Vinculan a tres afganos con un atentado en Nueva York

Vinculan a tres afganos con un atentado en Nueva York
La cadena CNN reveló que habrían ocultado información sobre el posible ataque terrorista en el subte, que salió a la luz la última semana.
El FBI detuvo y acusó por falso testimonio a tres afganos que residen legalmente en los Estados Unidos por ocultar información sobre un complot para perpetrar un ataque terrorista en el subterráneo de Nueva York.

Según reveló la cadena CNN, Najibullah Zazi de 24 años, que residía en el estado de Colorado, su padre Mohammed Wali Zazi –estadounidense naturalizado- y otro hombre identificado como Ahmad Wais Afzali, que residía en Queens, fueron arrestados durante la noche del sábado sin incidentes tras un allanamiento al hogar de los Zazi en Aurora, un suburbio de la ciudad de Denver.

El Departamento de Justicia aseguró que "los imputados fueron acusados de declarar falsa e intencionadamente ante el FBI, en torno a la investigación sobre terrorismo doméstico e internacional". Por otra parte, David Kris, ayudante del Fiscal General para la Seguridad Nacional, aclaró que "es importante hacer hincapié en que no tenemos información específica sobre el momento, el lugar ni el objetivo de ningún ataque planeado".

Zazi y su padre de 53 años harán su primera aparición en el juzgado federal de Colorado el próximo lunes. El mismo día, Afzali, de 37 años, se presentará ante la justicia de Nueva York. De ser condenados, deberán pasar ocho años en prisión.

El presunto complot terrorista que salió a la luz la ultima semana luego de varios allanamientos en la ciudad de Nueva York, habría tenido como objetivo una gran terminal de transporte, como alguna estación de trenes o subte, aseguraron fuentes de la investigación a CNN el jueves. Sospechan que ese habría sido el objetivo por la gran concentración de personas y la laxitud en los controles de seguridad.

Las fuentes de la investigación aseguraron que el más joven de los Zazi tenía un video de la Gran Central Terminal de Nueva York, la estación en la que convergen los servicios de trenes y subterráneos, que además reúne en sus negocios y restaurantes a medio millón de visitantes por día.

A principios de este mes, Zazi viajó desde Colorado a Nueva York y se hospedó en un departamento en Queens. Los investigadores aseguran que cuando registraron el auto alquilado por Zazi, encontraron una computadora portátil con imágenes fotográficas y nueve páginas escritas de su puño y letra con instrucciones sobre cómo fabricar explosivos.

Durante una indagatoria a la que se sometió el pasado miércoles, Zazi negó haber escrito o visto esos documentos. Aseguró que seguramente fueron descargados sin intención a su computadora como parte de un libro religioso que ya había eliminado, pero que días más tarde descubrió tenía un capítulo de discusión sobre la guerra santa.

Zazi fue sometido a otro dos interrogatorios voluntarios como parte de un acuerdo en el que una persona puede brindar información sobre un presunto delito sin que sus dichos puedan ser usados en su contra en un juicio futuro. En esas entrevistas, los investigadores dicen que Zazi admitió su participación en cursos de armas y explosivos dictados por Al Qaeda durante su visita a Pakistan en 2008. Su abogado lo niega rotundamente e incluso el acusado declaró al Denver Post "si fuera verdad no me habrían liberado. No creo que el FBI ni la policía dejen libre ni por un minuto a alguien que admita ser un terrorista". Zasi asegura que viaja a Pakistan a visitar a una de sus esposas que reside ahí.

Los investigadores también apresaron a Afzali y al padre de Zazi. El primero está acusado de avisar por teléfono a los otros dos que la policía preguntaba por ellos y que habían encontrado evidencias en el auto alquilado por el más joven del grupo. El segundo, esta acusado de negar haber recibido una llamada con referencia a las actividades de su hijo y de conocer a Afzali.

Una llamada telefónica mantenida entre ambos, está en poder de los investigadores.

Comentá la nota