Los viñateros retomaron la tradición e hicieron más vino.

El año pasado, por primera vez, los productores destinaron casi el 55% de sus uvas a mosto.
Este año los viñateros sanjuaninos volvieron a la tendencia que venían manteniendo desde hace varios años: Hicieron más vino que mosto.

El año pasado San Juan sorprendió, por primera vez el volumen de mosto había superado al del vino con un 55%. Todo hacía indicar que se repetiría esta historia del San Juan mostero, pero la crisis internacional metió su cola. Esto afectó el precio internacional, que sumado a la salida de algunos jugadores del sector mostero, definieron estos porcentajes de elaboración, según dijeron funcionarios y productores.

A pesar de todo, la cosecha 2009 volvió a mostrar cifras que mantienen a la provincia como la más diversificada del país: El 47% de los granos fueron a mosto y el 53 % a vinos, esto sólo considerando los kilos de uva que entraron a bodegas.

Los porcentajes señalan que se elaboró más del doble de mosto establecido en el cupo obligatorio para este año (del 20%); mientras que Mendoza sólo llegó a elaborar un 12% de uvas a mosto.

En la semana 15 de esta cosecha (y casi sin racimos que levantar en San Juan), el INV informó que en la provincia se habían elaborado 189 millones de litros de vino y 168 millones de mosto.

El ministro de la Producción, Raúl Benítez, dijo que los viñateros se inclinaron por el vino pensando que iba a tener mejor mercado que el mosto.

Explicó que el mosto que se elabora en el país se exporta casi todo y ya se sabía que por la crisis mundial no se iban a poder exportar los mismos volúmenes, las 200.000 toneladas que se exportaron en el 2008. "Eso generó cierto temor. En cambio el vino siempre tiene un mercado interno importante; y como la crisis no pegó tan fuerte a nuestro consumo, en términos generales, los viñateros vieron que el mercado del vino en el país era la mejor opción", dijo Benítez.

Pero agregó otra variable, la de la salida del mercado del mosto de algunos actores que estaban y que cerraron. "Hay varias mosteras que desaparecieron, en San Juan al menos tres, tal vez porque tomaron esto como un negocio especulativo y financiero y ante la crisis les fue mal. Hay importantes empresas que estaban y ahora no están; y si no hay quien traccione la demanda, hay desaliento para la producción", explicó el funcionario.

Benítez rescató que la provincia "siempre produjo mosto por encima del cupo fijado por los gobiernos y este año fue la excepción y se hizo más del doble".

Para los bodegueros y productores el precio internacional del mosto fue determinante en los actuales porcentajes.

"El precio internacional del mosto cayó estrepitosamente de 1.250 dólares la tonelada a 800 dólares y creo que la gente pensó que el mercado internacional es muy estable y no sufre muchos picos. Se pensó que salir de esos 800 dólares costaría mucho tiempo. Quién iba a pensar que en tan poco tiempo el precio subiría hasta los actuales 1.000 dólares!", dijo Angel Leotta, presidente de la Cámara Vitivinícola.

Comentá la nota