Los vinos salteños subieron a escena y lucieron su calidad

Los vinos salteños subieron a escena y lucieron su calidad
Unas veinte bodegas llevaron sus mejores exponentes para compartirlos con salteños y extranjeros. Fueron dos noches con gran asistencia a charlas y muestras. Se difundió la ruta turística del vino.
Salta tiene recursos para estremecer las copas del mundo. La luminosidad de la atmósfera y el reflejo de la luz solar sobre la tierra confieren a las uvas calchaquíes características que sólo se transmiten a través de los vinos salteños... Cada región pone en sus productos el inconfundible gusto a terruño. El vino salteño guarda el color y el sabor de los cerros, del valle y del sol calchaquíes.

Esta sensación quedó plasmada en el Salón del Vino de Altura 2009 realizado recientemente en Salta, que tuvo el objeto de contribuir al posicionamiento de las bodegas salteñas y al consumo de sus vinos dentro de la provincia. Y lo cumplió con creces. La concurrencia fue absoluta en las dos noches que subieron a escena los exponentes de las bodegas y se brindaron a la gente. Es que invitar a disfrutar del vino es una propuesta para despertar todos los sentidos.

En este Salón del Vino se buscó fomentar un mayor conocimiento sobre la producción salteña y difundir la Ruta del Vino de Salta como destino central del enoturismo argentino.

Salteños y extranjeros buscaban su espacio en cada stand del Salón del Vino de Altura para catar los nuevos, los viejos conocidos y los premiados por la crítica especializada. Nadie se quedó con las ganas. Se pudieron degustar varietales, vinos de corte, blend reserva y los premium. Estaban a la mano vinos que se consiguen en las góndolas desde los 20 pesos o menos, hasta los que sólo se pueden degustar "convidados", de más de 300 pesos la botella.

Estuvieron presentes con sus vinos las bodegas La Banda, Etchart, El Esteco, Domingo Hermanos, El Tránsito, Martorell, Colomé, J. L. Mounier, Finca Quara, Tacuil, Nanni, Humanao, Cooperativa Vitivinícola de Cafayate, La Bodeguita, Salvador Figueroa, Tukma, Familia Muñoz y Peña Veyrat Durbex. Fueron acompañados por otros productores de alimentos gourmet, entre ellos Ilolay, Santa Helena y Cabras de Cafayate, con sus riquísimos quesos para degustar y acompañar el vino, Late Chocolate, con dulces y conservas regionales, y Agua Marinaro.

Hubo degustaciones dirigidas con presentaciones de nuevas bodegas y productos, charlas sobre maridajes entre vinos y quesos, y una presentación sobre la Ruta del Vino de Salta.

Sin dudas el paisaje y la vida de las regiones altas o serranas condicionan el carácter de los hombres y dan particularidad a los frutos del terruño.

La altura es una característica que identifica a los vinos salteños. "Es un ícono de nuestro pueblo, como el gaucho, el folclore o el poncho rojo y negro". Se consideran viñedos de altura aquellos ubicados por encima de los 1.200 metros sobre el nivel del mar.

En Argentina, se encuentran dentro de este grupo las regiones del Valle de Uco (Mendoza, a 1.200 metros), El Pedernal (San Juan, 1.340 metros), Famatina (La Rioja, 1.400 metros) Fiambalá, Tinogasta y Santa María (Catamarca, entre 1.500 y 2.200 metros), y el Valle Calchaquí que abarca zonas entre los 1.700 y los 2.500 metros en Cafayate, Tolombón, Yacochuya, Colomé, San Carlos, Angastaco y Molinos.

La región de los Vinos de Altura presenta un cielo diáfano, aire puro y fresco de montaña, una gran amplitud térmica entre el día y la noche, y una temperatura media anual de 18º C. Estos son los rasgos sobresalientes que convierten a este maravilloso valle en el sitio privilegiado para la producción de uvas de alta calidad.

Históricos

Los primeros viñedos llegaron a los Valles Calchaquíes de la mano de los misioneros jesuitas y se implantaron en el pueblo de Molinos. De aquellos tiempos es la convicción de que a mayor altura se producían mejores vinos, por lo cual las tierras más altas se destinaban a las cepas de mejor calidad.

Comentá la nota