Más vigilados y con el equipo en veremos.

RACING: El portón de acceso al Cilindro, otra vez permanece cerrado. Pero en la mañana calurosa del martes no hay barra bravas. No hay pintadas agresivas y absurdas. No hay hinchas genuinos que alienten al plantel. Y tampoco hay jugadores que hablen. Salen del vestuario y se van sin pronunciar palabra alguna. Sin referirse al episodio de anteayer. Sin hacer alusión a este acecho del descenso que los perturba; a esta realidad futbolera.
Sí los jugadores se entrenan con custodia policial. Sí hay una charla de Caruso Lombardi con sus dirigidos, que se extiende por más de una hora. Sí existe una duda que sobrevuela Avellaneda. ¿Por qué no juega en este equipo Claudio Yacob?. La respuesta se obtiene de los hechos: Yacob no parece del gusto del entrenador, quien, evidentemente prefiere a Martín Wagner.

Capitán y pilar con Juan Manuel Llop, no jugó desde la llegada del nuevo DT, y aunque el pretexto que se deslizó fue la lesión en sus aductores, el parte médico indicó lo contrario desde la semana pasada. Cuando fue consultado, el volante se encargó de aclarar el asunto: "Yo estoy para jugar".

En ese lugar vacante, Caruso probó con Peppino, ante Argentinos, y con Sosa, frente a Tigre. En fin, dos marcadores centrales. Y a pesar de que en los tres primeros cotejos del torneo, Yacob jugó por debajo de su nivel, llama la atención que el santafesino no sea titular.

La abultada derrota del sábado en Victoria, quizá modifique esa postura del técnico respecto al volante, infaltable en un equipo con escaso vuelo futbolístico.

Comentá la nota