Vino Ricardo Alfonsín, armador electoral de la UCR en la quinta sección

Ayer se reunió con el intendente, ediles y militantes correligionarios de Tandil. Ratificó la alianza con la Coalisión Cívica y el Socialismo. Además cargó contra el tridente Macri-Solá-De Narváez.
El dirigente radical bonaerense Ricardo Alfonsín estuvo ayer en Tandil donde se entrevistó con el intendente Miguel Lunghi, ediles oficialistas y militantes en el Comité Tandil de calle Mitre.

Al mediodía compartió un espacio de discusión sobre la crisis internacional y su impacto en la región, así como las secuelas del conflicto entre la Casa Rosada y el campo.

En plena recorrida por la Quinta Sección Electoral, y mientras afianzan los correligionarios el armado con la mira en octubre, el hijo del ex presidente de la Nación vino acompañado por Mario Raitegui, un radical surgido del seno agropecuario. Alfonsín lo definió como “un probable candidato del radicalismo en la quinta, miembro de Coninagro”.

El referente correligionario mantuvo conversaciones con el concejal Luciano Grasso y “gran parte de la dirigencia local y seccional, para conversar sobre temas de la Argentina, como la crisis del campo, la crisis económica que esta afectando al empleo”, relató en declaraciones a AM 1560.

Una de las preocupaciones eje de la charla con Lunghi fue la coparticipación: “se mandan cada vez menos fondos desde la Provincia”.

“Las comunas están muy preocupadas porque el Gobierno Nacional las discrimina”, opinó Alfonsín.

Posteriormente comentó que “el desafío del radicalismo es construir una alternativa progresista socialdemócrata que reúna a los sectores populares y que sea capaz de imponerse en las elecciones, pero al mismo tiempo de generar condiciones políticas para que las medidas que se tienen que tomar en la economía se tomen de cara a la distribución del ingreso”.

Sobre el pacto con la Coalisión Cívica y el Socialismo, el radical se mostró cauto: “antes de sellar cualquier frente electoral tenemos que estar seguros de tener una visión similar, parecida y que coincidimos en algunas cuestiones fundamentales para poner en práctica cuando seamos gobierno”.

“Caja y temor”

En torno a la huida de referentes del kirchnerismo, lo resumió con una frase: “siembra viento y recoge tempestades”. Ahondo en que “nunca creí que los que respondían a Néstor Kirchner lo hicieran por convicción o por vínculos afectivos, siempre tuvo que ver con la caja y el temor, hoy empieza a perder apoyo popular el kirchnerismo y algunos aprovechan la oportunidad para tomarse revancha”.

Alfonsín creyó conveniente “convocar a todas las fuerzas políticas para encontrar entre todos una agenda para el Ejecutivo y el Parlamento, así como a los sectores productivos, para superar esta difícil crisis que vamos a atravesar”.

Cuestionó a los Kirchner porque “lamentablemente se resisten al diálogo e insisten en una concepción de poder perniciosa para la sociedad, descalificando al que piensa diferente”.

Luego de fustigar los “horrores” de la gestión K, tampoco Alfonsín ahorró dardos para con el tridente que componen Mauricio Macri, Felipe Solá y Francisco De Narváez. “Le decimos no a esa alternativa del justicialismo que gesta el propio PJ”.

El representante correligionario, por último, desligó al intendente de las estratagemas electorales. “A Lunghi le preocupan los temas de Tandil, pero también los temas nacionales, la incapacidad para resolver los problemas del campo que perjudican al partido, la situación de las metalmecánicas, la paralización de obras del plan federal”, enumeró.

Finalmente, calificó al pediatra como “una muy buena persona que hará lo mejor para que los efectos de la crisis se sientan lo menos posible en Tandil”.

Comentá la nota