En Villa del Parque siguen sin agua corriente

Luego de enterarse que durante varios meses habían recurrido a un servicio que aún no estaba habilitado, los vecinos esperan la restitución del suministro.
La situación por la que atraviesan los vecinos del barrio Villa del Parque parece cargada de improvisación. A principios de diciembre, sufrieron el repentino corte del servicio de agua corriente, que entró en funcionamiento a mediados del año pasado.

Cuando recurrieron a la Municipalidad para reclamar una pronta solución, se enteraron que el agua consumida durante todo ese tiempo formaba parte de una obra que aún se encontraba en etapa de prueba. Es decir, el líquido que llegaba a las canillas domiciliarias carecía de los controles y las aprobaciones de calidad necesarias para garantizar su salubridad.

Desde ese entonces, en Villa del Parque esperan la restitución de la provisión de un elemento vital para la vida, especialmente en épocas de elevadas temperaturas. Las últimas informaciones a las que pudieron acceder los habitantes del barrio indican que la Cooperativa Eléctrica acaba de recibir el permiso de Vialidad Nacional para encarar una obra que permitirá dotar de energía a la bomba destinada a enviar agua al barrio. El suministro eléctrico implica la realización de trabajos en la zona del tramo que conecta la ex ruta 7 con el Acceso Oeste. La autorización de Vialidad tardó varios meses. Se estima que a partir de ahora, pasarán unos 20 días hasta que se finalice el tendido eléctrico.

Durante el tiempo que el servicio permaneció activo, la red estuvo conectada transitoriamente a otra bomba, conectividad que fue suspendida cuando se incrementó el consumo a partir de la llegada del verano.

En la última edición del año, EL CIVISMO publicó una carta de los vecinos, acompañada por más de 100 firmas, donde se dejaba constancia que en Villa del Parque "decidimos unir las fuerzas para reclamar por lo que nos corresponde a nosotros y nuestros niños, porque de la unión nace la fuerza para obtener lo que necesitamos. Todos tenemos derechos a vivir dignamente. No queremos ni debemos pasar otro verano sin agua".

El cuadro de situación se completa con otro hecho: con la llegada del agua corriente, muchos vecinos decidieron vender sus bombas domiciliarias. Ahora, a partir de la interrupción del servicio, esas personas sufren de manera doble el corte registrado desde principios de diciembre.

Por otra parte, desde las áreas municipales con incumbencia en el tema, nunca se aclaró que la red funcionaba a modo de prueba. En tal sentido, algunos funcionarios utilizaron un argumento para invertir las responsabilidades, al considerar que los vecinos tendrían que haber consultado al municipio antes de utilizar el servicio.

Comentá la nota