Visión tucumana de la decisión y suicidio del ex comisario

Las personas consultados coincidieron en afirmar que no esperaban que el “El Malevo” Ferreyra acabara con su vida de la forma que lo hizo, y menos frente a las cámaras de televisión.
La muerte del Mario "El Malevo" Ferreyra, un hombre incorporado entre los tucumanos populares, impactó con fuerza en el país y en el mundo. La horrorosa imagen de su suicidio frente a una cámara de televisión seguramente perdurará por siempre en la mente de quienes tuvieron la oportunidad de observar ese macabro momento. El arma que usó cuando policía, la misma con la que impuso su rudeza y que además le costó más de una visita a los tribunales, terminó siendo la misma que utilizó para quitarse la vida. Tanto en vida, como después de muerto, "El Malevo" seguirá siendo polémico, y generando amores y odios. EL SIGLO consultó a los tucumanos sobre el fallecimiento del ex comisario, encontrando como primera coincidencia "la sorpresa".

"Lo que hizo no fue correcto. Tendría que haber sido valiente, como siempre, y haber afrontado la situación", expresó José Sallán, quien dijo admirar al Malevo. "El suicidio fue una actitud cobarde. Como final de la película no me gustó", añadió.

Para Anibal Zenavilla, de 22 años, el Malevo se mató según sus convicciones. "Quiso demostrar algo. Él siempre fue autoritario y nunca tuvo miedo", agregó el joven.

Eliana López, una ama de casa de 25 años, dijo que le parece mal que el Malevo se quitara la vida. "Fue cobarde y estuvo mal que lo haya hecho frente a su familia y a la cámara de televisión", comentó y recordó que cuando ella era chica en su familia se hablaba de Ferreyra como un héroe.

Por su parte, José, que no quiso dar su apellido, calificó al Malevo como "un mal necesario para la sociedad". "La Justicia debería haber contemplado que él había abatido a delincuentes con un extenso prontuario y que eran elementos peligrosos para la sociedad", expresó. "Él sabrá porque tomó la drástica decisión de matarse. Sería muy desacertado opinar sobre eso", admitió.

Por su parte, Fabiana Soria, dijo que el Malevo fue muy valiente al tomar la decisión de acabar con su vida. "Lo hizo para demostrar que él no era culpable de lo que lo acusaban", comentó.

Eduardo Navarro, empleado, afirmó que "el suicidio da un mensaje no sólo individual, sino que engloba a toda la sociedad". Para Navarro, "fue una forma de pedir ayuda, una huida, aunque también es una forma de demostrar poder", señaló, y agregó: "Para mí, el Malevo fue un ser humano con todos sus defectos y virtudes. No fue un héroe ni un ídolo".

Gabriel Arancibia reconoció que se asombró al enterarse de la noticia. "Era muy respetado y famoso por ser `mano dura´. Sabiendo eso no me imaginaba que podía terminar así, aunque tenía muchos problemas", dijo.

La docente Fátima Silva también se sorprendió con el suicidio de Ferreyra. "Era una persona muy fuerte", opinó.

Para Estela Díaz, ama de casa, lo más triste del hecho es que su familia haya presenciado el momento del disparo fatal. "Si el hubiese seguido en su cargo no habría tantos delincuentes como ahora", agregó.

Fernando Giménez dijo que era esperable que el Malevo acabara así. "Era una persona enferma de vanidad y muy desequilibrada. Al suicidarse demostró irresponsabilidad como padre de familia y como persona que se había dedicado a proteger a la sociedad", señaló.

Gustavo Bertini también se mostró en contra de que Ferreyra haya decidido dispararse frente a las cámaras.

Silvia Pretel, por su parte, dijo que le parece correcto que Crónica TV haya transmitido las imágenes del suicidio. "Si tenían la primicia me parece bien que la hayan pasado", comentó. "Se mató porque la presión era mucha, aunque no me esperaba que termine así. No valía la pena que lo sigan persiguiendo", opinó. Su hermana Hortensia también dijo que la noticia la había impactado. "Ningún ser humano debe tomar esa decisión", expresó.

Alejandro Daniel Arismendi, de 22 años, dijo que las imágenes de la muerte de Ferreyra fueron sorprendentes y rechazó el hecho de que las hayan transmitido durante el horario de protección al menor. "No entiendo porque decidió matarse en vez de aguantar un poco. Cuando yo era chico me acuerdo que contaban que él era muy bueno y que no había tanta delincuencia como ahora", recordó.

"No merecía terminar así, pero ya estaba jugado. Era un buen tipo y con él no había tantos delincuentes", dijo el albañil Roberto Villalba. "Era duro, pero debería haber 20 como él para que Tucumán esté bien de nuevo. Ahora te viven robando", agregó.

El taxista Carlos Machado dijo que el hecho fue inesperado. "Me sorprendió muchísimo", reconoció, y dijo: "Para mí era un muy buen policía y para la sociedad era un estandarte de la lucha contra la delincuencia".

Comentá la nota