Villa Carlos Paz: fallo judicial condiciona aún la elección del defensor del Pueblo

Villa Carlos Paz: fallo judicial condiciona aún la elección del defensor del Pueblo
La ordenanza que reglamenta esta institución sigue siendo materia de litigio judicial, iniciado por una ex concejala. El intendente Felpeto quiere que el ombudsman sea elegido en los comicios del 28 de junio.
VILLA CARLOS PAZ - La amenaza latente que representa la causa judicial iniciada por la ex concejala Liliana Bina en contra de la ordenanza reglamentaria de la figura del defensor del Pueblo local, constituye un serio condicionamiento para que la elección del primer ombudsman de Villa Carlos Paz se concrete en forma simultánea a las elecciones legislativas nacionales, que con casi seguridad se realizarán el próximo 28 de junio.

Actualmente, el proceso judicial espera un pronunciamiento inminente del Tribunal Superior de Justicia sobre la apelación presentada por el asesor letrado municipal Carlos Lencinas. Este funcionario recurrió ante el más alto cuerpo judicial de la Provincia el fallo por el cual la Cámara de Acusación de Córdoba le otorgó a Liliana Bina legitimidad procesal para cuestionar la “constitucionalidad” de la ordenanza, por la cual se reglamentó la elección y el funcionamiento de la Defensoría del Pueblo.

Si el Tribunal Superior ratifica el fallo de la Cámara, la causa volverá al juez inicial Daniel Strasorier, quien deberá expedirse en esta segunda etapa sobre la cuestión de fondo vinculada a si la norma mencionada es constitucional o no.

Bina cuestionó en su momento que uno de los artículos de esa reglamentación determinó expresamente que no pueden ser candidatos a defensor del Pueblo, aquellas personas que ocuparon cargos en el municipio en los últimos 4 años. Según ella y su abogado Marcelo Touriño, ese condicionante es proscriptivo y viola las Constituciones Provincial y Nacional. Debe recordarse aquí que la peticionante ocupó una banca de concejal hasta diciembre de 2007, por lo que está inhibida para competir por esa candidatura.

Si Strasorier considera que la ordenanza es inconstitucional, los ediles deberían cambiar el contenido que cuestiona Bina, para permitir su postulación y del resto de las personas comprendidas por esa reglamentación.

No obstante, tanto ese hipotético fallo de Strasorier como el inminente del Tribunal Superior pueden ser apelados, lo que implica mantener latente por un tiempo indeterminado esta cuestión tan importante para la elección del Defensor del Pueblo.

Interpretaciones diferentes

Más allá de cómo resuelva la Justicia este tema y las instancias que queden abiertas hacia el futuro, subsiste una duda crucial. Mientras para algunos letrados la causa sin definición constituye un impedimento para la realización de los comicios de defensor del Pueblo, puesto que está impugnada la constitucionalidad de la norma reglamentaria del mismo, para otros en cambio no lo afecta. Deberá ser entonces la propia Justicia la que determine si puede o no votarse el 28 de junio, si finalmente el intendente Carlos Felpeto opta por esa fecha.

Si el titular del Departamento Ejecutivo decide plegar la elección del defensor del Pueblo a los comicios federales, tiene tiempo hasta el 28 de marzo para firmar el decreto respectivo. Luego deberá comunicar la decisión a la Justicia Federal de Córdoba que supervisará esa elección. Este organismo deberá decidir si las boletas de candidatos a defensor del Pueblo van separadas del resto de las postulaciones partidarias (senador y diputados nacionales) o si van juntas.

Debe tenerse en cuenta, por otra parte, que la Carta Orgánica sugirió en una de sus cláusulas transitorias la separación de los comicios de defensor del Pueblo de cualquier otro cargo provincial o nacional. Como el año pasado -la fecha elegida por los constituyentes- no se llevó a cabo la elección, todo quedó envuelto en un vacío legal muy difícil de desentrañar. Superponer ambas elecciones violaría el espíritu de los convencionales, pero hacerlo por separado significará un gasto importante para la Municipalidad.

A tono con estas dudas y con las decisiones políticas y judiciales por venir, surge la especulación sobre a quien beneficia o perjudica realizar los comicios en forma simultánea. En una elección nacional como ésta que se presume desfavorable para el gobierno nacional y provincial, los favoritos para imponer sus candidatos a defensor del Pueblo con boletas sábana, son los dos principales partidos de la oposición: el Frente Cívico y la UCR. Si van aliados, el triunfo de ellos es un hecho. En cambio, si concurren separados la situación cambia y se abre un manto de incertidumbre. Para las restantes fuerzas, la situación es compleja, puesto que la boleta de ombudsman iría como furgón de cola de una lista encabezada por los respectivos postulantes a senador y diputados nacionales. Quien resulte más votado para esos segmentos impondría también al defensor del Pueblo, salvo que se produzca un gran corte de boletas, tal como ya ocurrió en otras ocasiones en Carlos Paz.

En cambio, si Felpeto, por decisión judicial o política, no convoca a estos comicios para el 28 de junio y opta por postergar la elección para más adelante, se arriesga a una segura derrota, puesto que muy difícilmente la ciudadanía votará un candidato radical para controlar a un gobierno del mismo signo político.

Comentá la nota