido en dos puntas que ya se contrapusieron en un forcejeo anterior, durante una entrega de escrituras: por un lado, el peronismo de la diputada provincial Alicia Tabarés, y por otro el de Miguel Santellán, en el Ceco y en el PJ.

Y en el medio, haciendo equilibrio con apoyo de la legisladora, el intendente José Eseverri, quien trata de no quedar opacado por cada movida de Santellán que ponga los focos de la prensa sobre su figura.

La doble visita de este viernes no es un forcejeo frontal, sino que se trata de una visita doble, que pone a prueba toda la diplomacia del sciolismo, sobre todo después de que el 28 de junio mostró una paridad entre las dos vertientes peronistas locales que el oficialismo no esperaba.

El reparto de concejales no fue el 5 a 2 que esperaba el eseverrismo sino un escueto 3 a 2 a favor del Palacio San Martín, que obliga a los funcionarios provinciales que llegan a Olavarría a hacer equilibrio entre las dos facciones peronistas (Eseverri-Tabarés, por un lado, y Santellán con el apoyo de Alberto Hernández y algo más tibio de Liliana Scwhindt, por otro).

Frontal, en cambio, y más duro, fue el episodio de la entrega de escrituras del lunes 14 de setiembre. Ese día, José Eseverri y Alicia Tabarés se sentaron en la cabecera de Fomento Pueblo Nuevo para iniciar un acto protocolar que empezó 40 minutos tarde y que debió montar una segunda parte en el Ceco: Santellán obligó a esa segunda ronda porque no permitió que las 123 escrituras del barrio Ceco II se entregaran fuera de su sede. Eseverri fue al segundo tiempo. Tabarés no.

La jornada de este viernes no tendrá esa rispidez y será un doble acto mucho más amigable, porque incluso las dos partes saben que gana muy poco exhibiendo la tirantez real de una puja política que amaga con hacerse permanente.

Por eso este viernes Alvarez repartirá sonrisas al inaugurar el programa Envión (becas de reinserción para chicos de 12 a 21 años) en el Salón Azul y por la noche repartirá otras tantas en la farmacia sindical del ceco.

Y tendrá el mérito de ser el primer alto funcionario que tras las elecciones inaugure el estilo de la "doble visita" al peronismo de Olavarría, irreconciliable en la división entre Tabarés y Santellán, donde Eseverri también debe hacer equilibrio de supervivencia: el PJ parece ser el sector donde el Intendente quiere permanecer y codearse por un tiempo más, pero sin afiliarse y a pura rosca.

Comentá la nota