Violento desalojo de 210 familias que usurparon terrenos en Trelew

PERSONAL MUNICIPAL Y EFECTIVOS POLICIALES, UTILIZANDO MAQUINARIAS, SACARON POR LA FUERZA A LOS OCUPANTES ILEGALES DE DOS PREDIOS
En la madrugada de ayer, personal municipal comenzó a desarmar las precarias construcciones de los ocupantes. Hubo detenidos, heridos y pedradas.

Unas 150 familias que usurparon terrenos desde hace más de dos meses enfrente de los barrios Los Aromos y 119 Viviendas; y otras 60 familias, que ingresaron a un predio privado el último sábado, ubicado enfrente del Aeropuerto Viejo, sobre Avenida Juan Domingo Perón, fueron desalojadas en la madrugada de ayer, por policías de todas las fuerzas y personal municipal de diferentes áreas.

El desalojo, que comenzó a las 5:30 de la madrugada, habría tomado por sorpresa a algunas familias. La orden de desalojo fue por resolución del Tribunal Municipal de Faltas, que emitió dictamen el pasado 20 de agosto.

Hubo violencia, heridos, pedradas entre efectivos policiales y personal municipal con los ocupantes ilegales (muchas de ellas mujeres), ranchos incendiados, y fueron lastimados hasta los niños.

Los trabajadores municipales concurrieron a desalojar a la gente con uniforme de trabajo, todos vestidos con ropa naranja, y muchos directivos de áreas se hicieron presentes también para controlar la demolición de las construcciones precarias.

VIVIENDAS INCENDIADAS

Un solo usurpador prendió fuego la vivienda. En tanto, otras viviendas aseguran que fueron incendiadas por personal municipal.

No todos los ocupantes ilegales pertenecen al Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD). En estas tierras habían trabajadores de la pesca, obreros de la construcción, y muchas familias «que no tenemos vivienda y no podemos alquilar más», dijeron.

El cuadro era desolador. A la madrugada, según contaron unas mujeres que estaban usurpando tierras enfrente del barrio Los Aromos, «nos despertamos de golpe con el ruido de las máquinas, policías, gente del Municipio. Las máquinas y camiones que dicen «Municipio de Trelew».

«No miraban si había gente», dijeron las vecinas que están hace un mes usurpando tierras. «Prácticamente estábamos viviendo. No todos somos del Movimiento», dijeron, indicando que hay dos grupos pero «todos estamos en la misma porque necesitamos una casa».

«La Municipalidad no está para tirar viviendas, está para ayudarnos», señalaron, «y sabemos que a mucha gente de ellos le han dado viviendas».

En el marco del desalojo «no miraron nada, quemaron y rompieron; quemaron nuestros colchones, frazadas y zapatillas de los chicos». Lo poco «que tenemos lo prendieron fuego».

HUBO DETENIDOS

Cuando se produjo el enfrentamiento entre los policías y usurpadores hubo una trifulca y se produjeron detenciones. Los detenidos fueron alojados en las Comisarías Segunda y Tercera.

Frente a la Comisaría Tercera, en Avenida La Plata y Emiratos Arabes, se cortó la calle. Los integrantes del MIJD realizaron una manifestación espontánea pidiendo que se los libere.

Quemaron neumáticos y se quedaron allí hasta las 11 de la mañana, horario en que marcharon hacia la Municipalidad.

Los detenidos fueron Antonia Martínez, líder del MIJD; Leonardo Almada, Ayelén Ynostroza, Federico Muñoz, Brenda Baeza, Brenda Quevedo, Matías Quevedo y Mariela Muñoz.

SIN ORDEN JUDICIAL

Funcionarios de Defensoría Pública se hicieron presentes en el marco del desalojo, y los abogados Eduardo Hualpa y Sergio Rey, estuvieron en las Comisarías para acompañar a los detenidos.

Hualpa dijo que todo este procedimiento fue «ilegal» habida cuenta que «en ningún momento se mostró orden judicial» de desalojo.

«Yo me anoticio de esto por la radio. Vine cerca de las 8 y esto era una batalla campal, un desastre. Había policías y empleados municipales que estaban derribando las casitas. Me han dicho que todo comenzó a las 5 de la mañana, acá había chicos y quedaron afuera a esa hora. Acá hay responsables políticos».

Según los abogados «acá no se mostró orden judicial».

CAOS Y TENSION

Entre las 7 y las 8:30 de la mañana se vivieron los momentos de mayor tensión en el desalojo.

Pedradas mutuas, efectivos policiales con perros y caballos, gritos y llantos de mujeres, un ruido constante de maquinarias, y autobombas de bomberos extinguiendo el fuego de las casillas.

Chapas y maderas desparramadas; ropa, frazadas y colchones quemados; esqueletos de camas y heladeras, todo destrozado y desparramado... Fuentones, mesitas, sillas y hasta algún juguete perdido...

Por unos instantes se vivió un caos en las tierras que, hasta el jueves, tenían precarias construcciones de chapas, maderas, carcazas de electrodomésticos, telas, y banderas argentinas.

En la Avenida Juan Domingo Perón efectivos de Gendarmería controlaban el tránsito; en el interior del barrio una fuerte dotación de la Policía Montada y de Infantería; además los bomberos y efectivos de las distintas jurisdicciones custodiando el edificio de la Seccional Tercera.

Comentá la nota