"El virus circula comunitariamente".

La funcionaria destacó que "probablemente haya 3000 casos en el territorio provincial". Ante esto se propusieron "profundizar medidas de distanciamiento social que tuvieran un alcance masivo para disminuir las variables que podemos controlar".
El gobierno provincial decidió ayer suspender las clases hasta las vacaciones de invierno. La misma determinación tomaron las autoridades de las Universidades Nacional de Rosario y del Litoral para sus facultades y escuelas (ver página 2). Además, desde el ministerio de Salud recomendaron que todas las actividades programadas desde el Estado que involucren conglomerados de personas en espacios cerrados se posterguen; por lo que las secretarías de Cultura provincial y municipal suspendieron todas las ofertas de espectáculos. De todas maneras, se confirmó la realización de los comicios internos del 5 de julio, que se desarrollarán con normalidad. Según explicó la secretaria de Salud provincial, Débora Ferrandini, en entrevista exclusiva a Rosario/12, "el virus está circulando comunitariamente, y no se necesita nexo epidemiológico. Podemos decir que el componente más importante de la gripe estacional es la gripe A. Es decir, si alguien tiene gripe, sería excepcional que no fuera A". La funcionaria destacó que "probablemente haya 3000 casos en el territorio provincial", y ante esto se propusieron "profundizar medidas de distanciamiento social que tuvieran un alcance masivo para disminuir en algo las variables que podemos controlar y que van configurando la tasa de ataque".

A partir del avance de la enfermedad, la cartera de Salud provincial ya no analiza caso por caso para comprobar si hay gripe A. "De hecho, el 90 por ciento de nuestras últimas muestras eran A, lo que significa que es el virus que más está circulando en este momento", señaló Ferrandini, para agregar que "la mayoría de los cuadros son tan banales que la gente no consulta. Los cuadros de gripe, en general, pueden cursar con un poco de fiebre y un síntoma respiratorio que se pueden resolver en un par de días".

"Esto le está pasando a mucha gente que está infectada con gripe A, y que siente que con esos síntomas no justifica ir al médico -continuó Ferrandini ; entendiendo que los servicios médicos, especialmente los de sectores medios y altos, en este momento están muy congestionados. Es muy posible que más allá de los 1500 casos que estamos documentando, los afectados sean 3000. Y ante la falta de una medida de escala regional o nacional, nos pareció imprescindible avanzar en una medida provincial que de alguna manera catalice, como ya nos ha pasado en otras oportunidades, una respuesta a mayor escala".

Según la funcionaria, "teníamos la posibilidad de adherir a protocolos de mitigación que fueron esencialmente propuestos. El tema es que entendemos que esto nos deja con muy pocas herramientas, y la experiencia en las sociedades que han optado por este camino, aún en mejores condiciones que las nuestras, no experimentan un resultado positivo. De hecho, en Buenos Aires y el conurbano, que pasó rápidamente a mitigación, vieron colapsados su sistema sanitario por el modo en que se sumaron casos".

Atendiendo esta situación, desde el ministerio de Salud se propusieron profundizar medidas de distanciamiento social que tuvieran un alcance masivo para disminuir en algo las variables que pueden controlar y que van configurando la tasa de ataque. "Tenemos el antecedente de Canadá, que tuvo una disminución de la tasa de ataque a partir del cierre sistemático de escuelas, e incluso de volver a clases controlando que nadie ingrese con temperatura; y el antecedente de algunas regiones de Estados Unidos, en torno a 750 escuelas que cerraron", precisó Ferrandini.

Para coordinar y articular tareas, la funcionaria señaló que evaluaron la necesidad de establecer un período prolongado. En principio lo harán en estas cuatro semanas para ver el impacto de las medidas, teniendo en cuenta que también existe la posibilidad que no sean suficientes, y en ese caso plantearán la necesidad de continuarlo". De todas maneras, Ferrandini dijo que se trata "de medidas transitorias, no se trata de entrar a vivir en función de la gripe A, pero esto puede instalar un freno a la progresión".

Además de la suspensión de la asistencia a la actividad en las aulas, el gabinete provincial recomendó que todas las actividades programadas desde el Estado que involucren conglomerados de personas en espacios cerrados se posterguen. Por tal motivo, las actividades organizadas por las secretaría de Cultural provincial y municipal quedaron suspendidas totalmente; ya sea recitales, talleres, escuelas y todas la oferta de espectáculos. En este sentido, Ferrandini pidió "una profunda recomendación a la sociedad civil para que le dé una prioridad a estas circunstancias en las próximas cuatro semanas, y apelamos a la responsabilidad individual para legitimar estas medidas".

Se suspenden las clases, se piden aislamientos voluntarios, pero se confirman las internas del domingo. "Es interesante que la gente lo entienda, porque sin democracia no podemos producir salud. Un sufragio es un acto de máxima jerarquía; del mismo modo que lo es ir a trabajar. Por otro lado, es un acto breve, lo realizan adultos que pueden hacerse cargo de algunos requerimientos, como no usar saliva para cerrar lo sobres, y lavarse las manos, eso es todo lo que estamos pidiendo", apuntó la secretaria de Salud provincial.

Mientras la provincia tomaba la determinación de suspender las clases y las actividades culturales masivas, Graciela Ocaña presentaba su renuncia a su cargo. Según Ferrandini, el ministerio de Salud de la Nación hizo "una convocatoria oportuna a las provincias, y hemos tenido un ejercicio de reuniones en torno al problema". De todos modos, la viceministra de Salud entiende que "no es una circunstancia feliz transitar una pandemia cambiando equipos de gestión de un ministerio; es algo que no nos deja tranquilos".

Respecto a la emergencia sanitaria nacional, la funcionaria dijo que "enfrentar la pandemia va a requerir de los servicios de salud mucha flexibilidad y hacer cosas nuevas. Esto es mucho más fácil si descomprimimos la administración burocrática y podemos tomar decisiones más rápidas para resolver el problema, como ocurrió por ejemplo durante las inundaciones en la ciudad de Santa Fe. El sistema de salud aprendió muchísimo de la catástrofe en términos de poder ensayar nuevas formas de organización".

Comentá la nota