Los vigiladores privados amenazan con paralizar mañana la actividad petrolera

El Sindicato de Vigiladores Privados, que ya había montado un piquete en el cruce de las rutas 3 y 26 la semana pasada, amenaza con otra medida por tiempo indeterminado de no mediar acuerdo en la audiencia prevista para las 10 de mañana. El gremio sostiene que las contratistas Cop y Expasa rompieron la conciliación.

Una nueva medida de fuerza podría atentar contra la actividad petrolera a partir de mañana, aunque esta vez con alcances hasta los yacimientos ubicados en el norte de Santa Cruz, además de los de Comodoro Rivadavia. Así lo confirmó Julio Gutiérrez, secretario general del sindicato Vigiladores Privados y Afines de la Patagonia, luego de una asamblea celebrada ayer en la sede sindical.

La decisión se da en el marco de reclamos por pagos relativos a desarraigo y acusaciones de persecución sindical de parte de las contratistas de seguridad de Pan American Energy (PAE). Se trata de Cop Buenos Aires y Expasa. Los reclamos detonaron hace una semana con un piquete en el cruce de las rutas 3 y 26, tras lo que debió tomar intervención la Subsecretaría de Trabajo dictando la conciliación obligatoria.

Aunque la conciliación tiene alcances hasta el 11 de diciembre, Gutiérrez señala que más allá de que las mencionadas contratistas participaron de la primera audiencia, no respetaron la instancia dado que desde el día posterior a dictada la misma no transportaron hasta el yacimiento al personal de seguridad.

Así las cosas, los vigiladores aguardarán los resultados de la segunda audiencia, pactada para las 10 de mañana y anticipan que de no obtener respuesta favorable a los reclamos “nos vamos a la ruta a cortar los yacimientos de Comodoro y Santa Cruz con varios piquetes por tiempo indeterminado”.

Gutiérrez anticipó que están en negociaciones gremiales con todas las actividades de yacimiento: petroleros, camioneros y de la construcción (Dragones), para obtener el acompañamiento en la medida. Además, Gutiérrez informó que le pedirán a la operadora PAE sanciones sobre las contratistas.

PARA LA UPSRA LA MEDIDA DE FUERZA ES ILEGAL

Sin embargo, el conflicto reviste también un complejo escenario gremial. Si bien Julio Gutiérrez informó que los vigiladores privados de la provincia se han separado en junio de UPSRA (Unión de Personal de Seguridad de la República Argentina), esta última, en la voz del delegado regional Aníbal Farías reclama la representación sindical.

Denuncia que Gutiérrez no cuenta con personería gremial ni ha convocado a elecciones para la conformación de la mesa de conducción, incluso va más allá al sostener que Gutiérrez fue lisa y llanamente separado de UPSRA por denuncias de fraude.

En ese sentido, Farías advierte que la medida de fuerza es ilegal y que peligran las fuentes de trabajo de los vigiladores que adhieran a la misma.

Ese mismo argumento es el que abrazan las contratistas, sobre las que el delegado de la Subsecretaría de Trabajo, Marcial Paz, había advertido: “tienen una posición muy dura y han planteado temas intersindicales sobre las que esta delegación no tiene jurisdicción”. Y agregó que a efectos del conflicto laboral, los mismos trabajadores reconocen la representación de Julio Gutiérrez.

Comentá la nota