Villa Borges: 261 vecinos temen contraer el dengue hemorrágico

Con 261 casos positivos y más de 600 pacientes sospechosos durante el último brote de la enfermedad en Santiago del Estero, el barrio Villa Borges se convirtió en el centro habitacional donde mayor impacto tuvo el dengue en la ciudad capital y el lugar en el que más gente puede contagiarse de la fase hemorrágica de la afección.
En esta zona de la ciudad, aproximadamente 4000 vecinos, distribuidos a lo largo de 90 manzanas, viven a diario con el temor de que regrese de la pandemia y con el peligro a ser picados por segunda vez por el Aedes aegypti.

A tanto llegó el impacto del dengue, que en una sola cuadra de este barrio se produjeron 22 contagios simultáneos, lo que da un indicio de la situación vivida meses atrás y lo que adelanta el panorama de lo que podría ocurrir en breve.

En la actualidad, las estrategias de prevención mantienen ocupado al equipo de trabajo de la UPA Nº 17, cuyos miembros atendieron a decenas de personas durante el brote de febrero pasado, que sorprendió a todo el sistema sanitario provincial.

Este centro de atención primaria abarca los barrios Borges, Villa Borges, primera y segunda ampliación, y Coesa, en el sector norte de la capital, con un total de 14 mil habitantes que se encuentran en alerta por el peligro que constituye el dengue.

La coordinadora de la unidad de atención mencionada, María Isabel Contreras, contó a EL LIBERAL que "en Villa Borges hubo 261 casos positivos de dengue, y más de 600 pacientes sospechados, quienes tuvieron todos los síntomas de la afección". Remarcó: "De acuerdo con lo que nosotros hemos visto caminado por las calles del barrio, estamos seguros de que esos también eran positivos".

La incertidumbre y el temor se apoderaron de los vecinos y esto puede palparse en las consultas diarias. "Quienes dieron positivo, tienen miedo por el dengue hemorrágico", dijo Contreras, quien destacó el trabajo que realiza el equipo de educadores, médicos y agentes sanitarios de la dependencia.

Para los especialistas, la población está en riesgo y la concienciación de los vecinos se vuelve por momentos difícil de realizar. "Para nosotros, estas personas están en riesgo; por ello, les insistimos constantemente en que se cuiden, que tomen los recaudos necesarios a través de los repelentes, que pongan sus mosquiteros y que quiten los criaderos en sus casas", precisó la supervisora intermedia de la UPA, Adriana Salvatierra.

Temor

El dengue hemorrágico los mantiene en alerta, pero los expertos saben que el miedo paraliza y que la mejor medida de prevención es la información y el trabajo con los vecinos.

Al respecto, el médico de la UPA, Jorge Haick, manifestó: "La zona más afectada se ubicó entre el décimo y noveno pasaje, y las calles 102 y 103. En aquel momento descubrimos que eran los más afectados porque se trataba de un lugar pobre, con caminos de tierra, donde la gente juntaba agua en piletones".

Enfatizó: "Al haber mucha gente infectada, tienen miedo a que aparezca el otro tipo de mosquito, y ahí se podrían infectar con dengue hemorrágico, y eso es más grave".

Para el médico, "ese temor en cierta forma nos ha favorecido para concienciar a mucha gente que es reacia a cambiar sus hábitos de vida".

Comentá la nota