Villa Mercedes: un muerto y dos quemados en Sipsa

Los trabajadores recibieron la descarga mientras intentaban ubicar una columna metálica que rozó un cable de alta tensión, en una sala de bombas en construcción. Uno de los sobrevivientes está en una sala común, el otro en terapia intensiva.
Un obrero murió y dos compañeros sufrieron quemaduras mientras trabajaban con una viga de hierro que tocó un cable de alta tensión, en una fábrica de Villa Mercedes.

El hecho ocurrió hoy a las 11:45 aproximadamente, en la planta que la firma Sipsa posee a la altura del kilómetro 701 de la ruta Nº 7.

Hugo Busso, de 21 años, es el obrero de la empresa contratista que falleció instantáneamente, aniquilado por la descarga, y sus colegas Víctor Bracamonte y un hombre de apellido Magnano resultaron con quemaduras y fueron atendidos en un hospital privado, informó el oficial principal Marcelo Acevedo, jefe de turno en el centro de operaciones policiales de Villa Mercedes cuando ocurrió el hecho.

Todos los accidentados serían vecinos de Villa Mercedes.

Los tres eran contratados de la empresa constructora “Della Cassa”, que hace montaje y mantenimiento, dijo el comisario César Morales, jefe de la Comisaría 11ª.

Los hombres trabajaban en la edificación de una sala de bombas. “Al parecer, el hecho ocurrió cuando el operador de una grúa transportaba un hierro que de un extremo colgaba de la pluma”, dijo Acevedo.

El hierro (el primero que los trabajadores intentaban ubicar en forma vertical sobre una base, a modo de columna) pendía de la grúa que manejaba Héctor Gómez.

El cable de alta tensión está a unos ocho metros de altura, detalló Acevedo. En su desplazamiento, la grúa hizo que la viga de unos cinco metros de largo rozara la línea, ocasionando que los obreros que la manipulaban recibieran una descarga de 32 mil voltios, explicó Acevedo.

“Los testimonios indican que los obreros le gritaron al conductor de la grúa que iba a tocar el cable, pero el ruido no le permitió escuchar el aviso. Después oyeron un sonido muy fuerte”, relató Morales.

Busso, quien sería oriundo del sur de la provincia, falleció en el acto. “Se certificó que murió por un paro cardíaco por electrocución”, dijo el comisario Morales. Ayer a la tarde, unos ocho obreros que estaban en la construcción, dieron su testimonio ante la Policía.

Bracamonte, que tendría entre 35 y 40 años, y Magnano, de 32 aproximadamente, fueron trasladados en una ambulancia del Policlínico Regional “Juan Domingo Perón”, en tanto que el conductor de la máquina no fue afectado por la corriente. “Bracamonte se habría parado por sus propios medios, en cambio Magnano estaba tirado, en estado de shock cuando llegó el auxilio”, informó Morales.

Hasta la tarde de ayer ambos estaban internados en el Hospital de la Villa, Magnano en terapia intensiva y Bracamonte en una sala común. “Ambos están estabilizados y presentan quemaduras, marcas visibles del ingreso y la salida de la corriente de su cuerpo. Se aguarda la evolución en las próximas horas”, informaron desde el hospital privado.

Además del personal de la Comisaría 11ª que trabajó en el lugar, técnicos de Edesal se aproximaron a la planta para constatar que la línea de alta tensión no generara peligro: “Pendía de unas hebras y se podía cortar”, dijo Acevedo.

Los técnicos de la empresa de energía eléctrica dijeron que aunque los obreros no hubieran tocado la viga corrían riesgo de electrocutarse si estaban a una distancia menor a los 30 centímetros.

Comentá la nota