Villa Mabel presenta un panorama que necesita un replanteamiento urgente

En el barrio Villa Mabel existen numerosas dificultades para vivir dignamente. Los vecinos están cansados de tener que arreglar con sus propias manos las cloacas, los baldíos, las calles, etc.
Como cualquier barrio que no se encuentra en el centro de nuestra ciudad, (y que es habitado dignamente por formoseños de clase media), el Villa Mabel tiene una cantidad infinita de problemas, que se les presenta a los vecinos en su día a día.

Como primer medida, para dar inicio a las declaraciones de los vecinos, es válida una introducción: ya que es considerable exponer lo dificultoso que es para estas familias vivir en un barrio donde las calles son de tierra. Porque esto conlleva a tener que soportar: calles destrozadas; polvareda en todo momento; si llueve las mismas se convierten en un terreno intransitable; cloacas completamente sucias y en mal estado; el las viviendas con suciedad que viene del exterior, y muchos otros inconvenientes más.

Para ser más precisos, los vecinos dijeron que: "Este barrio es un caos, acá nunca nadie vino a hacer nada para mejorarlo". Pero, para ser objetivo, a pesar de las carencias materiales que se ven en este barrio, los vecinos ponen todo de sí para vivir dignamente. Y en cada cuadra se los ve, limpiando las cunetas, cortando el pasto que las rodea, barriendo sus veredas, y hasta cortando el pasto de los baldíos que no son de su propiedad.

Con la descripción del párrafo anterior ya se ha dado una idea de los problemas que tienen que soportar los habitantes del Villa Mabel: "Estamos cansados de tener que limpiar estas cloacas, todo el residuo de los baños vienen a parar acá, y es insoportable el olor que hay", exclamó una señora.:"Queremos que alguien venga a hacer algo, tienen que arreglarnos nuestra cloaca", continuó diciendo.

Y para reafirmar los dichos de los vecinos, es dable agregar que los espesos líquidos verdosos que se encuentran en las cloacas emanan olores realmente fuertes, y es destacable como ya se lo ha dicho, como ellos mismos se encargan de limpiarlos.

"Estas cloacas están completamente tapadas, las aguas que salen de nuestros hogares no van a parar a ningún lado, caen en las cloacas y se quedan allí. Para colmo cuando llueve, se nos inundan los patios y ahí si que colapsa todo, porque hay agua en los patios, en la vereda, rebalsan las cloacas. Todo es una asco", dijo una señora enojada pero con una sonrisa casi de resignación. "Todas las mejoras que hay en nuestro barrio las hicimos nosotros, nuestros vecinos son los que trabajan, lo hacemos entre todos. Cuando llueve, hay que salir a destapar las cloacas o sino explota todo", ya comentaban ambas vecinas. Otro tema que molesta mucho a los habitantes del Villa Mabel son los terrenos baldíos, que para decir mejor, en este barrio hay una gran número de ellos. "Como se puede ver, en nuestro barrio hay una cantidad inmensa de baldíos. En cada cuadra hay uno. Y la mayoría son propiedad de personas que viven en el centro. Por lo cual no se hacen cargo de mantenerlos limpios y de cercarlos", dijo la vecina casi enojada, y continuó: "A este terreno lo mando a limpiar yo. Cada vez que lo tengo que limpiar me cobran entre 50 y 60 pesos. No es justo que nosotros tengamos que gastar de nuestro bolsillo por algo que no es nuestro. Pero tampoco lo podemos dejar así, porque se nos llena de basura, de yuyales, que se convierten en nidos de ratas, que después entran a nuestros hogares", concluyó. Los habitantes del Villa Mabel se quejan con justa causa. Son ellos los que tienen que estar viviendo en esas condiciones todos los días. El esfuerzo que ellos realizan (para que este mal estado en el que se encuentra su barrio, vaya mejorando) es realmente notorio. Son vecinos que viven dignamente, pero que no están de acuerdo con lo que les sucede: "Nosotros somos personas dignas, somos ciudadanos formoseños y por ello merecemos vivir en mejores condiciones. No puede ser que hace más de 25 años que vivamos de esta manera", finalizó un vecino.

Comentá la nota