Villa Carlos Paz: el juicio político contra Carlos Felpeto sería rechazado por los ediles

El lunes se reunen los integrantes de la Sala Acusadora del cuerpo legislativo municipal. La denuncia contra el intendente no lograría a priori los 4 votos necesarios. En cambio es más complicada la situación del tribuno Rolando Rodríguez.
VILLA CARLOS PAZ - El próximo lunes, la Sala Acusadora del Concejo de Representantes concretará la primera reunión para analizar si existen o no fundamentos técnicos y legales para iniciar el juicio político contra el intendente, Carlos Felpeto, y el vocal del Tribunal de Cuentas, Rolandro Rodríguez, en dos causas diferentes iniciadas por sendas agrupaciones políticas de la ciudad.

La sala que preside la edil radical Analía Peláez y que integran además sus correligionarios Luis Morcillo Suárez, Esteban Avilés y Raquel Merlino, el justicialista Adrián Lizarriturri y la juecista Ana Chiodi deberá determinar si existen elementos contundentes como para acusar a los dos funcionarios mencionados por serias irregularidades cometidas en el ejercicio de sus cargos.

Contra el jefe comunal pesa una denuncia de dirigentes allegados al concejal Sebastián Guruceta (Frente Cívico), que considera a Felpeto responsable de la no realización, el año pasado, de los comicios de defensor del Pueblo de Villa Carlos Paz.

Si bien es cierto que el intendente convocó a esta elección para el 26 de octubre de 2008, finalmente ésta no se concretó por cuestiones judiciales- un recurso de amparo y una medida de no innovar presentada contra la ordenanza reglamentaria de la Defensoría del Pueblo- y administrativas, puesto que no se conformó la Junta Electoral Municipal, por falta de acuerdo con el Tribunal Superior de Justicia.

En cambio, al tribuno radical que durante 2008 ejerció la presidencia del cuerpo de control, el núcleo interno radical conocido como Grupo Hipólito, lo acusa de no cumplir con la responsabilidad que le compete, al haber insistido en el pago de sueldos a los becados municipales, supuestamente en abierta violación a los contenidos de la Carta Orgánica Municipal.

Los dos casos en cuestión deberán ser analizados a la luz de los artículos 184,185 y 186 de la Carta Orgánica, ya que los pedidos de juicio político ingresaron al Concejo de Representantes antes de la sanción de la ordenanza reglamentaria de estos procedimientos destituyentes. WDebe recordarse aquí que si cuatro de los seis integrantes de la Sala Acusadora consideran válida la denuncia contra Felpeto o Rodríguez, se abrirá una segunda instancia, durante la cual actuarán los miembros de la sala juzgadora. Ellos en definitiva serán los que determinarán si cabe o no la remoción de estos funcionarios. Si se decide destituir al intendente y al tribuno o a uno de los dos, la decisión de los ediles deberá ser ratificada luego a través de un referémdum popular.

¿Qué puede pasar?

Teniendo en cuenta los antecedentes políticos y la actitud asumida hasta el momento por los seis integrantes de la Sala Acusadora en diversas cuestiones gubernamentales, puede señalarse a priori que es casi un hecho el rechazo del juicio político contra Carlos Felpeto. No sólo porque el jefe comunal cumplió con la obligación formal de convocar a la elección del defensor del Pueblo, sino porque además, tiene una serie de excusas técnicas y legales para justificar el porqué no se hizo dicho comicio. En principio sólo votarían en contra del titular del Departamento Ejecutivo los ediles radicales disidentes Esteban Avilés y Raquel Merlino. En cambio rechazarían de plano la acusación los oficialistas Analía Peláez y Luis Morcillo Suárez. La juecista Ana Chiodi y el justicialista Adrián Lizarriturri no tienen decidido su voto, pero también se inclinarían por la negativa al juicio político. La situación del vocal del Tribunal de Cuentas, Rolando Rodríguez, es mucho más compleja porque la acusación tiene argumentos técnicos más sólidos. Además, no cuenta inicialmente con aliados políticos en la Sala Acusadora.

Comentá la nota