El vino argentino-chileno se atrasa por problemas legales

El vino argentino-chileno se atrasa por problemas legales
Querían presentarlo en la Fiesta del Sol y no pudo ser, ahora apuestan a abril próximo.
El primer vino argentino-chileno, con corte de los varietales tintos emblemáticos de San Juan y de la IV Región como lo son el Syrah y el Carménère, tiene problemas legales para concretarse. Es que tanto la legislación de Chile como la de Argentina, no permiten el corte de vinos con caldos importados, por lo tanto el bivarietal no podría hacerse ni allá, ni acá. Por eso se está trabajando intensamente para solucionarlo.

Desde Chile ya llegaron 220 litros de Carménère, de una importante bodega del Valle del Elqui (sobre la ruta Gabriela Mistral), pero están inmovilizados por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

La bodega sanjuanina que aportará el Syrah es de Pocito (ubicada en la Ruta del Vino), pero desde el ministerio pidieron reserva de sus nombres para no poner escollos a la solución del tema legal.

El vino se quería presentar en la Fiesta del Sol, pero los tiempos jugaron en contra y ahora el gobierno se ha puesto como meta resolver el tema legal para presentarlo oficialmente en abril próximo en la provincia. Quieren hacerlo durante el XVIII Encuentro del Comité de Frontera Agua Negra, según fuentes ministeriales.

El presidente de la Federación Económica, Carlos Otto, dijo que se está trabajando en solucionar esa barrera legal y que para eso no haría falta un cambio de legislación, sino que se resolvería a través de otra herramienta, considerando este caso específico.

Agregó que este problema deja al descubierto el vacío legal y administrativo con el que se enfrentan los empresarios de ambos países para encarar cualquier proyecto comercial que incluya productos de ambas regiones.

Este vino fue pensado como un símbolo de integración y fue gestado, en julio del año pasado, por los empresarios de San Juan y de la IV Región agrupados en el Frente Paso de Agua Negra.

Pero el producto también tenía fines comerciales y se apuntaba a la exportación de un vino único que daría ventajas competitivas, agregando cualidades de valor de la vitivinicultura de Chile y de Argentina.

Precisamente los varietales fueron elegidos por ser también los más representativos: El Syrah es el vino emblemático de San Juan, ya que según expertos internacionales, en estas tierras encontró el suelo y clima ideales para lograr su mejor expresión en la copa. Mientras que el Carménère, es el vino emblemático de Chile, que encontró en esas tierras una calidad óptima. Ambos son vinos muy aromáticos, de color rojo profundo y al paladar son suaves y de fácil beber.

Comentá la nota