Más virulencia y hasta denuncias en la campaña neuquina

Podestá descolló ventilando que Quiroga cobra un sueldo del Senado. Escobar dibujó una sonrisa asegurando que quieren que los neuquinos elijan entre Frankestein y Drácula. Quiroga dijo que ayudará a Sapag desde el Congreso, y Brillo dijo que los radicales desilusionados lo votarán a él.
Junto con el ingreso al último tramo de la campaña política, se incrementó el nivel de ataques entre candidatos, y descolló imprevistamente el candidato del Frente Grande-UNE-FAP, Raúl Podestá, quien se despachó contra Horacio Quiroga al asegurar que "no deja prebendas" del poder y que "cobra un sueldo de 5.300 pesos en el Senado".

"Esto demuestra la incoherencia de un hombre que llegó al gobierno de la mano de Kichner y de la noche a la mañana pasó a oponerse a ese gobierno, pero conserva las prebendas del poder, y no deja el cargo en el senado", dijo Podestá, quien aseguró disponer de "la copia del recibo de sueldo de Quiroga, por el que cobra 5.300 pesos por un cargo en el que figura como administrativo, a lo que se suman seguramente otros adicionales como viáticos y pasajes aéreos".

Jesús Escobar, el candidato de Libres del Sur, un incansable buscador de frases ingeniosas, prefirió señalar que señaló que "a la provincia le espera un triste futuro si nuestro destino pasa por elegir entre Brillo y Quiroga" y definió al dueto político como "un perverso mecanismo para hacer elegir a los neuquinos entre Frankenstein y Drácula".

El candidato de la UCR, Horacio Quiroga, en cambio prefirió tirar una onda paz y amor no exenta de ironía al asegurar que "a partir de nuestra asunción como diputados nacionales (que da como segura), tanto Linda Yagüe como yo, vamos a ponernos a disposición del gobernador Sapag para pelear por los intereses de la provincia de Neuquén frente a un gobierno nacional que apela a la concentración de recursos para hacer y deshacer a su antojo".

"Aunque en 2007 hayamos sido adversarios y pertenezcamos a distintos partidos políticos, vamos a colaborar con el gobernador en lo que él considere necesario, pero tendrá que demostrar que realmente tiene voluntad de reclamarle a Nación por lo que nos pertenece", dijo Quiroga.

Mientras, el candidato del MPN, José Brillo, no solo pronosticó que será el partido provincial el que se quedará con dos bancas en la elección, sino que remarcó tener "el acompañamiento de nuestros afiliados, independientes y también de muchos radicales que no le perdonan a Quiroga haberse pasado a las filas del Kirchnerismo".

Dijo Brillo que "seguramente la gente habrá interpretado que somos los únicos que estamos haciendo propuestas para Neuquén, que la discusión Kirchnerismo o Antikirchnerismo no le resuelve los problemas, y que puede confiar en la autonomía y la independencia de nuestra propuesta frente a la de los Partidos Nacionales".

Comentá la nota