Villa 31: denuncian manejos políticos

Delegados del asentamiento dijeron que punteros amenazaron con sacarles planes sociales si no participaban del corte de tránsito
Luego de la polémica por el corte de tránsito en la autopista Illia, y en medio de las acusaciones entre el gobierno nacional y la administración de Mauricio Macri, los habitantes de la villa 31 denunciaron ayer que recibieron "presiones de movimientos políticos" que amenazaron con sacarles los planes sociales si no participaban del piquete, y criticaron la "politización" de la protesta.

La autopista Illia, uno de los principales accesos a la ciudad, permaneció anteayer cortada durante nueve horas por habitantes del asentamiento que reclamaban su urbanización, lo que causó un caos de tránsito en gran parte del microcentro. Por el corte, Macri culpó al gobierno nacional y acusó a la Policía Federal de inacción.

"Lo de la autopista fue una movida política. Muchos vecinos fueron presionados por punteros que amenazaban con cortarles los planes", reveló Norma Gutiérrez, titular de la Unión de Vecinos de la Villa 31, uno de los grupos más representativos del asentamiento de Retiro.

Según dijeron a LA NACION distintos delegados de la villa, es un secreto a voces que hay punteros políticos que controlan la asignación de subsidios en el asentamiento. "El reclamo es legítimo, pero no la forma. Lo que pasó en la autopista no nos beneficia", dijo Carlos Adrián, otro delegado.

Otro habitante de la villa, que prefirió no identificarse, afirmó que hubo infiltrados en el piquete, entre los que identificó a miembros del Polo Obrero y de CTA.

"No se entiende bien lo que querían [quienes cortaron la autopista]. Esto es política, porque se vienen las elecciones, un montón de cosas el año que viene. Quisieron mostrar su carita y decir: «Yo soy el referente del barrio»", señaló otro poblador de la villa, identificado como "Cacho" Mendoza.

En tanto, en la Legislatura porteña, un grupo de representantes de la villa 31 fue recibido por el diputado Enzo Pagani, de PRO. "La gran mayoría de los delegados con los que hablamos se mostraron en contra de lo que sucedió en la autopista", dijo el legislador.

Unas horas antes, había fracasado una audiencia judicial en la que participaron representantes del Organismo Nacional de Admistración de Bienes del Estado (Onabe) y de los gobiernos nacional y porteño.

El encuentro estaba motivado por una denuncia de la administración macrista contra el gobierno nacional -presentada el 29 de octubre-, que derivó en una medida cautelar de la jueza Cecilia Giraldi de Negri, que ordenó al Poder Ejecutivo Nacional que se arbitraran "los medios necesarios para impedir la prosecución de nuevas construcciones en el predio de las villas 31 y 31 bis".

Por el gobierno porteño, participaron del encuentro el procurador general Pablo Tonelli y el procurador adjunto Torcuato Sozio. Por parte del Onabe, asistió su titular, Fernando Suárez, y del gobierno nacional se presentaron funcionarios del Ministerio de Justicia y Seguridad.

"La jueza emplazó al Ministerio de Justicia y Seguridad para que dentro de dos semanas presente un plan que haga cumplir la medida cautelar", dijo el jefe de gabinete del Ministerio de Espacio Público porteño, Fabián Rodríguez Simón. "Si no cumplen, la jueza aseguró que va a haber sanciones y que no se va a amedrentar por los cortes y piquetes", agregó el funcionario porteño.

Palabras cruzadas

Por otra parte, el ministro de Seguridad y Justicia, Aníbal Fernández, responsabilizó al gobierno de Macri por el corte de la autopista, al señalar que "había otra salida, aparte de la de los palos y la sangre".

"Con recibir a la gente y empezar a trabajar en la solución del tema se encontraba una salida. ¿Por qué una solución tiene que salir por los palos?", se preguntó el funcionario.

"Nosotros le pedimos que nos pasen los terrenos; son terrenos del gobierno nacional. Lo único que ha pasado estos años es que la villa 31 sigue creciendo. Macri se lo pidió al entonces presidente Néstor Kirchner apenas asumimos: que nos pasen la policía y los terrenos nacionales en la ciudad para hacernos cargo", retrucó el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Comentá la nota