Villata critica a Giacomino lo que aplaudía de Juez (pero sin el mismo éxito)

La presidenta del bloque del FC sostiene que el jefe comunal descuida la ciudad. Replica Ruiz Moreno: trajo de Buenos Aires 600 millones para obras.
Juecistas y giacoministas han sabido invertir con precisión la consigna de Leandro Alem: que se doble pero que no se quiebre. Es que no pueden ser más frontales las peleas entre los secuaces del ex y los del actual intendente, como se pudo verificar ayer en las declaraciones cruzadas entre el funcionario municipal Alvaro Ruiz Moreno (secretario de Coordinación) y Graciela Villata (presidenta del bloque).

Alvaro Ruiz Moreno le dijo a Cadena 3 que "Giacomino trajo de Buenos Aires 600 millones de pesos para obras públicas pero el Concejo las traba", respondiendo así a los dichos de Villata de que el municipio ha cortado el diálogo con el Concejo Deliberante.

Si el conflicto tuviera un remate proporcional al desarrollo de la pelea, hace rato que se hubiera fracturado el bloque de 16 ediles del Frente Cívico. Pero esto no sucede ni tampoco sucederá próximamente, como lo manifestara ayer Villata luego de una larga reunión del bloque "oficialista". Oficialista es una forma de decir, porque allí conviven los tres más pro y los 13 más anti-Giacomino de todo el Concejo.

Sin eufemismos, Villata dijo que la relación con la Municipalidad "es nula" y que "no tenemos bloque oficialista", rematando con una acusación contra el jefe comunal: "Giacomino está 24 horas en Córdoba y 48 en Buenos Aires armando listas".

Los desdibujados concejales filo-giacoministas ni abrieron la boca. Tal vez por eso, Ruiz Moreno tuvo que salir a responder, justificando las reiteradas incursiones de su jefe a la Casa Rosada: "Gracias a esos viajes, Giacomino trajo 600 millones de pesos para obras en la ciudad. Pero en Córdoba las obras no se hacen por culpa del Concejo" que no aprueba los respectivos convenios.

Un poco exagerado, el funcionario llegó a decir que las obras públicas financiadas por la Nación a través de esos convenios, son de una magnitud superior a la dedicación de recursos que Ramón Mestre le asignara al rubro en los años ’80 y que siempre figurarán como paradigma de gestión.

"Por favor, no pongan palos en la rueda y de una vez por todas pongan pilas y ayuden a los vecinos de Córdoba", imploró el funcionario.

Ruiz Moreno fue el único que le salió al cruce, pero tampoco fue muy jugado lo suyo. No dijo a Villata, por ejemplo, que Luis Juez, su líder político, viajó constantemente a Buenos Aires durante su gestión como intendente. Fue en los tiempos en el que él también se declaraba un soldado K, pero sin los logros obtenidos por Giacomino de ayuda económica de la Nación. Por supuesto, también lo hizo para desarrollar lo que en las legislativas de 2005 entonces se llamó la "táctica de las dos canastas", en donde el kirchnerismo ponía hombres suyos en las boletas peronista y juecista.

No hay una improbable foto que atrape a la ex secretaria de Economía aplaudiendo a Juez en la explanada de la Municipalidad luego de una de sus incursiones a la Rosada o a Olivos, pero tampoco se le escuchó reproche alguno. Tampoco algún reparo al mal gusto de su jefe que, por entonces, al reivindicar el trato preferencial que le dispensaba el presidente, comentaba que sólo a él le ponía un biombo para que los demás no vean la práctica humillante y de rodillas que les imponía a todos los que recibían sus favores.

"Me gustaría, como vecina, que Giacomino esté abocado a temas de la ciudadanía", dijo ayer Villata, "en vez de viajar tanto a Buenos Aires. No nos importa el camino (político) que ha elegido sino lo que le pasa a la gente", enfatizó la titular del bloque del FC.

Adelantó que muchos proyectos, como el convenio con el Onabe para urbanizar predios ferroviarios abandonados y convertidos en basurales, van a ser tratados, pero le bajó el pulgar a la construcción de un subterráneo en la ciudad: "Ese proyecto va a quedar en proyecto", sentenció.

Comentá la nota