Dos visiones sobre la crisis del campo

Los dirigentes ruralistas no acordaron con la Provincia en el diagnóstico de la situación del sector. Para la dirigencia rural, el problema deviene de las políticas del gobierno K. Para los emisarios de Jorge, la falta de lluvias.
La reunión entre los representantes de las entidades rurales de la provincia con el gobierno provincial duró dos horas y media. Comenzó a las 9.30 y se extendió hasta las 12. El lugar fue el Ministerio de la Producción, en la Casa de Gobierno. Los ruralistas exigieron una vez más que la provincia se ponga al frente de los reclamos del sector ante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. "Presentaron un petitorio, intercambiaron una serie de opiniones y quedamos con el ministro (de la Producción, Abelardo Ferrán) en planteárselo al gobernador", sintetizó el subsecretario de Asuntos Agrarios, Enrique Schmidt.

¿Qué pidieron? Refinanciación de pasivos, con períodos de gracia para el sector. "El ministro les explicó qué sistemas de financiación existen. En algunos de los casos, dijeron que no los conocían", apuntó el subsecretario a LA ARENA. Además, solicitaron la declaración de la emergencia y el desastre agropecuario en el ámbito nacional, medida que estaría en tratativas y saldría a través de dos decretos. Los beneficios que incluiría serían la eximisión del pago de impuestos para las ventas forzosas.

Otro reclamo fue la aplicación de compensaciones para los ganaderos que malvendieron su hacienda. En ese sentido, Ferrán habría respondido que las refinanciaciones que están en marcha funcionan como compensadoras. Otro de los puntos fue la recomposición de la producción a través de créditos con tasas acordes al plazo del ciclo productivo, algo que, según las autoridades provinciales, está incluido en el plan ganadero, en las compras de los rollos para alimentar los rodeos y la refinanciación de los préstamos para la siembra de granos gruesos. También recordaron que Jorge anunció créditos blandos para el sector en la inauguración de la Exposición Rural de General Pico, el fin de semana.

Jurisdicción.

El gobierno no tuvo respuestas en cambio para los aspectos que dependen de las políticas emanadas de la Casa Rosada. "No está en nuestro ámbito. Más que hacer sugerencias y pedidos no podemos, y ya los hemos hecho", se justificó Schmidt. Las partes sí coincidieron en una cosa: el sector agropecuario está en problemas. Pero el diagnóstico difiere en cuanto a las causas. Para el gobierno el problema principal es la sequía; para la Mesa de Enlace pampeana, la falta de rentabilidad provocada por las políticas del gobierno kirchnerista, a las que consideran nocivas.

"Fue una discusión entretenida. En algunos casos, los planteos fueron claros; en otros, fueron poco claros y precisos. Desde el gobierno les manifestamos que todo el tiempo estamos trabajando para resolver los problemas de la producción tranqueras adentro. En los temas nacionales hay aspectos que están lejos de nuestro alcance", concluyó Schmidt.

Rentabilidad.

Andrés Souto, dirigente de la Asociación Agrícola Ganadera, representó a esa institución, junto con Miguel Torroba, el actual presidente. "Esta era una reunión que habíamos pedido al gobernador y nos mandó a hablar con el subsecretario y el ministro. Discutimos algunas cosas en las cuales no llegamos a un acuerdo total porque el ministro sigue empecinado o se escuda en la sequía, cuando está totalmente demostrado que la sequía es uno más de los problemas que nos desbordó en este año. En los trabajos de rentabilidad que presentamos en reuniones anteriores los números dan negativos", afirmó.

Para Souto, el ministro no quiere reconocer esa situación porque sería admitir los errores del gobierno nacional en cuanto a las políticas para el agro.

Si bien el núcleo duro de las diferencias no se pudo disolver, Souto aseguró que algunas cuestiones del petitorio se vienen resolviendo, como el caso de la refinanciación de las deudas -"se debe profundizar", pidió- y la oferta de créditos blandos. Durante las dos horas y media que duró el encuentro, los productores reiteraron varias veces la solicitud de una audiencia con Jorge.

Las filiales de las sociedades rurales de las localidades de Macachín, General Pico, General Acha, Toay y La Adela fueron de la partida (nucleadas en Carbap), junto con la Asociación Civil Rural de Lonquimay, la Asociación de Productores de Chapaleufú, la Asociación Rural de Cereales, Miguel Riglos y Anchorena y la Agrícola. Hubo representación de la Federación Agraria Argentina (FAA) y la Sociedad Rural Argentina (SRA), pero no de Coninagro.

Comentá la nota