Hay vigilancia por otra epidemia que trasladan los mosquitos

Desde el norte del país avanza una nueva enfermedad parasitaria que preocupa a las autoridades de Salud del país.
Se llama leishmaniasis visceral, se transmite a través de mosquitos y que ya produjo la muerte de una beba de 5 meses, en el Hospital Garrahan, en Capital, adonde había sido derivada desde Misiones.

La semana pasada se conocieron en Posadas dos casos más. Se trata de una mujer de 18 años y de un hombre de 21, que presentaron, en forma separada, los síntomas de la enfermedad.

El avance de este mal emergente preocupa a los especialistas. Todo indica que fue aumentando en su dispersión desde Brasil al Paraguay y ahora ya está en el noreste argentino. Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe están dentro de las provincias vulnerables a este tipo de mal y según confirmó el director de Epidemiología Pablo Basso ya se declaró la vigilancia sobre los perros y las personas en todo el territorio.

Esto significa que tanto los veterinarios como los médicos están alertados sobre cualquier tipo de síntomas que detecten. “Si se presenta un caso, se declarará el alerta en la provincia”.

De qué se trata

La enfermedad tiene como causa un parásito conocido como Leishmania chagasi, que se transmite a través de las picaduras de un mosquito muy pequeño (el flebótomo) que pica al atardecer o a la noche y es también de esta zona.

Para prevenir la enfermedad no existe vacuna y sólo puede ser tratado después de detectarse el caso. Tiene una mortalidad del 8% y una particularidad que ayuda a su migración: los perros son la incubadora del parásito.

¿Cómo se transmite? El insecto Lutzomyia infecta al perro, que desarrolla el virus y transmite el parásito a otro mosquito, el cual sí puede llegar a pasar la leishmaniasis visceral a las personas. Basso destacó que no hay contagio entre seres humanos.

Los síntomas de la leishmaniasis son fiebre, aumento del tamaño del bazo y del hígado, caída de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas, pérdida de apetito y desnutrición.

Alerta

Basso contó que sobre el final del año pasado se reunieron con autoridades veterinarias de la provincia para diagramar actividades en general y se alertó sobre la enfermedad.

Los médicos veterinarios tienen un rol de vigiladores de la enfermedad. “Si aparece cualquier perro con el síntoma entonces se declarará el alerta en la provincia”, dijo, y agregó: “Lo que produce la enfermedad en los perros se puede ver en la piel, en los ojos o la mucosa”.

También los médicos están vigilando cualquier tipo de caso que ingrese a través de consultorios particulares u hospitales (Ver aparte).

La infección puede ocasionar una enfermedad en la piel llamada leishmaniasis cutánea que puede afectar las membranas mucosas de muchas maneras.

Se presenta, con mayor frecuencia, en forma de úlceras y ocasiona lesiones cutáneas similares a las producidas por otras enfermedades como la tuberculosis, la sífilis, el cáncer de piel e infecciones micóticas.

Cuando el mosquito pica, este parásito entra al cuerpo y migra a la medula ósea, al bazo y a los nódulos linfáticos.

En los adultos, se presenta una fiebre que dura de dos semanas a dos meses acompañada de síntomas inespecíficos como fatiga, debilidad y pérdida del apetito.

Limpieza, una forma de prevención

Las autoridades marcaron una diferencia a la hora de prevención. Los mosquitos que transmiten el dengue se reproducen en espejos de agua, en sitios oscuros. En cambio los que transmiten esta enfermedad tienen como lugares para la cría todos aquellos sitios donde hay materia orgánica.

Por ello recomiendan evitar sitios de cría o atracción de vectores durante la noche, como gallineros, perreras y otras fuentes de humedad; la limpieza y el desmalezado del peridomicilio (alrededor de la casa); evitar la acumulación de desechos orgánicos y mantener los sitios de dormir de animales domésticos o mascotas a más de cinco metros del sitio de dormir de las personas, evitando su proximidad en horas crepusculares.

En relación al saneamiento ambiental, Salud Pública considera importante que las comunas trabajen en la limpieza y el desmalezado de áreas públicas y baldíos, la eliminación de residuos sólidos orgánicos y el destino adecuado de los mismos.

Comentá la nota