Vila-Manzano se ponen al día por las áreas petroleras

Frente a la presión del Gobierno, el grupo cumplió requisitos del pliego de licitación.
El gobierno de Celso Jaque consiguió ayer que el Grupo Vila- Manzano diera dos nuevos pasos en la regularización de sus obligaciones con el Estado mendocino, cuando la petrolera Ketzal (integrante de este holding empresario) confirmó que ha comprado los softwares exigidos y que depositó su aporte obligatorio para la construcción de escuelas.

Ketzal es titular de las áreas de Ñacuñán y Zampal Norte que -junto a otras cinco áreas petroleras revertidas- les fueron concesionadas por la Provincia. "La empresa dio cumplimiento y compró dos softwares de marca Petrel. Sólo falta la entrega material, que esperamos para los próximos días", aseguró el subsecretario de Hidrocarburos, Walter Vázquez.

La operación -confirmada por la exhibición de dos órdenes de compra- se concretó ante la empresa Shwlemberger Argentina SA por un valor de 106 mil dólares cada soft. Petrel es uno de los tres soft aconsejados por el informe de la UNCuyo, en remplazo del que propuso Ketzal, que -a criterio del informe- no se ajustaba a los requerimientos de los pliegos de concesión.

Sobre el aporte de fondos para la construcción de escuelas al que está obligado Ketzal por el pliego de concesión, Vázquez afirmó que "la empresa ha depositado (en la cuenta de la Provincia) en el Banco Nación, y (hoy jueves) debemos ver si la cifra coincide con lo que tiene que pagar. Si no coincide haremos el reclamo por lo que falta y procederemos a tomar cartas en el asunto a través de la Fiscalía de Estado. Y si cumplió estará todo en orden".

El Gobierno provincial reclama un monto de 1,2 millón de pesos anuales durante tres años, sobre la base del 2% de la inversión de trabajo -188 millones de pesos en las siete áreas concesionadas a Ketzal- estipulado por los pliegos para establecimientos escolares.

Respecto del pago de los 10 millones de pesos adeudados al Estado por Impuesto a los Sellos, se establecerá un plan de pagos con Rentas. "No habrá ni tolerancias, ni persecuciones.

Simplemente, nos moveremos con la exigencia del cumplimiento estricto de las obligaciones y el respeto a los derechos", dicen en el Cuarto Piso de la Casa de Gobierno, para definir los parámetros de la nueva relación que buscan mantener con Vila-Manzano.

El grupo fue denunciado públicamente por el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, de incurrir en prácticas "extorsivas" contra los poderes públicos.

Edemsa

La difícil relación existente entre el Gobierno y el holding de intereses petroleros, energéticos y mediáticos podría tener hoy otra novedad, si durante esta jornada se conoce el contenido del informe sobre las causas del masivo apagón eléctrico del martes pasado. Este informe fue solicitado por el Gobernador al EPRE (Ente Provincial Regulador Eléctrico) e inicialmente iba a ser dado a conocer ayer, pero demoras en su culminación postergaron la difusión.

"Primero quiero que esté el informe para saber qué pasó, más que nada para tomar medidas que eviten que vuelva a suceder en el futuro algo similar", dijo Jaque. "Nuestra mayor preocupación es la de garantizar la prestación del servicio", enfatizó. Y si bien no dio una fecha cierta de la difusión del informe ("será cuando se termine"), trascendió que la subsecretaria de Servicios Públicos, Patricia Martínez se reunió con miembros del EPRE y urgió la culminación, mientras en la Casa de Gobierno no se ocultaba el malestar por lo que se definió como "las demoras del EPRE".

Mientras tanto el propio Jaque respondió a las acusaciones de Edemsa contra el Gobierno provincial por la "falta de decisión política" que demora la construcción de una línea de alta tensión paralela entre la Central Térmica y el Parque Industrial de Luján.

"Quiero recordarles (a las autoridades de Edemsa) que el año pasado tomamos una decisión, no menor, cuando decidimos aumentar las tarifas y este incremento contempla entre otras cosas las inversiones que la empresa está obligada a cumplir", disparó.

Comentá la nota