"La ley es una virtual confiscación"

Entrevista. El reconocido jurista habló en exclusiva con EL LIBERAL y dijo que la iniciativa afecta la libertad de prensa y que apunta a "intereses personales y políticos" de Kirchner.
El martes, varios de los constitucionalistas más importantes del país concurrieron al Senado a dar su visión sobre el proyecto de la ley de Medios. Uno de los más destacados juristas de la Argentina, Félix Loñ, expuso ante los senadores sus objeciones al proyecto. En una charla en exclusiva con EL LIBERAL, Loñ explicó cuáles son los principales defectos de la iniciativa del Poder Ejecutivo.

"En general, no es que todo el proyecto merezca un rechazo, lo que ocurre es que hay que encontrar cuál es el propósito, y una gran parte de esta búsqueda surge de quienes lo impulsan y cuáles son sus proyectos políticos", analizó el constitucionalista.

"La ley no es una cosa abstracta que cae sobre la realidad, esto está hecho por seres humanos que tienen una finalidad. Esa finalidad puede apuntar al bien general o a veces al interés personal político de quien lo impulsa. En este caso se da la segunda situación", sentenció.

Durante la entrevista, el jurista puso un especial énfasis en que la normativa que impulsa el kirchnerismo, afecta a un principio insoslayable como es el derecho de expresión, tutelado explícitamente en la Carta Magna nacional y los tratados internacionales rubricados por nuestro país.

"Esta ley pone en riesgo la libertad de expresión, que es un derecho consagrado en nuestra Constitución, tratados internacionales, en declaraciones de derechos y otros constituciones, goza de una protección especial. Nosotros consagramos la libre expresión diciendo que ‘todos los habitantes gozan del derecho de publicar sus ideas por la prensa sin censura previa’ y después en 1860 se le agregó el artículo 32, que dice que ‘el Congreso no dictará leyes que restrinjan la libertad de imprenta’, esto viene a reforzar el artículo 14 que ya estaba en el texto de 1853", remarcó.

"La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de la Revolución Francesa de 1879 -se explayó- consagró el derecho de la libertad de expresión diciendo: ‘La libertad de opinión y de pensamiento es uno de los derechos más preciosos del hombre’, fíjese dice ‘más preciosos’ y en consecuencia todo ciudadano puede decidir escribir e imprimir libremente".

Durante su análisis, Loñ afirmó que esta ley está fuertemente vinculada con el proyecto político a futuro del kirchnerismo.

"El proyecto está relacionado con el plan político del matrimonio Kirchner, ése es el propósito, ya ha tomado estado publico, lo han dicho comentaristas, los diarios han informado de eso y jamás fue desmentido por ningún funcionario del gobierno", dijo el constitucionalista quien agregó: "Kirchner hace esta ley porque quiere ser candidato en 2011, por eso monta esta ley con una autoridad de aplicación que dura 4 años y que durará en sus funciones hasta la mitad del próximo período presidencial, es decir hasta el 2013".

"Otra de las disposiciones que se puede cuestionar es la que establece en el artículo 32 del proyecto, que un medio de comunicación que va a actuar en un lugar de menos de 500.000 habitantes, tiene que participar de la licitación para obtener una licencia, pero la adjudicación queda en manos del Ejecutivo, no en la autoridad de aplicación", reveló.

"Tenemos, para rematar, ese artículo que dice no se reconocerán derechos adquiridos ni las inversiones hechas por los medios a los que se les otorgaron las licencias por diez años a partir del 2005 es decir vencerían en el 2015. Ahora se quiere obligar a los medios a desprenderse de las licencias que excedan el número de 10 que es el permitido, y además quieren que se desprendan en los próximos 12 meses, se trata de un plazo muy breve para vender bienes que han perdido automáticamente su valor, lo que se hace con la ley es una virtual confiscación", concluyó.

Fuerte objeción a la autoridad de aplicación

"El problema no es que este Ejecutivo tenga una influencia tan importante en los medios, sino que cualquier otro pueda tenerla, lo que debería pasar es obtener una ley por consenso, donde la sociedad esté tranquila de que esa ley protege la libertad de expresión", sostuvo el constitucionalista

"A veces hay que hurgar un poco la norma para darse cuenta de los propósitos. Tiene una autoridad de aplicación con siete miembros donde no hay una participación pluralista. Un presidente y un director que serán designados por el Ejecutivo, el Congreso propone tres miembros más, uno por la mayoría, uno por la primera minoría y uno por la segunda, hasta acá tiene tres el oficialismo. El Consejo Federal propone dos miembros uno propio y un académico, el Consejo Federal tiene una mayoría que responde al Gobierno central, tenemos la posibilidad de que surja un candidato proclive a favorecer al oficialismo, es decir, cuatro miembros que responden al Ejecutivo, eso no está bien", analizó el jurista Félix Loñ

Comentá la nota