Violento ataque de los talibanes a un cuartel

Por lo menos 10 personas murieron ayer en un ataque al cuartel general del ejército paquistaní en Rawalpindi, en las afueras de Islamabad, perpetrado por los talibanes, que tomaron como rehenes a unos 15 miembros de las fuerzas de seguridad.
Al cierre de esta edición, los talibanes se mantenían atrincherados en uno de los edificios militares y habían liberado a ocho de los cautivos.

Según Athar Abbas, vocero del ejército paquistaní, un grupo de personas vestidos con uniformes militares, a bordo de un vehículo que se cree transportaba explosivos, intentó forzar el puesto de control del acceso principal del cuartel militar. Luego de lanzar un par de granadas, se dirigieron a un puesto de control contiguo, donde el automóvil fue bloqueado, y se desató un tiroteo con los militares que hacían guardia.

Tras casi una hora de enfrentamientos, en los que murieron seis militares y cuatro insurgentes, los talibanes que sobrevivieron al ataque se refugiaron en un edificio de las fuerzas de seguridad, donde tomaron como rehenes a 15 personas.

El ataque fue reivindicado por el grupo talibán Tahrik-e-Taliban Pakistan (TTP), el mismo que se adjudicó el atentado del lunes pasado contra la oficina del Programa Alimentario Mundial (PAM) en Islamabad, que dejó cinco muertos.

El TTP, considerado muy cercano a Al-Qaeda, exigió ayer el fin de las operaciones militares en el oeste de Paquistán, en la frontera con Afganistán, y el cierre de todas las oficinas de las ONG extranjeras en el país.

Este violento ataque al cuartel del ejército tiene lugar un día después de un atentado suicida que dejó casi 50 muertos en una zona comercial de la ciudad paquistaní de Peshawar.

El presidente de Paquistán, Asif Alí Zardari, señaló que la ola de violencia no cambiará los planes militares en el valle de Swat y una nueva ofensiva antitalibán en el sur de Waziristán. Este aumento de atentados y de enfrentamientos en la región se produce mientras el presidente estadounidense Barack Obama reevalúa la estrategia de su país en Afganistán, país vecino de Paquistán, que es a su vez uno de los puntos neurálgicos en la lucha de Washington contra el terrorismo,

Comentá la nota