En su visita a Adrogué, Kirchner confirmó el envío de fondos para obras.

BROWN: El ex Jefe de Estado y actual presidente del Partido Justicialista encabezó ayer por la noche un plenario político en Almirante Brown junto el jefe de Gabinete nacional, Sergio Massa; el titular de la fuerza en la provincia, Alberto Balestrini; y el intendente local, Darío Giustozzi. Durante su discurso el ex mandatario confirmó la visita de la presidenta de la Nación Cristina Fernández y afirmó el envío de 500 millones de pesos para paliar los efectos del desastre financiero global.
El titular del Partido Justicialista, Néstor Kirchner, encabezó ayer un acto político en Almirante Brown donde aprovechó para defender la gestión de Gobierno de la presidente Cristina Fernández de Kirchner, criticar a la oposición que tendrá el oficialismo en las elecciones de octubre y sobre todo confirmar el envío de fondos por 500 millones de pesos destinado a la puesta en marcha de obras en el distrito.

Acompañado en el palco por el titular del PJ bonaerense, Alberto Balestrini, el jefe de Gabinete, Sergio Massa; el secretario de Obras, José López, la ministra de Infaestructura provincial, Cristina Álvarez Rodríguez y el intendente del distrito, Darío Giustozzi, Kirchner confirmó la presencia de la presidenta de la Nación Cristina Fernandez en ese Partido del conurbano bonaerense.

“Quiero aprovechar esta asamblea de militantes del justicialismo, de otras fuerzas progresistas, todos juntos, dirigentes gremiales, vecinales, empresarios, para pedirles que juntos hagamos con claridad las reflexiones que el ahora indica”, arrancó el titular del PJ a nivel nacional, y afirmó que la Jefa de Estado arribará a la región en los próximos días: “En primer lugar quiero traerles un fuerte abrazo de la compañera Cristina. Me dijo desde España que prontamente va a estar acompañándolos en el Plan de Reconversión y Reconocimiento de Almirante Brown. Así que les dejo un fuerte abrazo y una solidaridad”.

Sobre la parte inicial de su alocución, que párrafo a párrafo fue aplaudida por un estadio colmado, puso especial énfasis en “la inversión de 500 millones de pesos que se llevará adelante Brown”.

“Cristina dijo que aquí estará para luchar con ustedes, poniendo todas sus fuerzas de la mano de los que viven en esta tierra, gracias Brown, la Justicia y la dignidad están llegando”, señaló al hacer referencia al envío de fondos y a la visita de la titular del Ejecutivo nacional en el marco de su plan de entrega de fondos en el conurbano para paliar los efectos del desastre financiero global.

Por otra parte, el ex mandatario le pidió al electorado que dentro de nueves meses tenga “memoria clara sobre lo que pasó” en los años anteriores a su mandato al frente de la Nación y “ayude” a la Jefa de Estado a “consolidar el proceso iniciado”.

“Hay que darle la fuerza necesaria de las instituciones. Tengamos memoria. No quiero recordar cosas que nos han dolido pero les pido a los integrantes de esta alianza que se está formando que tengan humildad y recuerden que en 2001 hundieron a la Argentina”, indicó en referencia a la administración de Fernando de la Rúa.

Y pidió con un tono bastante más bajo que el que venía acostumbrando mostrar en sus anteriores apariciones -sobre todo durante el conflicto con el campo que terminó con el fracaso de la Resolución 125-, que “recuerden lo que le hicieron a la Patria” y “tengan la humildad de acompañarnos”.

“Tengan un poco de respeto por todos ellos –continúo ante la multitud que se acercó al gimnasio del club Brown de Adrogué-, que cada uno asuma en la mochila lo que tiene. Defendamos lo logrado el 25 de Mayo de 2003, pongamos la otra mejilla, nos abracemos a los otros hermanos latinoamericanos y construyamos la Patria que soñaron nuestros próceres: (José de) San martín, (Mariano) Moreno, (Juan Domingo) Perón y Eva Perón".

"La Patria que soñaron y pensaron nuestros hermanos y hermanas desaparecidas, las madres de Plaza de Mayo, también las manos callosas de los trabajadores que recuperaron sus trabajos", completó.

Giustozzi, durante la alocución que abrió el encuentro agradeció la visita del ex Presidente y entre lágrimas por el ingreso al escenario de un retrato de su difunta esposa, Claudia Molina, reiteró su alineamiento con el proyecto kirchnerista.

“Hay que construir una nueva Argentina y en los momentos donde más dura es la situación es cuando se requiere de la colaboración del conjunto todos los sectores”, dijo en referencia a la crisis internacional.

En este contexto, se anticipó también la llegada de la Presidenta, en el marco de su plan de entrega de fondos en el conurbano para pelear los efectos del desastre financiero global, y la promesa de la puesta en pronta ejecución de un plan de obras por 500 millones de pesos en el distrito.

Tras las palabras del jefe Municipal, el flamante presidente del PJ bonaerense cuestionó a los sectores del denominado peronismo disidente y anticipó que previo a los comicios de octubre, desde el oficialismo partidario propiciará una “interna para que sean los afiliados los que elijan a sus candidatos”.

Ya en los bises, durante el final de su largo discurso, Kirchner aprovechó para referirse al sector empresarial y resaltó como portavoz: "Me dijo Cristina y lo transmito, le pido a los empresarios que han ganado tan bien durante tantos años: ‘hay que ganar un poquito menos’ para que no se toque ningún puesto de trabajo".

"Profundicemos el modelo. Que nos ayuden a encontrar el camino con las otras fuerzas progresistas del país. Haciendo pie en la utopía, en los triunfos que hemos logrado, en lo que nos falta hacer. Hoy los llamamos a la solidaridad, a pensar en una Patria mejor, a construir una gran Latinoamérica", expuso el ex gobernador de Santa Cruz.

En otro tramo de su discurso, recordó que "el mundo vive días muy difíciles” y confesó que la actual coyuntura internacional le hace recordar, “llevada a un plano más chico, a la angustia que tenía este hombre que ven acá cuando el país se derrumbaba, cuando había que salir a poner el corazón y la inteligencia junto al pueblo".

"Encontramos un país arrasado por la incompetencia de aquellos que nunca lo quisieron ni defendieron. Tuve, cuando inicié mi gestión casi más desocupados que mi intención de voto", dijo.

Y completó: "En este desastre que conmueve al mundo, dijeron que nosotros éramos un veranito, pero estábamos construyendo el futuro del país con plena capacidad de consolidación económica".

También hizo especial hincapié en el accionar del gobierno frente a los Derechos Humanos, destacando que "en el marco de la memoria con justicia empezamos una profunda tarea de la recomposición de los derechos humanos en Argentina".

"Ahí están con una justicia aún lenta, pero empiezan a rendir cuentas ante la Justicia. No buscamos venganza, sino Justicia para aquellos que no se la dieron, a los que desaparecieron y torturaron", remarcó.

Después instó a profundizar "el cambio en la Argentina con toda nuestra fuerza peleando por los que menos tienen". "No es justo que la crisis la pague siempre el pueblo. Que los grupos económicos se hagan cargo de los errores que cometen", resaltó.

Puntualizó, en este sentido: "Para afrontar esta crisis que no es nuestra, estamos llevando adelante un fuerte plan de obras públicas, que consolide el trabajo, la salud y la educación".

"Me ponía -dijo Kirchner- en el lugar del presidente (de Estados Unidos, Barak) Obama con la fuerza que tiene que salir a reconstruir ese país que cayó por la política neoliberal de Washington. Deseamos que le vaya bien, que pueda dar la batalla con éxito, por los EE.UU. y por el resto del mundo también".

Comentá la nota