La visita de K al corazón de la sexta reforzó al "deslucido" FpV local

El senador provincial por la sexta sección, Roberto Fernández, celebró la visita en la víspera del ex presidente Néstor Kirchner a la localidad de Tres Arroyos que contó con la presencia de un numeroso grupo de militantes locales y de la zona, "para tener una labor normal todo el año".
En ese sentido, el dirigente tresarroyense se mostró satisfecho por la actitud de "fuerza que mostró la unión de todos los compañeros", luego de haber sido vapuleado hace unos días por miles de ciudadanos en un asamblea multitudinaria, donde el legislador y empresario fue insultado, descalificado y hasta había llegado a pensar en alejarse de la política.

"No tengo más que palabras de agradecimiento para todos", dijo en los estudios de una radio local y aseguró que "a veces cuando uno es criticado se pregunta si vale la pena seguir, pero obtener este tipo de respaldos queda la certeza que si estoy equivocado, somos varios los errados", se despachó.

En el acto de ayer, quedó de manifiesto que el Justicialismo en Tres Arroyos continúa en crisis. El propio presidente del PJ local –y actual diputado provincial- Pablo Garate faltó a la cita "tan trascendental para todos nosotros, sin motivo alguno", aseguró Fernández.

Hacia fines de la semana pasada, desde varios sectores del FpV y del propio Movimiento Vecinal, partido del cual es el intendente Carlos Sánchez, reprochó el acercamiento "muy ceñido y poco normal", que tiene el jefe comunal actual y el gobierno nacional, que le trajo muchos problemas hacia el seno interno.

Además, también aprovechó la oportunidad para asegurar que "a (Florencio) Randazzo no le consta que el Gobierno le haya pedido a los intendentes que encabezan las listas de candidatos a concejales, plebiscitando su gestión. Parece que es una decisión que los jefes comunales tomaron de forma instantánea", manifestó.

Comentá la nota