Vigiladores trabaron entradas al Hospital de Caleta Olivia en protesta por despidos

La situación afectó a la comunidad de toda la región norte de Santa Cruz que utiliza este centro de mediana a alta complejidad. El paro se realizó durante más de doce horas, hasta que la Secretaría de Trabajo dictó la conciliación obligatoria.
Desde la medianoche hasta pasado el mediodía de ayer, los vigiladores privados que trabajan en el Hospital Zonal "Pedro Tardivo" –y en los centros de salud periféricos- de esta ciudad trabaron con banquetas las principales puertas de ingreso del edificio público y sólo permitieron que entraran los demás empleados y algunos pacientes por el sector de emergencias o de salida de ambulancias.

Los manifestantes, cerca de cuarenta según ellos mismos contaron, realizaron la medida de fuerza pidiendo que se reincorporen a 22 personas que fueron despedidas de la empresa Rams el pasado 23 de octubre. El reclamo fue dirigido, sobre todo, al Ministerio de Asuntos Sociales, a quien responsabilizaron de un "ajuste" en el gasto público sanitario "que empezó con la seguridad en los hospitales, especialmente con este de Caleta". Esto lo explicó Julio Gutiérrez, secretario general del Sindicato de los Vigiladores en esta ciudad.

Lo cierto es que decenas de personas que arribaron desde Los Antiguos, Pico Truncado o Puerto Deseado se encontraron con las puertas cerradas del Hospital, lo que motivó la angustia sobre todo de algunos pacientes oncológicos o de análisis que temían perder el turno semanal que otorgan los médicos especialistas.

En algunos casos fueron atendidos, pero en los consultorios externos la actividad fue escasa debido a que se entregaron pocos turnos, y a que, al principio de la jornada, no se contaban con las llaves para abrir los lugares de atención.

Si bien las puertas de emergencia estaban abiertas, la falta de vigiladores afectó a todos los sectores, provocando varios desórdenes, incluso administrativos porque los empleados que ingresaban al turno matutino no tenían cómo marcar tarjeta.

"Pedimos disculpas a la comunidad", dijo Gutiérrez cuando se le mencionaron los problemas que ocasionó la medida, "pero también es grave que 22 compañeros ahora estén en la calle sin saber cómo mantener a sus familias".

Los vigiladores custodiaron las puertas obstruidas tratando de que no ingresara nadie por allí, aunque se respetó la libre circulación hacia quirófanos, urgencias y al sector de internación.

CRISIS INSTITUCIONAL

Desde hace varias semanas, el nosocomio zonal está atravesando una crisis. El director Diego Ciolfi presentó la renuncia al ministro del área, Matías Mazú, éste la habría aceptado pero para cubrir el cargo anunció que llamará a un concurso. Por ahora, el director asistente, Carlos Romaní, es quien lleva adelante el gobierno hospitalario pero con varios frentes de conflicto que solucionar.

Gutiérrez, que tuvo una reunión con Romaní cerca de las 8:00 de la mañana, pidió que el Gobierno provincial reconozca un acta acuerdo que se firmó hace un mes "en donde se garantizaban los puestos de trabajo" de los vigiladores.

SITUACION DE REVISTA

En otro asunto conflictivo dentro del Hospital Zonal, estuvo trabajando el diputado por municipio de esta ciudad, Eugenio Quiroga. El legislador se reunió el lunes pasado con referentes de la Asociación de Profesionales, Gabriela Díaz y Mariana de Vedia, y con los médicos que denunciaron que están en situación irregular, al prestar servicios sin tener los contratos aún.

Precisamente, Quiroga se informó de la situación de cuatro profesionales Marcela Ribiero, Daniel Recupero, la ginecóloga Sonia Heredia, y el médico Ramón Cardoso (que ingresaron en junio, febrero, agosto y febrero de este año respectivamente). "Estamos frente a una serie de profesionales en condiciones laborales precarias a la espera de que el Gobierno cumpla con contratarlos por cubrir el déficit que claramente existe", manifestó el diputado.

Sobre ello, adelantó que presentará un proyecto en la Legislatura para que el Ejecutivo, a través de la Subsecretaría de Salud Pública, "informe sobre la situación de revista de estas personas, para regularizar".

"En zona norte, bien sabemos que en la Administración Pública nada se hace sin que todo trámite o requerimiento pase por nuestra capital provincial, ciertamente me resulta extraño que nada de esto haya sido cuestión conocida por el Ministerio de Asuntos Sociales porque incluso estamos hablando de los mismos profesionales que se involucraron en el Plan de Contingencia que se instrumentó en conjunto con la cartera", expresó, refiriéndose así a los profesionales mencionados.

Comentá la nota