Una violenta huelga paraliza Grecia

Los desmanes continúan tras la muerte de un joven, supuestamente a manos de un policía. La oposición pide elecciones anticipadas.
La policía griega volvió a chocar hoy con manifestantes cerca del Parlamento, en coincidencia con una huelga general que paralizó la salud, la educación y los aeropuertos y aumentó la presión sobre el gobierno luego de cuatro noches sucesivas de los peores protestas en el país en 20 años.

Los desmanes estallaron el sábado a la noche tras la muerte de Alexandros Grigoropoulos, de 15 años, en Atenas, a manos de un policía. El abogado de los dos policías acusados del crimen dijo hoy que peritajes demostraron que el joven murió por el rebote de una bala y no por un disparo directo contra su cuerpo.

El letrado Alexis Kugias precisó que la bala que disparó el policía acusado, Nontas Korkoneas, chocó primero contra un poste o una vidriera y luego impactó en el cuerpo del chico. "Se trata de un gran malentendido", dijo el abogado, y añadió que "el policía disparó al aire y la bala rebotó de arriba hacia abajo", de esta manera corrobora la versión de los agentes de seguridad de que no dispararon directamente contra la víctima.

Uno de los policías fue acusado de "asesinato intencional" y el otro de complicidad en el crimen, y los dos deberán comparecer a declarar a un tribunal.

LA HUELGA EXIGE CAMBIOS EN MEDIO DE DESMANES. Cuatro noches sucesivas de saqueos e incendios en Atenas y otras ciudades desde la muerte del joven dejaron en jaque al cada vez más impopular gobierno del primer ministro Costas Karamanlis, que ya enfrentaba cuestionamientos por su política económica y que ahora afronta pedidos de renuncia por su manejo de la crisis.

Convocados por los dos principales sindicatos del país, unas 10.000 personas marcharon hasta el Parlamento en el marco de una huelga general convocada hace más de un mes contra la política de privatizaciones que impulsa el gobierno conservador.

Al grito de "policías asesinos!", unos 200 jóvenes al parecer desprendidos de la marcha comenzaron a arrojar piedras y bombas molotov contra un cordón policial que rodeaba el Parlamento. Los agentes respondieron con gases lacrimógenos y tiros de fogueo, según informó la agencia DPA.

Las manifestaciones se producen los últimos días en forma constante en la capital griega, ayer las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos contra cientos asistentes a las protestas luego del multitudinario entierro del joven, que reunió unas 6.000 personas. La policía detuvo a 150 individuos desde el inicio de los desordenes públicos.

En el medio de la crisis, la oposición socialista -que encabeza los sondeos de intención de voto- exigió ayer la convocatoria de elecciones anticipadas, tras decir que el gobierno es incapaz de defender a la sociedad.

Comentá la nota