La visita de Cristina dividió a Tres Arroyos

La aplaudieron en actos organizados por la intendencia, mientras Gendarmería mantenía a distancia al grupo que repudiaba su llegada. "Voy a poner el hombro y la otra mejilla a aquellos que nos insultan", señaló .
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner reclamó esta noche a los sectores del campo que encabezan las protestas contra el gobierno "unidad y solidaridad" para afrontar la crisis económica mundial y les replicó: "voy a poner el hombro y la otra mejilla a aquellos que nos insultan".

La visita de la Mandataria a una ciudad vinculada a la producción rural, primera que realiza en 2009, reflejó la profunda división que el conflicto con el campo genera en el interior del país: en el acto organizado por la intendencia local, con entrega de viviendas y el anuncio de millonarias obras públicas, la Presidenta fue muy aplaudida, saludó a la gente y dijo que era "uno de los días más felices como Presidenta". La otra cara era la de los centenares de ruralistas que la esperaban con banderas negras de "luto" y repudiaban su llegada. Gendarmería y la policía local se encargaron de mantenerlos a distancia, para que no empañaran la "fiesta popular".

Al hablar en el Club Atlético Costa Sud, la Presidenta dedicó la frase qe citamos al principio a los que la repudiaban desde lejos, y agregó que "no nos reconocemos agrediéndonos, la fuerza de la democracia está en el respeto, sin descalificaciones ni agravios". Como contrapartida, destacó el recibimiento que tuvo de "miles y miles de tresarroyeños y tresarroyeñas que colmaron las calles" de esa ciudad.

Fernández de Kirchner viajó a Tres Arroyos para inaugurar un plan de 475 viviendas y obras en la ruta provincial 72 en el corazón de la producción agrícola bonaerense. En un estadio de basquet colmado de gente, dijo que "hoy he vivido uno de los días más felices como presidenta de los argentinos y me lo han dado ustedes". Acompañada por el gobernador Daniel Scioli y los ministros del Interior, Florencio Randazzo y de Planificación, Julio De Vido, Fernández de Kirchner dedicó once minutos de su discurso a aludir a la protesta agropecuaria de Tres Arroyos, pueblo al que reconoció como "el punto nodal de la producción agropecuaria de la provincia".

"Ví a una vecina que salió con una bandera negra y a ella le digo que también es parte de esta Argentina. Seamos grandes y sepamos que en la unidad y en la solidaridad está la esperanza", señaló la Presidenta. Era el cuadro de la profunda división que su visita generó en la ciudad-

Comentá la nota