Vinculan al subsecretario de Salud con la mafia de los medicamentos

El juez Oyarbide reveló que Alberto Costa (foto) está involucrado en la investigación por la venta de fármacos provistos por el Estado. En las escuchas "hay diálogos muy complicados" con Néstor Lorenzo, el empresario preso.
El subsecretario de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Alberto Costa, aparece involucrado en la investigación judicial sobre la venta de medicamentos gratuitos provistos por el Estado, y el robo y adulteración de remedios.

Así lo reveló esta mañana el juez federal Norberto Oyarbide, que lleva adelante una investigación sobre la llamada "mafia" de los medicamentos y detuvo al empresario Néstor Osvaldo Lorenzo, calificado como "el Yabrán" de los remedios por la ex ministra de Salud Graciela Ocaña.

En las escuchas telefónicas "hay diálogos muy complicados entre un subsecretario de Salud bonaerense de apellido Costa con Lorenzo", dijo el juez al referirse al número dos del Secretario de Salud bonaerense, Claudio Zin.

Critica de la Argentina informó que Lorenzo hacía negocios con Sebastián Forza, aportó casi un millón de pesos a la campaña presidencial de Cristina Kirchner y fue detenido imputado por orden de Oyarbide la semana pasada. En una megacausa que sigue la pista de la mafia de los medicamentos, el empresario encabezaría una red de droguerías y laboratorios que comercializa remedios en mal estado para pacientes oncológicos, hemofílicos y con sida en supuesta connivencia con sindicatos y políticos.

"La prueba fundamental está centrada en importantes escuchas telefónicas, altamente reveladoras que dan cuenta de conexión de importantes figuras de nuestra sociedad que se dedicaban abiertamente a la comercialización y adulteración de medicamentos oncológicos y para hiv", agregó el magistrado federal.

El escándalo por sus ribetes políticos no es nuevo en esta causa. Mientras se llevaban preso a Lorenzo, el juzgado federal Nº 5 también ordenó 30 allanamientos a empresas vinculadas a Lorenzo , además de estudios jurídicos, escribanías, financieras, el Policlínico Bancario y la obra social de ese sindicato que lidera Juan José Zanola, un emblema del menemismo que se convirtió rápidamente al kirchnerismo explícito. El desfalco financiero de su obra social es conocido por todos los gobiernos de los últimos veinte años, pero Zanola –confió una fuente oficial a este diario– sobrevive a cambio de financiamiento desmedido del Estado y profundos vínculos políticos.

El juez detalló que "también se vendían medicamentos robados que estaba prohibido comercializar porque eran medicamentos que el Ministerio de Salud debe entregar en forma gratuita" y precisó que en la Obra Social Bancaria (OSBA) se entregaban "medicamentos que no surtían efecto en el paciente y habían sido vendidos por la droguería San Javier".

La propiedad de la droguería San Javier se atribuye a Lorenzo y los medicamentos, agregó el juez, eran "entregados por Baires Med que estaba vinculado a (Sebastián) Forza", uno de los tres comerciantes de medicamentos ejecutados en el Triple Crimen.

"Todas las personas que recibieron medicamentos en OSBA y advirtieron que no esos tratamientos no surtieron efecto que se dirijan al juzgado", instó Oyarbide. Por último, informó que de las escuchas telefónicas "resultan diálogos sabrosos y atinentes entre el empresario Daniel Britos y el entonces superintendente de Servicios de Salud, Héctor Capaccioli, al cual echaron del Gobierno".

Comentá la nota