Villa Mercedes: escasos arreglos en la Terminal

Sólo arreglaron puertas, pintaron y colocaron luces. Falta reparar cielorrasos, bancos, revoques, mampostería. Los usuarios reclaman que no hay teléfonos públicos. El área de Transporte, elevó intimaciones a los locales que deben el pago del alquiler.
A pesar de los arreglos más urgentes que llegaron hace poco más de un mes, como la colocación de puertas de vidrio –donde antes había cartones y madera-, y la instalación de luces al interior del edificio, la Terminal de Ómnibus de Villa Mercedes es todavía motivo de quejas para los usuarios. Los cielorrasos están rotos, los bancos para esperar la salida de micros son apenas tablones sin respaldo, los teléfonos públicos no funcionan y el único locutorio que hay casi siempre está cerrado.

Nancy del Castello, a cargo de la administración de la Terminal desde septiembre -antes había desempeñado tareas en el Ministerio de Medio Ambiente y después en la cartera de Gobierno-, adelantó que la semana que viene habrá "novedades" y una posible definición del destino de la Terminal, que quedaría en manos del Ejecutivo municipal.

Desde su nombramiento, Del Castello explicó que primero "se está tratando de blanquear la situación de los alquileres" y que ya envió intimaciones a locales que deben pagos de varios meses. "Hay algunos que han pagado y otros que no han pagado nunca". Además de las empresas que expenden los pasajes, en la Terminal hay un negocio de venta de artículos regionales, un locutorio, un maxi kiosco y dos bares. "Se hicieron las intimaciones, se vencieron y en este momento estoy contestando el expediente para elevarlo a San Luis, y de ahí se va a tomar una decisión", comentó.

Anteriores relevamientos realizados desde el ministerio de Transporte habían arrojado como resultado la necesidad de arreglos de mamposterías, techos, cielorrasos, revoques, pisos, zócalos, revestimientos, instalación de sanitarios, instalación eléctrica, recambio de vidrios y trabajos de pintura. También estaba prevista la puesta en marcha de sistemas de calefacción y aire acondicionado.

Por ahora, con la refuncionalización de la oficina de Transporte de la terminal, se realizó el recambio de puertas, colocaron luces y se hicieron trabajos de pintura. "Ya hice el pedido para las luces de andenes, los reflectores de afuera y me están por pasar seis personas de forestal para la mantención del parque. Porque acá tenemos el problema que no tiene agua la terminal, la red no alcanza para llenar el tanque, pero recuperamos dos bombas y falta que un electricista que las coloque afuera", detalló la encargada.

Entre las críticas más reiterados que recibe la oficina, Del Castello resaltó las quejas por el mal servicio que presta el único locutorio que hay en la terminal: "No andan los teléfonos públicos, entonces lo que hacemos con los inspectores es prestarle los teléfonos a la gente para tratar de solucionarles el problema. Una de las grandes intimaciones justamente que tenemos es en el locutorio, porque queremos que el servicio se brinde como se debe. Esto es como el living de tu casa acá llegas y atendés a las visitas".

Pero los reclamos no sólo vienen de las personas que visitan asiduamente la terminal, sino también de los encargados de mantener la limpieza y el orden en la estación de colectivos. De acuerdo a las declaraciones de Del Castello, mucha gente no colabora con la higiene del edificio y a veces "se roban hasta los lampazos".

"También luchamos con la gente, que es la que se queja todos los días de la terminal. Pero a veces están limpiando y comen y tiran los papeles al piso. El otro día terminamos de plantar unos cuarenta pinitos, una señora en un auto arrancó uno y se lo llevó, iba en un Duna rojo. Todo el mundo dice que en la terminal no hacen esto o aquello pero la gente no ayuda. Creo que a esto lo tenemos que mantener entre todos, el que brinda el servicio y el que lo usa. Se roban los tachos de basura, las luces, las mangueras, si dejas un lampazo te lo rompen o te lo roban", comentó.

Comentá la nota