Vignolo confirmó que el Gobierno postergará el debate por salarios

El ministro Secretario General, Carlos Vignolo, dijo que a la discusión salarial hay que "abordarla con claridad y responsabilidad", y se volvió a escuchar el pedido de "prudencia" a los reclamos. Sindicatos estatales dicen que no tienen paciencia y preparan medidas de fuerza.
Carlos Vignolo dijo ayer que la administración del gobernador Ricardo Colombi pretende "abordar con mayor claridad y responsabilidad" el pedido de aumento salarial que están realizando la mayoría de los gremios de empleados estatales de la Provincia.

La gestión de gobernador Ricardo Colombi sabe que el debate por los salarios es un tema muy sensible, porque toca directamente a la economía familiar del 30 por ciento de las personas económicamente activas en la Provincia ya que, cerca de 70 mil empleados, dependen directamente del Estado. Además que durante 2008 y 2009 el actual oficialismo también levantó las banderas del reclamo salarial que hicieron los gremios de empleados públicos, cuando este Gobierno era opositor a la administración anterior. Por ende, también es un "tema político muy sensible", y no querrá caer en la incoherencia.

Pero, al igual que el gobernador Ricardo Colombi y el ministro de Hacienda, Enrique Vaz Torres, el ministro Secretario General no se salió del libreto. Sólo aseguró el "pago en tiempo y forma" y la "sustentabilidad de los salarios". Aunque sobre este último punto el Gobierno no dio detalles ni un plazo inmediato para abrir el debate para discutir un aumento de los sueldos con los trabajadores.

En la Provincia, la mayoría de los sindicatos de empleados públicos, excepto los gremios docentes, pide un "aumento salarial urgente". Hace un año y medio que no tienen aumento. Actualmente, el sueldo mínimo garantizado de un empleado público correntino está en 1.100 pesos, 400 pesos por debajo de la línea de la pobreza (1.500) y rozando la línea de indigencia. Además sufren la disparidad salarial si se los compara con los agentes de los demás Poderes del Estado, o con un simple empleado municipal de Capital.

El Gobierno sigue pidiendo "paciencia y prudencia" en los reclamos salariales. "La demanda salarial es real, pero hoy la frazada es corta y no alcanza para todos", señaló Ricardo Colombi hace unos días. Agregó que un aumento de sueldo dependerá de la refinanciación de la deuda con Nación (PAF 2009 y 2010) y que "recién para el segundo semestre" del año, las arcas provinciales mejorarían su situación. Ayer, Carlos Vignolo dijo que el tema hay que "abordar con mayor claridad y responsabilidad", por lo que se descarta que el debate se dé en lo inmediato. Sobre una posible convocatoria a una Mesa de Relaciones Laborales sólo señaló que "el Gobernador va a determinar cuál va a ser la característica de esta ronda de trabajo", pero no dio mayores definiciones.

Finalmente, el Ministro Secretario General dijo que "se está terminando" el relevamiento respecto de las recategorizaciones que se produjeron en la gestión anterior, y que el actual Gobernador congeló por 120 días a través de un decreto. "Tenemos un período por decreto pero esperamos terminar mucho antes, ya estamos en la etapa final. Vamos a ser prudentes y no queremos cometer injusticias", señaló Carlos Vignolo.

Algunos sindicatos estatales se declararon en "asamblea permanente y estado de alerta". Piden un "aumento salarial urgente" y analizan contestar el pedido de paciencia del Gobierno, con paros.

Dindart sólo dialogará con algunos gremios

El ministro de Salud de la Provincia, Julián Dindart, dijo que este miércoles recibirá a algunos gremios de trabajadores de la Salud para escuchar sus demandas. Pero sólo con ATSA y ASPROSAC. Los otros sindicatos por ahora deberán esperar. "Esta semana comenzaremos la ronda de diálogo; pero no con los que tengan una actitud belicosa que intentan forzar el diálogo con paros", dijo Dindart a "época".

Según ATE, CTA y UPCN, ayer debían reunirse con el titular de Salud pero, tal como lo adelantó "época", el encuentro no se realizó. Estos sindicatos denuncian "discriminación laboral, bajas, cesantías y traslados. Están en "alerta y en estado de asamblea permanente" y vienen postergando un paro en Salud. Ayer, Julián Dindart volvió a reiterar que estos sindicatos "están con una actitud que, consideró, no es la correcta para el momento. Vamos a esperar que aclaren las condiciones en las que se van a presentar al diálogo, y luego veremos si nos sentamos a conversar", señaló el Ministro de Salud a este diario. Para el Ministro, estos tres gremios tienen una "actitud hostil" e intentan generar un "contexto belicoso". "Si ATE, CTA y UPCN bajan las lanzas, vamos a charlar con tranquilidad", señalo.

Comentá la nota