Una visita que dejó más de lo esperado Cristina sorprendió a todos con una batería de anuncios

La Nación construirá el nuevo edificio para el hospital. También el camino de circunvalación y de 643 cuadras de asfalto. Cederá el Pellegrini para hacer una universidad.
Cuando la locutora oficial leyó la lista de los anuncios que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner traía en su cartera, los gestos de sorpresa cundieron por el auditorio de la USAL. Pero el más elocuente fue el intendente Humberto Zúccaro que, antes de terminar de escuchar la enumeración de obras que la Nación financiará en el distrito, se levantó de la silla y abrazó a la primera mandataria, fuera de todo protocolo.

No era para menos. Al margen de la expectativa oficial, la visita de Cristina dejó en Pilar dos de los anuncios más ambicionados por la gestión Zúccaro y que menos se esperaban ayer: la construcción de un edificio para albergar el nuevo hospital central y la sesión en comodato por 99 años del edificio del Instituto Carlos Pellegrini, donde la Comuna gestiona la llegada de una universidad pública.

Ese anuncio no estaba previsto ni por el Municipio ni por la propia presidencia. De hecho, el pedido fue mencionado en su discurso por Zúccaro, que lo calificó como un "mangazo", y retomado minutos después por la Presidenta que garantizó su cumplimiento (ver página 3).

Además, la visita de Cristina dejó el anuncio de la construcción de 643 cuadras de asfalto en el distrito, valuada en 15 millones de pesos, y del camino de circunvalación por otros 35.

Esa fue la única obra cuyo anuncio figuraba en la agenda de los organizadores del acto. Por lo demás, hasta ayer al mediodía, lo que confirmaban las áreas de prensa nacional y municipal era el único anuncio que nunca se formuló: la electrificación del ferrocarril San Martín (ver página 4).

Anuncios

Los primeros indicios de que la visita presidencial traería algo más de lo que se esperaba en ámbitos oficiales llegaron poco antes de las 15. A esa hora, una llamada del protocolo presidencial avisó en el Municipio que la visita llegaría con un regalo adicional: 634 cuadras de asfalto.

Se trata de un programa de financiamiento de calles en zonas suburbanas, una suerte de souvenir que Cristina deja últimamente en todos los distritos que visita.

Pero nadie esperaba que se anunciara también el nuevo hospital, un edificio de dos plantas y 5 mil metros cuadrados que se construirá con fondos nacionales en un predio municipal del kilómetro 52 de la Panamericana. Allí se mudarán los servicios que hoy funcionan en el Sanguinetti y el Meisner.

El secretario de Salud, Jorge Del Río, explicó que la carpeta con el proyecto había sido girada semanas antes a pedido de la Casa Rosada y que el anuncio dependía de la propia presidenta. Igual, el funcionario se mostró tan sorprendido como el intendente.

El camino de circunvalación, otra de las obras anunciadas ayer, formaba parte de la expectativa. La obra, cuyo proceso licitatorio está en marcha, ya fue varias veces anunciada.

Integración

La presidenta aterrizó apenas retrasada al predio de la USAL, donde se improvisó un helipuerto detrás del auditorio preparado para el acto. Llegó acompañada por los ministros Florencio Randazzo y Julio De Vido; el gobernador Daniel Scioli y el secretario de Obras Públicas, José López.

Enfundada en un vestido azul, Cristina se tomó su tiempo para entrar al salón: antes, recorrió el perímetro del predio donde, del otro lado de un alambrado, la aguardaban algunos cientos de militantes zuccaristas con banderas celestes y blancas.

El mismo cotillón empuñaban los invitados que consiguieron un lugar en el auditorio. Aunque adentro, en lugar de militantes había representantes de ONG y centros de jubilados, trabajadores municipales, sindicalistas, empresarios y dirigentes políticos, entre ellos varios intendentes de la primera sección electoral.

La heterogeneidad de la concurrencia no fue casual; es la misma que se busca desde el Municipio para cada acto importante con la intención de subrayar el leit motiv de la gestión Zúccaro: la integración.

El tema fue abordado en el discurso del intendente, que llamó a los empresarios que llegan a generar trabajo a contratar primero a los pilarenses.

Pero esta vez, fue retomado por Cristina: "Me gustó eso de la integración y la cohesión social de la que hablaba el intendente. Es todo un desafío ser jefe comunal en un distrito como éste. La integración no es fácil: los sectores humildes ven como una injusticia lo que les pasa y los pudientes ven como una amenaza a los menos favorecidos", describió. Y señaló que el desafío es que "no se vean como enemigos".

Cuando los helicópteros con las autoridades ya habían despegado, Zúccaro seguía dando notas a la prensa local y hablando con sus allegados. A todos resumía su emoción con la misma frase: "Sé que alguien me ilumina desde el cielo", repetía, en referencia a su hermana Gladys, fallecida el 16 de octubre.

Aniversario

Ayer, justo en el día de su primera visita a Pilar, se cumplió un año de las elecciones del 2007, cuando Cristina Fernández fue elegida presidenta de la nación, lo que la mandataria calificó como "una feliz coincidencia".

Lo que dejó la visita presidencial:

• Nuevo hospital: Se construirá con fondos nacionales en un predio municipal de 3 hectáreas ubicado en el kilómetro 52 de la Panamericana. Tendrá 5 mil metros cuadrados cubiertos en dos plantas y albergará 180 camas: las 120 del Sanguinetti y las 60 del Meisner. Aún no hay estimación de costos y los planos están en elaboración. El nuevo hospital será emergentológico y materno-infantil, las dos especialidades con más demanda.

• Universidad: La Nación, a través del área de Niñez, Adolescencia y Familia, cederá al Municipio el edificio del Instituto Pellegrini, en la ruta 25. Será un comodato por 99 años. La Comuna reciclará el ala derecha del histórico edificio al tiempo que avanza en la celebración de un convenio con la facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires para la creación de una sede local.

• Asfaltos: Se construirán 643 cuadras de pavimento con un costo total estimado en 15 millones de pesos. Es una cifra importante para el distrito: en los cuatro años de su primer mandato, la gestión Zúccaro pavimentó 400 cuadras. La definición de las calles quedará en manos de la comuna, con algunos parámetros: la prioridad serán los accesos a escuelas. Aún está por definirse la modalidad de obra. Fuentes municipales estiman que los fondos llegarán a través de Aportes del Tesoro Nacional para que los trabajos sean ejecutados por el Municipio.

• Circunvalación: El camino, apto para tránsito pesado, unirá la Panamericana a la altura de la calle Granadero Gelves (ex Petrel) con las rutas 25 y 28.

La obra, que tiene por objeto descomprimir el tránsito en el centro, está cotizada en 35 millones de pesos.

Comentá la nota