Los vínculos y las peleas que alimentan en el oficialismo

La imagen en política no es todo, pero dicen que hay que prestarle atención y fomentarla si se quiere garantizar el éxito. El Gobernador, principalmente por respaldo político y hasta por afectos, repartió la responsabilidad de su imagen en varios hombres, de diferentes sectores.

Esta decisión generó un complejo entramado de vínculos, que incluyó fuertes peleas, renuncias y desplazamientos.

Jorge Andrés Villalón -hijo del dirigente peronista que responde directamente al líder del sector azul y operador presidencial Juan Carlos “Chueco” Mazzón- creó la agencia Neuro para poder atender las necesidades publicitarias del Gobierno.

Y desde un comienzo, Celso Jaque puso la comunicación de su gestión en manos de Lautaro Vicario, miembro de la Fundación Contemporánea, una organización con la que se vinculó en Buenos Aires cuando ocupaba una banca en el Senado nacional.

Además, contó hasta mayo con el asesoramiento del escritor Raúl Silanes y, en las sombras, aún persistiría el vínculo con el publicista de Néstor Kirchner, Fernando Braga Menéndez, que solía aconsejar a varios de los ministros más inexpertos sobre cómo pararse frente a las cámaras.

Pese a manejar casi toda la comunicación del gobierno, en Neuro no trabajan más de ocho personas y las cámaras las siguen tercerizando, principalmente a Plan V, una productora que funciona en un edificio de la peatonal Sarmiento.

La frase que aportó Neuro para identificar al Gobierno es “Mendoza, la provincia en marcha”, que suele repetirse en cuanta propaganda oficial se vea, lea o escuche. "Nosotros la hicimos para la seguridad, pero al Gobierno le gustó para identificar a toda la gestión", cuenta Villalón. Según otras fuentes, la idea fue de Silanes, a quien Villalón no le reconoce ninguna incidencia en la imagen de la gestión, ni siquiera en los comienzos.

El vínculo entre Vicario y Villalón se dio como consecuencia de los lugares que a cada uno le tocó ocupar. Uno pidiendo material publicitario para la gestión y el otro, haciéndolo. Vicario dejó su cargo de coordinador de Prensa hace dos meses, pero continúa como asesor teniendo incidencia en la imagen del Gobernador.

"El Celso puso a Vicario en ese lugar porque le tiene un gran afecto", cuentan desde el entorno del ahora asesor. Vicario, oriundo de Río Cuarto, trabajó junto a Jaque cuando éste era senador nacional y también durante la campaña. La Fundación Contemporánea, una entidad que fue fundada por el mendocino Simón Bestani y que profesa el humanismo cristiano, le permitió vincularse con Jaque.

Como Vicario, varios miembros de la Contemporánea siguieron al lado de Jaque durante la campaña y saltaron luego al Gobierno mendocino: el subsecretario de gestión pública, Diego Bossio y el asesor Rodrigo Ruete. Sin embargo, y pese a la incidencia de sus integrantes en la cúpula gubernamental, desde la fundación no avalan la gestión de Jaque.

Según versiones que circulan con fuerza en la misma Casa de Gobierno, y que repitan allegados a uno de los señalados, Bossio y Villalón también mantienen un vínculo estrecho, algo que ellos desmienten rotundamente. De acuerdo a estas interpretaciones, la imprenta del padre de Bossio sería proveedora de algunos servicios para Neuro.

Independencia Gráfica y Editora, una imprenta instalada en Tandil, imprimió la revista Mendoza Cultural, una publicación de la Casa de Mendoza y la Secretaría de Cultura.

Villalón dice que no tuvo nada que ver en esta publicación y niega dos posibilidades más: que el discurso del 1 de mayo con el que Jaque abrió la asamblea legislativa y la revista de la Escuela de Gobierno hayan sido impresas en Tandil, como trascendió en el Gobierno y la Legislatura.

En el caso del discurso del 1° de mayo, se hicieron dos impresiones, de acuerdo a la versión de Villalón, en dos empresas de la Ciudad de Mendoza. Según otras versiones, el discurso se imprimió acá y luego viajó en avión hasta Buenos Aires donde se hicieron más ejemplares. La revista de la Escuela de Gobierno, un ente que tiene relación directa con Bossio, no contiene el nombre de la imprenta donde fue realizada.

Incluso, cuentan en Tandil, la empresa familiar de Bossio, hace muchos trabajos que luego son trasladados hasta Mendoza.

Comentá la nota