El villaverdismo busca aliados para enfrentar a Giustozzi.

El villaverdismo busca aliados para enfrentar a Giustozzi.
BROWN: La edil justicialista y referente del villaverdismo Adriana Reja confirmó que trabajan con el sector que conduce Francisco De Narváez y aseguró que en “las próximas semanas” intentarán acuerdos con el Pro y el peronismo disidente que responde a Felipe Sola. Además, cuestionó la conducción política del Intendente y auguró que la pluralidad de corrientes internas le traerá “problemas a la hora de confeccionar la lista”.
La presidenta del bloque del PJ en el Concejo Deliberante de Almirante Brown, Adriana Reja, confirmó ayer que el villaverdismo participará de las elecciones legislativas de octubre junto con el espacio que conduce Francisco de Narváez.

Además, dejó abierta la puerta para la inclusión del Pro y el peronismo disidente que responde a Felipe Sola en ese frente electoral, y estimó que el oficialismo tendrá problemas para mantener la mayoría en el Cuerpo por su carencia de “una conducción fuerte”.

En el marco de una charla con este medio, la referente del sector que responde al diputado nacional Jorge Villaverde aseguró que está sellado el acuerdo con Unión Celeste y Blanco en el marco del distrito y no descartó que en el futuro inmediato se sumen más aliados en la cruzada contra el oficialismo.

“La alianza incluye a Francisco pero pueden sumarse otros sectores. Sé por las declaraciones que está haciendo que existe un acercamiento con Mauricio Macri y Felipe Sola y, si las cosas se dan como parece, creo que estaremos todos unidos”, reconoció la edil.

En este sentido, confió que “las pautas” para la coalición ya “están lanzadas” y que sólo resta para concretar los acuerdos “un poco de organización” que “seguramente se terminará de definir en las próximas semanas”.

“Con Unión existe una pertenencia común (en referencia al justicialismo) y del Pro lo único que conozco tiene que ver con el nivel distrital y es la honestidad en el trabajo”, comentó Reja respecto al vínculo que une al villaverdismo con los restantes pilares del armado que pretende posicionarse como alternativa al oficialismo comunal.

Y agregó, para disipar cualquier duda respecto a una posible incompatibilidad, que las diferencias con el sector macrista serán dejadas de lado sin problemas si eso es lo que “marca la línea” que baja “desde la conducción”.

Las elecciones de octubre serán clave no sólo para el oficialismo, que someterá once de los doce concejales en juego y por lo tanto la mayoría en el recinto, sino también para la oposición y sus consecuentes aspiraciones de cara a 2011.

Aunque, los números indican que el FpV-PJ será quien tendrá más que perder frente a un arco opositor que solo deberá plebiscitar una de las seis bancas con la que cuenta actualmente.

Consultada sobre este punto, la concejal justicialista reconoció que en lo personal sus intenciones “son renovar” su lugar y pronosticó que, “en caso de integrar la lista, seguramente” podrá hacerlo.

“Creo que el oficialismo estará bastante complicado porque no tiene una conducción fuerte como la que tuvo este distrito durante tanto tiempo. Giustozzi deberá cumplir al mismo tiempo con el grupo ex villaverdista y otros sectores y eso, por no contar con una conducción verticalista que genera la obediencia, le traerá problemas sobre todo a la hora de confeccionar las listas”, analizó la concejal.

Comentá la nota