Villa Hudson: Algo para comer

El cirujeo en Villa Hudson genera una gran contradicción. Frente al ingreso al Parque Ecológico y Turístico de Guillermo Enrique Hudson, se observa esta imagen. Hombres y mujeres, muchas con chicos en brazos, internados en el basural buscando algo para comer. Cuentan ser fotografiados por los turistas como recuerdo de la pobreza de Buenos Aires. Esto pasa en un lugar que el municipio ha tratado de evitar su propagación pero que hoy es el basural más grande de Florencio Varela.
Más de seis millones de chicos argentinos viven en la pobreza, de los cuales la mitad pasa hambre. Además, por día se mueren 25 recién nacidos, 14 por causas que podrían evitarse. Estos lamentables datos fueron arrojados por un documento elaborado por el Instituto de Estudios y Formación de la Central de los Trabajadores de Argentina (CTA). En Varela algo de eso hay con el crecimiento de la pobreza en barrios alejados al casco céntrico. Un ejemplo se vive en Villa Hudson, frente (paradójicamente) al ingreso del Solar de Guillermo Enrique Hudson. Zona turística promovida desde distintas páginas de internet y del gobierno bonaerense y municipal.

“Si existe un drama que no debemos dejar de denunciar, es el alto nivel de deterioro que han alcanzado las condiciones de vida de nuestros chicos”, afirmó el economista y diputado nacional Claudio Lozano, uno de los autores del trabajo junto a Ana Rameri y Tomás Raffo.

La investigación –basada en datos estadísticos oficiales y en relevamientos realizados por distintas organizaciones sociales y sindicales– sostiene que, al año 2008, 6,3 millones de menores de 18 años son pobres y 3,1 millones directamente pasa hambre, según publicó diario Crítica de la Argentina.

Mientras la tasa de pobreza a nivel nacional es del 26,9%, para la población que tiene menos de 18 años la misma medición es de, prácticamente, el doble (40,6%). Algo similar ocurre con la indigencia, mientras a nivel país la tasa de indigencia era del 8,7%, la correspondiente a la población menor era muy superior, del 14,1%.

“El daño que se les está causando no sólo significa dolor y tristeza, sino que implica hipotecar el futuro de nuestra sociedad; la permanencia de esta realidad resulta incompatible con un desarrollo económico sostenible”, sostuvo el legislador.

Otra de las situaciones que denuncia el informe es la falta de atención médica que sufren los menores. El 47,2% no posee cobertura sanitaria, esto implica que 6,3 millones de chicos no cuentan con una obra social o un plan médico.

“El actual esquema de seguridad social desconoce el derecho de percibir una asignación familiar a nueve millones de chicos, que equivalen al 70% del total de nuestros pibes”, remarcó Lozano.

El informe detalla que “los montos de ingresos por hijo que brinda la ayuda social del Estado equivalen a un tercio de la actual asignación familiar por hijo del sistema de seguridad social y sólo el 44% de los menores en situación de pobreza pueden acceder a ella”.

en varela

Desde este medio hemos publicado en distintas ocasiones el crecimiento del basural de Villa Hudson. En algún momento se colocaron guardarraild extraidos de la divisoria de la avenida Calchaquí, en el Cruce Varela, como una forma de frenar el avance de la basura. Pero no fue completa. Publicamos en reiteradas oportunidades fotos de camiones descargando basura. Dimos cuenta de la quema que genera humo sobre la avenida Hudson, zona poco iluminada de noche y donde si no ocurriño un fatal accidente es por obra y gracia de Dios. También publicamos dias pasados de qué forma los pobres de la zona contrarestaban la ola de calor en el arroyo Las Conchitas. ¿Se puede creer que alguien tomó los temas? Nadie. No se conoce ni una reacción, ni una recomendación a los pobladores de la zona por el hecho de bañarse en aguas contaminadas. Aguas que bajan del complejo carcelario con desechos cloacales. También lo publicamos en el 2006 sin lograr conmover a nadie. ¿Qué nos pasa? O ¿Qué les pasa a nuestros funcionarios? ¿No ven, no quieren ver?

TESTIMONIOS

“Tenemos que venir a buscar algo para comer o para poder vender. Ya la plata no alcanza, los precios subieron mucho y el plan no sirve para nada. Dicen que si hay miseria que no se note. Acá crece la miseria pero no se nota, porque estamos al fondo de Varela. Nadie viene por nosotros. Antes no había nada de basura, ahora está lleno. Cada vez más”, cuenta Marta, que revuelve la basura. A lo lejos se acerca Miguel, con un carro. El hombre dirá luego que también es de Villa Hudson. Que no quiere que le tomen fotos: “Los otros dias me enojé con unos turistas que vinieron al museo. Eran japoneses. Estaban en un colectivo blanco y pararon a sacarnos fotos mientras revolvíamos la basura. Eso a mi no me gustó y les que no. Uno que hablaba como nosotros nos dijo que nos iban a dar unos pesos si nos dejábamos sacar más fotos, por todos los demás ¿A usted le parece, que nos hagan esto porque somos pobres? ¿Qué carajo somos? Nosotros vivimos en Villa Hudson. Que vayan a nuestras casas y si quieren dejar para la leche de los pibes, que dejen plata. Pero si estamos en el basural que no nos saquen fotos”

El basural es más grande que el cerrado por Scioli, en Febrero pasado, en Km. 26. Por lo visto en la TV nacional, no hay más propagandas de basurales a cielo abierto clausurados por Scioli.

El 23 de setiembre pasado el municipio varelense organizó en la escuela 50 de Villa Hudson un encuentro dirigido a docentes, directivos y alumnos, quienes se interiorizaron acerca de la clasificación de los residuos y el cuidado del ambiente en general.

"Es loable destacar en estos talleres el rol trascendental de los docentes quienes posibilitando y multiplicando este tipo de actividades en los establecimientos educativos, permiten llevar a cabo una tarea fundamental como lo es la educación ambiental, incorporando a quienes son nuestro futuro, educadores y formadores permanentes, los chicos", se dijo e informó desde la secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable municipal a través de una gacetilla de prensa.

Disertaron ante los estudiantes, la titular del área de Ambiente del municipio y un equipo de profesores del equipo de la Universidad del Salvador.

La Escuela 50 está ubicada a 10 cuadras del basural. La contradiccion es esta: Se capacita a la gente en la separacion de los residuos y por otro hay gente que no tiene para comer y acude al basural. Al mismo tiempo se arrojan en el lugar todo tipo de desperdicios domiciliarios. Cabe preguntarse. ¿De dónde sale semejante cantidad de basura? ¿No será que algún camión esté volcando basura alli? La gente come en el basural y con la comida, no se jode.

Comentá la nota